domingo, 4 de enero de 2015

La tercera orilla



 
Título original: La tercera orilla. Argentina-Alemania-Holanda (2014). Color

Directora: Celina Murga
Guion: Celina Murga y Gabriel Medina
Cinematografía: Diego Poleri
Montaje: Eliane Katz
Productor ejecutivo: Martin Scorsese
Duración: 92 minutos

Elenco

Alian Devetac como Nicolás 
Daniel Veronese como Jorge
Gabriela Ferrero como Nilda (madre)
Irina Wetzel como Andrea
Tomás Omacini como Esteban
Dylan Agostini como Lautaro

Cuarto largometraje de ficción de Murga, en el que sigue expandiendo su universo fílmico, si en 'Una semana solos' (2007) exploró la vida de niños y adolescentes en una comunidad privada de Buenos Aires, en el que sus vidas y actos ocurren ajenos a los adultos; en 'La tercera orilla' busca establecer las conexiones y puntos de desencuentro entre la adolescencia y la adultez (esa tercera orilla en la que se encuentra el protagonista).

Un doctor con dos familias, una reconocida socialmente, la otra no. Aquella que solo ve al 'padre' en contadas ocasiones está conformada por la madre y tres hijos; Nicolás es el mayor y el filme transcurre desde su perspectiva. Un joven que está dividido entre las exigencias de su padre, quien quiere hacer de él un hombre respetable, para ello lo lleva a trabajar a una clínica, le enseña cómo administrar su hacienda e incluso quiere iniciarlo sexualmente en un prostíbulo.

Por su parte Nicolás se muestra cada vez más perdido, cansado de la situación, inconforme y molesto; muy buena actuación de Alian Devetac (su debut) para reflejar todos esos estados de ánimo. Su apoyo hacia su familia (quien se prepara para celebrar los 15 años de la hija) y la manera en que defiende a su medio hermano de unos niños que le molestan en la escuela van forjando su carácter, solo le falta hacerle frente a su padre, pero ¿lo hará?

Murga no cambia su forma de filmar, ficción y realidad se mezclan gracias a una cámara que sigue íntimamente a los personajes por donde caminan, por momentos el tono documental hace olvidar que se está observando una ficción, la ausencia de una banda sonora (el espectador solo escucha sonidos ambiente o la misma música que escuchan los personajes en un determinado contexto) también refuerza esa 'mirada de la realidad' que le interesa mostrar a la directora, quien en esta ocasión logra profundizar en las situaciones que minan la relación entre padre e hijo.

El uso de planos estáticos, movimientos ligeros de cámara y primeros planos forman una narrativa natural, una obsesión de la directora en capturar la realidad o en este caso hacer pasar una ficción como si se tratara de un hecho real. En este sentido hay una influencia en su trabajo del neorrealismo italiano, además de contar con el apoyo de Martin Scorsese (productor ejecutivo).

Nicolás como tantos otros adolescentes se encuentra ante un mundo en el que debe empezar a tomar decisiones, las mismas pueden distanciarlo de su familia y su pasado, o puede reafirmar el legado que los mayores quieren que siga.

Celina Murga junto a Martin Scorsese quien fue el productor del filme de la argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.