domingo, 13 de diciembre de 2015

Jornada 3 CRFIC-2015



De lo más agradable en este Festival ha sido ver las diferentes sedes casi llenas en su totalidad cuando son documentales lo que se está presentando. Una curaduría muy propositiva hizo que durante estos nueve días, se puedan ver una oferta variada de documentales.

Así, el tercer día de este perenigraje cinéfilo inicia con "El botón de Nácar", Oso de Plata en la Berlinale por su guión. El director chileno Patricio Guzmán ya había explorado en su anterior filme, "Nostalgia de la luz" (2010) las insondables galaxias, vistas a través de los enormes telescopios ubicados en el desierto de Atacama, mismo escenario en el que miles de personas yacen sedimentadas en la tierra y la piedra, mutiladas, torturadas, asesinadas... pero no olvidadas, hay quienes diariamente las buscan, no sea que la memoria se pierda. En este nuevo documental Guzman conduce al espectador hacia el mar, a través de la costa chilena. Se plantea de forma interesante una condición insular en Chile, aislados de todos debido a sus límites: la imponente Cordillera de Los Andes que los separa del continente; el inexpugnable desierto, y un océano que los envuelve. Sorprende la habilidad del director para ir relatando la historia chilena e ir creando fuertes conexiones simbólicas entre el pasado, representado por los sobrevivientes de los pueblos indígenas que de manera nómada han vivido por siglos en ese lugar, inhóspito para la mayoría, pero para ellos es simplemente su tierra, su hogar y sobre todo su agua; y el presente, en el que se sacan del lecho marino ríeles que testimonian los atroces asesinatos durante la dictadura militar. Con un extraordinario diseño sonoro, la solemnidad de la voz en off del director/narrador, la película despliega imágenes, historia, memoria, pensamiento, libertad, el espectador queda drenado emocionalmente, hay que respirar por aquello que ya no lo pueden hacer. Guzmán aventura a indicar que el chileno tiene un historial de genocidios, iniciando con la atroz matanza de los aborígenes y primeros pobladores de la Patagonia, cuyo conocimiento fue fusilado por el hombre blanco, cuyos cuerpos quedaron inertes en los mismos lugares que siglos después los militares volverían a utilizar para deshacerse de los cuerpos de sus víctimas. El documental no es efectista, solo muestra lo que en verdad sucedió, da una voz a la memoria que muchos parecen haber olvidado. Es así como se descubre la figura de Jimmy Button, un indígena que fue convencido de viajar a Londres para ser educado e integrarlo a la civilización, a cambio de unos botones de nácar. Jimmy hizo el trato, los británicos documentaron sus avances, pero Jimmy dejó de pertenecer a este mundo, cuando regresó ya era un "exiliado en su propio país". El océano tiene memoria, tiene enseñanzas, tiene voz, tiene botones de nácar... últimos vestigios de seres humanos que perdieron la vida. Al finalizar la función, el público estaba conmovido, urgido de hablar y expresar todo lo que sentían, dejar salir esa impotencia que genera el saber el peso de la historia, una documentalista costarricense dice -"Esto lo tienen que ver todos". Y estamos de acuerdo.

Después de almorzar con otros colegas de medios independientes que igualmente estamos dando cobertura diaria de este Festival, seguimos con la intensa jornada.

Fue el turno de "Truman", drama español de Cesc Gay, interpretado por Ricardo Darín y Javier Cámara, ganadores al premio de mejor actuación en San Sebastián. La película de Gay es la mejor en su filmografía, un drama que por momentos roza el melodrama, pero que con diálogos cómicos muy puntuales va llevando la acción de forma amena. Son cuatro días en que dos amigos se reúnen, hablan, ríen, beben y se sinceran, pero sobre todo se acompañan. Uno tiene cáncer, va a morir, ya ha tomado una decisión sobre lo que quiere hacer. Todo el peso de la película recae en su dúo protagonista, la película es correcta en su desarrollo y planteamiento, se pudo evitar una escena de sexo que no aporta nada. Al final, el resultado esperado, ojos llorosos y dificultad para hablar por parte de muchos. El filme gustó a la gran mayoría que llegaron a verlo, aunque sorprende que no se llenara el teatro.

Entre funciones es momento de aprovechar y recorrer la Casa del Cuño, descansar en los espacios diseñados para ello, la cafetería no tiene mucho movimiento. El clima empieza a dar una tregua, han sido jornadas muy calurosas. El receso sirve para hacer unas entrevistas y averiguar sobre los problemas acontecidos la noche anterior, se canceló una función de "El abrazo de la serpiente" debido a que el proyector no funcionó. Algunos que habían comprado su entrada en el sitio electrónico de la boleteria.cr no obtuvieron una buena respuesta de la organización y se quedaron sin película y sin devolución del dinero. Otros, tuvieron mejor suerte y obtuvieron entradas de cortesía para otras funciones. El atraso en la función de "El cumpleaños esotérico" también fue otro punto de malestar para algunos; aunque hay que mencionar que ha sido una excepción, ya que el resto de las funciones han iniciado según el programa. La organización también anunció desde temprano la reprogramación del filme colombiano "El abrazo de la serpiente" para las 11 pm de ese día (ayer), entrada gratuita.

