miércoles, 16 de diciembre de 2015

Historias del CRFIC-2015






Por Kattia Barrientos.
 

Crónica del lunes 14 de diciembre: ¿Las gallinas no pusieron?

Hoy logré enganchar a varios no cinéfilos regulares para ver Ixcanul a las 6:30 pm en el Cine Magaly, mientras yo corría para llegar antes de la hora pactada, ellos me mandaron un mensaje para decirme con tristeza que las entradas se habían agotado y ni modo, ya no podían entrar a ver la película.

Si bien me desanimó un poco el que se perdieran esta película en particular, me emocionó ver la sala a reventar donde a duras penas logré un espacio libre en la segunda fila y a partir de aquí es cuando me pregunto qué pasó con las gallinas el día de hoy: después de un interesante spot donde el cineasta portugués Miguel Gomes nos habló de cómo crea sus propias reglas, al fin, aparecen las imágenes iniciales de la tan esperada Ixcanul y vuelven a aparecer, y vuelven a aparecer y después ya no aparecía nada.

En medio de las luces a medio encender, no solo se oye el murmullo de la gente preguntándose qué pasa, sino que tímidas luces se abren paso aprovechando el atraso para buscar un campo. Y de repente llegan hasta mi fila dos muchachas reclamando les ceda mi campo para sentarse juntas, por un momento pienso que quizás nada me cuesta pero justo cuando me increpan con un muévase recuerdo el gafete verde que tengo y procedo a hacer un descarado uso de pase de prensa para argumentar el NO, no me voy a mover. Generalmente, durante las funciones se han reservado espacios para prensa e invitados y no había visto problemas para sentarse en uno u otro lado, sin embargo hoy fue evidente que la asistencia excedió los números esperados.

Y sí, en medio de las miradas de odio de ambas muchachas noto que han pasado más de 20 minutos y la película no inicia, la excusa por altoparlantes solo indica el recontrasabido “problemas técnicos ajenos a nuestro control, paciencia”. Hasta que finalmente, con media hora de atraso podemos dedicarnos a disfrutar de Ixcanul.

Los aplausos al final no se hacen esperar pero debido al atraso inicial, justo ante una sala de cine llena, se le niega la palabra al señor Embajador de Guatemala y de inmediato las miradas entre asistentes evidencian un gesto de desaprobación y el micrófono finalmente le es cedido. No resultó extraño que su primer comentario fuera en torno a lo lamentable que le había parecido el atraso previo pero de inmediato se dedica a felicitar a Jayro Bustamante.

Debido al atraso, apenas escucho los primeros comentarios de Jayro sobre su crianza y cómo esta fue su propio proceso de investigación para su película, es muy interesante pero debo salirme del cine porque ya he escuchado que en otras salas son estrictos con los horarios y cierran las puertas a los pocos minutos de haber comenzado la tanda, incluso a la gente de prensa.

Me dirijo a encontrarme con mis amigos, quienes ya se habían apresurado a comprar su entrada para Granny’s dancing on the table a las 9:15 pm en el Teatro de La Aduana  para evitar les suceda nuevamente el quedarse afuera, esperamos justo al lado de la boletería y todo parecía normal hasta que una vez adentro ellos me dicen que la película es con subtítulos en inglés.

Y ante mi asombro me comentan que justo entrando les dicen esta información, lo cual me pareció particularmente muy extraño tomando en cuenta que al momento de comprar  se reservaban este dato y ya con entrada en mano acuden al “no importa si…” Claro está, muchas personas se retiraron de la sala e ignoro si el boleto les sería repuesto en dinero o intercambiado por otra función.

Y sí, nadie niega que un evento de esta magnitud tenga imprevistos de último minuto, sin embargo, el manejo del tema hoy me pareció particularmente mal hecho porque la situación con Ixcanul ha pasado con otros filmes donde incluso dos se debieron reprogramar en una tanda adicional gratuita.

Sumado a eso, el excusarse bajo el “publicamos en nuestro perfil de Facebook” con tiempo suficiente el problema de subtítulos con Granny’s dancing on the table, me pareció increíble, porque insisto que al momento de la compra de entradas nadie sabía ni indicaba de la situación.

En fin, en un balance general la organización se ha esmerado por realmente cumplir en tiempo y forma con el cronograma establecido, no obstante, hoy lunes particularmente sentí que tal y como pusieron en su perfil de Facebook: ni las gallinas ponen, y sí, al parecer se fueron a otra parte porque el manejo al menos hoy, no estuvo de su lado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.