viernes, 28 de noviembre de 2014

Nightcrawler: una mirada oscura a la sociedad




Título original: Nightcrawler. EE.UU. (2014). Color
Director: Dan Gilroy
Guion: Dan Gilroy
Cinematografía: Robert Elswit
Montaje: John Gilroy
Diseño de producción: Kevin Kavanaugh
Dirección de arte: Naaman Marshall
Música: James Newton Howard
Duración: 117 minutos

Elenco

Jake Gyllenhaal como Louis Bloom
Rene Russo como Nina Romina
Riz Ahmed como Rick
Bill Paxton como Joe Loder




Desde la invención de la cámara fotográfica, esta ha ido evolucionando y en la actualidad es una especie de extensión corporal, como si estuviese unida al brazo, los dispositivos móviles facilitan esta acción, volviendo el tomar fotos un acto compulsivo. En este panorama, cualquiera que esté en el momento adecuado puede tener ante sí una oportunidad para capturar un evento, una situación que sea de interés público. Los noticiarios suelen tener una lucha despiadada por mostrar en exclusiva ese momento.

Con el título en español de "Primicia mortal", que genera una expectativa inmediata en el espectador, Dan Gilroy debuta como director con un sugestivo thriller que juega con la mirada a lo macabro, a través del taciturno Louis Bloom, excelente actuación de Jaky Gyllenhaal, quien se metió de lleno en el personaje y sigue demostrando su versatilidad para este tipo de papeles.

En "Nightcrawler", la lucha por la noticia lleva a los personajes a ser unos carroñeros de la primicia. Similar a como lo muestra Pablo Trapero en "Carancho" (2010), en la que un abogado se aprovecha del dolor ajeno para lucrar con los vacíos legales en el contexto de los accidentes de tránsito; Gilroy evita la mirada moralista y ofrece el espectáculo puro. La adrenalina de un hombre obsesionado quien se guía bajo sus propios criterios.

El trabajo fotográfico y la dirección de arte sumergen a los espectadores en el mundo nocturno de Los Angeles, por momentos, la ciudad adquiere un tinte amarillento, merced a algún filtro, recordando el trabajo de Michael Chapman en Taxi Driver (Martin Scorsese, 1976). La ciudad es un campo de batalla en la que los videoaficionados se apresuran por capturar los accidentes más sangrientos. La cámara desenfoca con frecuencia el fondo, la ciudad se vuelve una nada abstracta, se trata de la perspectiva que tiene Louis Bloom (Jake Gyllenhaal) del entorno, su ambición no conoce límites, tampoco hay otra perspectiva con qué compararla, al contrario, conforme la historia avanza el resto de personajes se compenetran con esa visión del protagonista, ¿son manipulados o en el fondo quieren lo mismo?


Hay una intención de hacer experimentar al espectador la adrenalina tras la que viven estas personas que viven conectadas a las radios esperando el código policial que les permita tener la exclusiva que los noticieros mostrarán al día siguiente, para ello el trabajo de edición del filme es vital, cortes constantes que crean la sensación de estar viendo un programa en vivo, con diferentes tipos de planos y ángulos. Solo hay una toma en toda la película en la que se ve la acción desde la distancia, es cuando Lou está en la comisaría y a través de una cámara de vídeo él sonríe hacia su otro público, los espectadores de la sala de cine. "Nightcrawler" puede ser vista como un producto de entretenimiento, tiene varias escenas de humor, algunas mejor logradas que otras, y un protagonista que seduce a la audiencia, pero eso es solo un envoltorio, detrás hay una cínica mirada a una sociedad que está podrida moralmente, que no distingue la noticia del delito. Cuando se ve un noticiario con la misma expectativa que un filme de acción, a la espera del conflicto, del tiroteo, del conteo de muertos, hay que hacer un alto y preguntarse a qué responde esa necesidad macabra de ver violencia, ¿por qué los noticiarios tienen una programación fundamentada en el miedo? De forma atrevida, el director va diseccionando el mundo detrás de los noticieros, desde el accidente hasta la sala de edición. Enseña qué se considera "titular" con potencial y qué no. Lejos está un tratamiento digno de los eventos y las víctimas, importa manipular la audiencia para obtener un mejor "rating". Entre más atrevida sea la noticia mayor audiencia.

