sábado, 7 de noviembre de 2015

Spectre: un 007 agitado, no revuelto




Título original: Spectre. Reino Unido-EE.UU. (2015). Color
Dirección: Sam Mendes
Guion: John Logan, Neal Purvis, Robert Wade y Jez Butterworth
Basados en los personajes de Ian Fleming
Cinematografía: Hoyte Van Hoytema
Montaje: Lee Smith
Música: Thomas Newman
Duración: 148 minutos


Elenco

Daniel Craig como James Bond
Léa Seydoux como Madeleine Swann
Cristoph Waltz como Oberhauser / Ernst Stavro Blofeld
Ralph Fiennes como M
Ben Whishaw como Q
Andrew Scott como C
Monica Bellucci como Lucía
Naoimie Harris como Moneypenny
Dave Bautista como Hynx
Jesper Christensen como Mr. White



Desde Douglas Fairbanks o Errol Flynn, el cine ha explotado sus actores/héroes para entretenimiento popular, configurando mitologías cinematográficas que se adaptan a la época. En ese contexto, James Bond es uno de los arquetipos más perdurables en el cine.

Mientras Skyfall conjuntó toda la mitología Bond uniendo el pasado con el presente; Spectre (Special Executive for Counter-intelligence, Terrorism, Revenge and Extortion) mira hacia el futuro, tanto en su contenido como en la resolución. Así, Craig interpreta a un Bond más maduro, más humano, más frágil, gran trabajo en el desarrollo de su personaje en los últimos cuatro filmes de la franquicia.

El filme inicia con (falsos) planos secuencia que son un espectáculo visual y de dominio técnico de Mendes, gracias a un gran operador de cámara. Así, edificios de gobierno de México DF se convierten en habitaciones de hotel, para un excitante despliegue de efectos especiales. Después el filme adopta un ritmo más acelerado con un montaje propio de filmes de acción: persecusiones, planos y contraplanos que se suceden rápidamente para mostrar peleas. El detalle de las acciones está bien presentado; aunque el CGI usado en la secuencia del Zócalo no es muy bueno.

Como es típico en este tipo de filmes, el director recurre a la antiquísima técnica de la "salvación de último minuto" para sacar al héroe de aprietos, sin necesidad de explicar cómo lo hizo. Resulta graciosa la escena en el desierto cuando Bond escapa aprovechando una puerta convenientemente abierta... Esto se ve desde los filmes de piratas hasta el de los superhérores. La fantasía propia del filme debería ser suficiente para aceptar este tipo de trucos, en caso contrario, es probable que este tipo de cine no guste.

Lo que diferencia a la saga de Bond del resto es su refinado gusto, su aroma "british", la elegancia en la puesta en escena, el fino humor que acompaña cada paso del héroe, los suntuosos vestuarios, artefactos tecnológicos y esa mezcla de acción aventura.

El Bond de Craig dialoga con la versión de Sean Connery, está destinado para un público de más edad, no tan infantil en cuanto a sus gustos, para eso están los filmes de superhérores, sagas fantásticas e incluso fantasías adolescentes como las que filma Matthew Vaugh (la risible Kingsman); esas películas encuentran una puesta en escena más juvenil. A medio camino, con un despliegue visual, se encuentran filmes como 'The man from UNCLE' (Guy Ritchie, 2015), pero todas siempre especulando con el universo Bond. Sea para distanciarse, imitarlo o copiarlo.

La valía del héroe se mide con la ferocidad de su villano, y en este caso, regresa Ernst Stavro Blofeld (Christoph Waltz). Desde el inicio se sabe quién es, el espectador conoce más que el protagonista. Hay mérito en la configuración del personaje que no cae en lo caricaturesco, aunque no se siente el peso del villano, como lo hizo Bardem en Skyfall.

La trama se desarrolla como una telaraña (reforzado constantemente en lo visual) en la que Bond es maniatado por Blofeld. En varios momentos el punto intermedio es la famosa chica Bond. Primero Monica Belucci como Lucia y luego Léa Seydoux como Madeleine Swann. Ambas aportan una sofisticación al filme, desde la belleza madura de la italiana, sensual y solitaria; hasta el vigor, exotismo y carisma de la francesa. Esta última hasta se puede considerar la chica Bond, de acuerdo a la decisión final de James en el filme, aunque mantiendo fresco el recuerdo de Vesper Lynd (Eva Green). Nuevamente un guion que apunta más hacia el futuro que al pasado, un viraje atractivo, aunque no es novedoso.

Otro gran aporte en el filme viene de las grandes actuaciones de sus secundarios. Ralph Fiennes como M, cabeza de un programa que se ve amenazado con desaparecer; Andrew Scott como C; un villano sofisticado, de clara referencia a los políticos actuales; Ben Whishaw como Q, ese genio de la computación, que se muestra torpe, cómico y atractivo por igual.

También hay que rescatar el magnífico trabajo de Hoyte Van Hoytema como director de fotografía, lo mejor del filme sin lugar a dudas. Su trabajo es monumental, adaptándose constantemente al cambio de locaciones, imprimiendo vida a cada lugar, una iluminación exquisita que va de lo cálido en ciertas escenas en interiores, a la exhuberancia de los diferentes países en que se ubica la historia.

Sin embargo, aunque toda la parte técnica es muy buena, el filme no deja de ser "cine de las atracciones" y su guion resulta sencillo. Pronto la película consiste en una sucesión de escenas de acción, y aunque los guionistas guardan cuidado de ir conservando la lógica de los hechos (por ejemplo la escena en la TV en la que se ve un ataque terrorista en Sudáfrica), no hay mayor profundidad de contenido, faltó un mejor aprovechamiento de Blofeld como villano y la transición en el romance entre Bond y Swann es harto precipitada, aunque en ese sentido suele ser consecuente con el resto de la filmografía de esta saga y su colección de romances. 
 
El filme es una excusa para ver acción y personajes vestidos elegantemente, y se pierde el contexto que le quisieron imprimir, el de un mundo convulso política y económicamente, con intereses que alían a potencias mundiales y un manto de corrupción que se extiende como los tentáculos de un pulpo.

No llega a ser tan impactante como Skyfall, pero los fans de la saga seguro saldrán satisfechos. Hay quienes gustarán de personajes volando y con súperpoderes; otros disfrutarán del prototipo 'duro de matar' y los músculos sudorosos y, otros preferirán ver sus héroes en traje entero y corbata, para ellos está James Bond.
 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.