La siguiente función es a teatro lleno, una legión de fans de Chavela Vargas no se perderían de "El ruiseñor y la noche: Chavela Vargas canta a Lorca". El documental es una coproducción entre Colombia, España y México. Tiene una buena fotografía, pero se extiende demasiado en mostrar canciones enteras interpretadas por la cantante, por lo que se siente más como un concierto que como una película. No se aprecia bien cuál es la intención del director con el filme, se conoce aspectos de la vida de Chavela, las entrevistas son poco interesantes y confusas. Pero esto no importa a los fans, quienes en murmullos van cantando. El ritmo somnífero del filme se interrumpe con escenas de animación, las hechas por computadora no son buenas, pero la animación por recortes es agradable.

La próxima película es "Las mil y una noches: volumen 1 el inquieto" de Miguel Gomes, el cine tiene una generosa asistencia, entre los presentes está Michel Franco, director de "Después de Lucía" (Ganadora en Cannes en la sección "Una cierta mirada") y de "Chronic" que está programada en este festival y que ganó mejor guion en Cannes. Él se sienta tranquilo... la mayoría no sabe quién es. La reseña completa de esta película se publicará cuando haya visto los otros dos volúmenes.

Terminada la función y el conversatorio con Gomes, es momento de correr hacia la siguiente sede, es el turno de "La obra del siglo" del cubano Carlos Quintela. El estilo de este director es muy pausado, aunque en este filme hay más acción que en "La piscina" (2011) y un mejor uso de elemento cinematográficos, en especial llama la atención el uso de un monocromo con fuerte presencia de tonos grises para relatar la historia de tres hombres, encerrados en sus defectos, su casa y sus emociones; en contraste, vídeos de archivo se muestran con una relación de aspecto diferente, a color y con una música más tradicional. El pasado es mostrado en color, acaso una alegoría de las promesas de la revolución y el trabajo en conjunto con la extinta URSS, el ambicioso proyecto de crear una central nuclear en la isla. El blanco y negro y la música más abstracta recuerda la polarización producto de la Guerra Fría, el director hace énfasis en un pez que tiene su vida delimitada a una pecera, espacio cerrado, con agua, alrededor del cual la vida de unos personajes variopintos se entrecruzan, en este sentido, es una repetición de "La piscina". El metraje se extiende por momentos, resulta repetitivo, el tono de ciencia ficción, de una ciudad aislada se va perdiendo y da paso a un conflicto familiar que no queda claro.

El cansancio del día va haciendo mella, pero la tentación de ver la obra de Ciro Guerra puede más. Después de unas llamadas y una improvisada comida, estamos listos para la sexta película del día. Gratamente el teatro está casi lleno, una nota para la producción que podría pensar en hacer en una futura edición del festival alguna función nocturna.

La explicación de Guerra antes de ver el filme es vital. La cosmogonía de los pueblos del amazonas enseñan que una gran serpiente bajó a la tierra y dejó sus enseñanzas, su piel, dejó el río y regresó al universo. "El abrazo de la serpiente" es un fantástico filme, lleno de misticismo, locura y belleza. Inspirada en los viajes de Theodor Koch-Grünberg y Richard Evans quines buscaron una rara planta en la amazonía colombiana. Ellos son guiados en diferentes momentos por un chamán. Las enseñanzas ancestrales son mostradas con un lirismo asombroso, pero no todo es belleza, también está el infierno, la degradación, el dolor, la crueldad, la avaricia... Al mejor estilo de "Aguirre la ira de dios" y "Fitzcarraldo", ambas de Werner Herzog, el adentrarse en la amzonía es entrar a una exhuberante locura, a un mundo tan amenazador como hermoso, apabullante y del que solo se comprende lo insignificante que es una persona y la inmensidad del universo. Reptando como serpiente por el cauce del río, los rostros van transformándose. El trabajo de edición es muy destacable, y mediante elegantes y sobrios movimientos de cámara, el director une el pasado y el presente, los dos viajes, los dos hombres blancos y sus aspiraciones. El paraíso y el infierno son representados tanto en los espacios físicos, así como los mentales, y es en lo onírico donde se torna más abstracta la película, en una bella secuencia de un viaje interior, psicodélico. Es un filme para verlo varias veces, cada una, seguramente, revelará algún contenido. Hermosa película y gran manera para terminar una extenuante jornada.

El día inició conociendo sobre las diferente tribus de indígenas de la Patagonia y termina con un chamán amazónico. Esas coincidencias místicas que se encuentran en un festival...



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.