Esa manipulación es la misma que hay en el acto mismo de hacer una película. El director crea una ficción a través de la elección de planos y ángulos, mediante un montaje preciso para generar una emoción en el espectador. En varias escenas se ve cómo el protagonista va entendiendo que no solo importa mostrar un accidente, un muerto, un suceso; hay una gran relevancia en la forma en que se filma y captura ese momento, cómo se crea una historia (real o ficticia) detrás de lo sucedido. Desde que se enciende la cámara y se graba empieza la noticia, ya hay una intención de vender un producto. Y entre más mórbido sea, más efectivo es, en tanto haya quien lo consuma.

"Nightcrawler" también es heredera de esa visión de lo monstruoso que ya Cronenberg filmó, pero a diferencia de Crash (1996), en la que hay una transformación de lo humano a lo monstruoso, con la metáfora de los accidentes de automóviles y las heridas físicas; Gilroy hace un relato más impersonal. El filme está narrado desde la perspectiva de su protagonista, como este no tiene una reserva moral que le impida alcanzar su objetivo, el filme tampoco se restringe. La secuencia en la que se ve cómo hay una irrupción dentro de una casa con sus respectivos muertos, se puede considerar como una pequeña película en sí misma, una especie de cine dentro del cine, merced a la tecnología digital que permite capturar esas situaciones en el momento y a la fabricación de una historia (con guion incluido) por parte de una televisora para vender un producto. 


El personaje de Louis Bloom no tiene mayor desarrollo, es un posible obsesivo compulsivo, narcisista y gran seductor. Sin embargo, el resto del elenco cambia a lo largo del filme, principalmente el personaje de Nina Romina (Rene Russo). Ella es quien tiene la decisión de lo que va a salir al aire, de lo que se muestra y responde a la necesidad de sobresalir en un negocio que no perdona. Poco a poco va cediendo a la tentación y se distancia de cualquier recelo ético, para ello la televisora tiene a sus abogados, tampoco interesa el informar, sino ser los primeros, los que tienen la exclusiva. Ella se convierte en otro tipo de carroñero. El director insinúa una relación entre Bloom y Romina, mas no muestra ninguna escena sexual; al contrario de la visión de Cronenberg en Crash, en la que el placer sexual es el eje del relato. En "Nightcrawler" la intimidad y el deseo están separados, por momentos de manera brusca, a través de un humor innecesario o con una banda sonora que distrae. Más que sentir placer por lo que filma, Bloom, se muestra complacido con sus logros y ambiciona el seguir creciendo, tener cada vez más importancia dentro de la industria. Acaso sea una metáfora del ser humano contemporáneo, quien busca desempeñar una función, conseguir metas, mas no se detiene a disfrutarlas, no importa si son moralmente cuestionables, él actúa bajo lo que la sociedad dictamina y de acuerdo a los valores que esta recompensa.

Una escena de gran impacto visual resume el sentimiento detrás del filme. En una pantalla se ve la imagen congelada en primer plano del rostro de Rick, el ayudante de Bloom, su mirada que originalmente está dirigida a la cámara del propio Bloom, trasciende ese momento y en la composición de la escena, el director nos muestra esa misma mirada como testigo de la asociación entre Bloom y Romina, ambos han logrado lo que querían, al menos por una noche, queda en el aire qué sucederá después para superar esa exclusiva. 

En 1997, el filme "L.A. Confidential" de Curtis Hanson, mostraba, con un estilo neo noir, un pasado oscuro del periodismo estadounidense, la corrupción detrás del departamento de policía y la forma en que se daban a conocer las noticias. Ese ejercicio hacia el pasado encuentra en "Nightcrawler" su contraparte, Gilroy filma una crítica social en un contexto contemporáneo, los excesos por mostrar e incluso crear la noticia, la ética es dejada de lado, el camino por el que se conduce es una bifurcación que no se sabe a dónde llevará a la siguiente camada de carroñeros por la primicia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.