domingo, 14 de septiembre de 2014

Los extraños presagios de León Prozak



Título original: Los extraños presagios de León Prozak. Colombia (2010). Color
Director: Carlos Santa
Guion: Carlos Santa
Cinematografía: Mauricio Vidal, José Luis Rugeles, Jader Rangel, Juan Carlos Vásquez
Montaje: Louis Convers
Música: Luis Pulido, Alejandro Forero y Juan Carlos Varón
Duración: 65 minutos


Elenco

Simón Arrieta como León Prozak
Omaira Alvarado como Salomé
Paola Monroy
Carolina Navarro
The Fireballs

Reconocimientos

Festival de Cine de Cali: mejor película colombiana
Festival de Annecy: sección oficial en concurso


La experimentación cinematográfica ha nutrido de ideas el género de animación, en el que se busca aprovechar la imaginación para crear formas que no se podrían hacer con personas. En el caso del colombiano Carlos Santa, hace un trabajo, que le costó diez años poder terminarlo, a partir de la imagen plástica, a la que dota de movimiento y con la que explora sobre el concepto del arte en la sociedad actual.

En la nota de prensa se especifica que el filme consta de "94 mil fotogramas realizados a partir de ensayos de pintura sobre vidrio y tela, acrílico sobre tela, carboncillo, tinta china, acuarela, arena y plastilina sobre vidrio, pintura directa sobre película, papel recortado y dibujo en computador". Además, se indica que se recoge el trabajo de "19 artistas, entre ellos David Manzur, Gustavo Zalamea, Ángel Loochkartt, Gabriel Silva, Ana Caro, Adriana Espinoza, Daniel Winograd y Cecilia Traslaviña".

El filme presenta a al joven idealista León Prozak, quien asiste a una entrevista con Mefisto Ritalini para que le dé los medios para producir espectáculos circenses, sin embargo, Mefisto tiene poco interés en el arte si no produce riqueza, promete fama a cambio de que Prozak le alquile la cabeza. A diferencia del Mefistófeles de Goethe, quien aspiraba a cuestiones más metafísicas, este moderno embaucador tiene figura de promotor de espectáculos, su interés es netamente capitalista. 

La película muestra una serie de conceptos entrelazados por la circularidad del recorrido que hacen León Prozak y Mefisto, pero no narra hechos, en este sentido se aleja de la función básica del cine, en contraste, encuentra cierta influencia en la técnica dadaísta del desorden expositivo, es decir, las imágenes que vemos se mezclan y crean diferentes formas como si se trataran de diferentes actos circenses, puede que el recorrido transcurra dentro de la cabeza de Prozak o en un escenario hecho por Mefisto, el pasadizo interminable con puertas a ambos lados que conducen a múltiples posibilidades en las que los diferentes artistas plasman sus ideas.

Al trabajar con tantos artistas es difícil mantener una idea homogénea, mas esto se logra gracias a que Santa otorga libertad de expresión a los artistas plásticos (él incluido), para construir un filme que nos habla sobre el arte en sus distintas ramificaciones, mientras que se critica las posturas comerciales que atan la creatividad y convierten al cine y otras artes en meros espectáculos. El director realizó una
"búsqueda profunda por parte de un equipo integrado por destacados dibujantes, pintores y animadores y, sobre todo, del imperante deseo de plantear una declaración en contra de lo inanimado, así como de encontrar el equilibrio entre el cine y las artes plásticas, entre la imagen y la literatura, entre lo estático y el movimiento" (Carlos Santa)
La escritora colombiana Liliana Merizalde analiza la relación entre imagen y tiempo en la obra de Santa:

"Debido a que este tipo de cine se nutre de las artes plásticas, su proceso de construcción es singular. Las estrategias que se usan para transmitir pensamientos, sentimientos o presentimientos no dependen únicamente de una estructura narrativa fundamentada en la literatura. En este caso, no se está tratando de narrar, se está mostrando un desenvolvimiento de la imagen en el tiempo, que permite otras estrategias, tales como partir de la música o de la poesía para desarrollar la imagen" (Merizalde. "El placer de pintar y dibujar en el tiempo").

Y es que el tiempo es un concepto estructural de gran valía para el director, pueden leer su ensayo "La arquitectura del tiempo" en este enlace: http://moebiusanimacion.com/wp-content/uploads/2011/12/Carlos-Santa-La-Arquitectura-del-tiempo.pdf

La película también tiene un marcado contenido contestatario, no se queda en la imagen "bella", en lo estéticamente agradable, sino que cada artista plasma su visión en temas que van desde las desapariciones de personas, la intelectualidad vendida que sirve al capital, las instituciones (sociales, políticas y religiosas) que corrompen la cotidianeidad, la ingenuidad del enamoramiento; hasta situaciones existenciales. Las diversas técnicas plásticas que se usaron van acorde con las intenciones de cada artista y permite visualizar a "Los extraños presagios de León Prozak" como una sinergia entre obra plástica y cine.



Manifiesto del Estudio de Animación Moebius


Después del desastre dadá, que a pesar de su radicalidad fue engullido rápidamente por la moda y no solamente devorado, sino reutilizado para ser tomado como punto de partida de la post-modernidad, esa forma de nihilismo light y oficialista al servicio del nuevo poder, de los nuevos intereses comerciales, hacer un manifiesto parece algo completamente inútil. Pintar y dibujar en el tiempo (y en general utilizando cualquier soporte artístico), la dimensión temporal de las artes plásticas, otra manera de crear en el cine, ya sea éste químico o digital, eso es lo que nos convoca. La creación de movimientos y temporalidades antes inexistentes, la expresión pura de la imagen, el reencuentro con los contenidos de los símbolos, la reelaboración del tiempo en el mundo.

Esto ha permitido y pedido el uso de otras estrategias narrativas e incluso negarlas para desenvolverse en asociaciones puramente plásticas o trenzar la imagen en la música o en el desenvolvimiento sin limitaciones del inconsciente, lo que permite también que el camino sea tan importante como el punto de llegada, como debería suceder con la vida. El tiempo no es dinero, es el soporte de la vida.

En momentos en que la dictadura de la imagen y los símbolos domina en los medios, sin recursos, y pensando que el cine es un gran arte cuando no depende de los imperios comerciales y políticos, ni se dirige a las embotadas masas, esta alternativa de hacer arte en el tiempo muestra las enormes posibilidades para las almas independientes, para aquellas que perciben la mentira en unas formas que de tanto repetirse se han vuelto contenido.

Cuadro a cuadro, lentamente, la gota sobre la piedra, la civilización contra la nueva barbarie a la que estamos sometidos.
- Moebius.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.