lunes, 21 de julio de 2014

Sacrificio




Título original: Offret. Suecia (1986). Color y B/N
Dirección: Andrei Tarkovski
Guion: Andrei Tarkovski
Cinematografía: Sven Nykvist
Montaje: Michal Leszczylowski y Andrei Tarkovski
Diseño de producción: Anna Asp
Duración: 143 minutos

Elenco

Erland Josephson como Alexander
Susan Fleetwood como Adelaida
Allan Edwall como Otto
Gudrún Gísladóttir como María
Sven Wollter como Victor
Valérie Mairesse como Julia
Tommy Kjellqvist como Gossen
Filipa Franzén como Marta

Premios

Cannes: Gran Premio del Jurado, Premio del Jurado Ecuménico, Premio FIPRESCI, mejor contribución artística (cinematografía)

BAFTA: mejor película extranjera
Premios Guldbagge: mejor película, mejor actor
Festival Internacional de Valladolid: Espiga de Oro a mejor película



"La idea de mi película Sacrificio es anterior a Nostalgia; las primeras notas y borradores nacieron cuando aún vivía en la Unión Soviética. En el centro estaba la vida de un hombre enfermo de cáncer, Alexander, curado de su enfermedad por ofrecer un sacrificio. Desde aquella vieja versión, escrita hace muchos años, me ha preocupado la idea del sacrificio, que se ha ido convirtiendo cada vez más en una parte de mi vida. Se reforzó aún más con las experiencias y las vivencias en los primeros años del exilio, aunque debo decir que mis convicciones no han cambiado sustancialmente en el extranjero. Tan solo se han ido desarrollando, se han visto confirmadas; he profundizado en ellas. Del mismo modo, el plan de mi última película ha ido adquiriendo contornos cada vez más claros, sin que cambiara la idea de fondo"
Andrei Tarkovski, "Esculpir en el tiempo"


En primera instancia el guion se había titulado "La bruja", para indicar que el sacrificio se hacía a través de un ser sobrenatural; aunque la historia fue cambiando, el personaje de la bruja se mantuvo, en el filme es la criada de nombre María, a quien Alexander busca sexualmente por recomendación de Otto para evitar la guerra y resguardar la seguridad de la familia. 

La película sería la última del realizador ruso quien moriría en diciembre de 1986, tan solo meses después de estrenarse; el rodaje lo hizo con la enfermedad avanzada.Tarkovski nunca regresaría a la Unión Soviética de donde se fue autoexiliado debido a las limitaciones artísticas que tenía, su filme anterior -Nostalgia- fue hecho en Italia y para "Sacrificio" optó por la ayuda que le brindó el Instituto Sueco de Cine. La obra es en parte tributo a su amigo Ingmar Bergman como su testamento final. Las semejanzas con los filmes del director sueco están desde la puesta en escena, muy teatralizada, la fotografía, usa el mismo director de fotografía de Bergman -Sven Nykvist-, la escenografía, trabajo de Anna Asp, quien se encargó del diseño de producción de "Fanny y Alexander" (1984). Además, de estar filmada en la isla Gotland en Suecia. El lugar es un reflejo de los sentimientos del protagonista, Alexander, alterego del propio Tarkovski. Locaciones remotas, en las que vemos pocas edificaciones, mucho espacio abierto que le permite al director filmar largos planos secuencia desde la distancia.

La composición del cuadro asemeja un montaje teatral, tributo a la cinematografía sueca, en especial a Ingmar Bergman. La fotografía e iluminación buscan crear un aspecto pictórico, otra influencia en el cine de Tarkovski.

Siguiendo el esquema argumental que propone Carlos Tejeda en su libro Andrei Tarkovski (Editorial Cátedra), la película está dividida en cuatro bloques, divididos por tres puntos de inflexión:

(Primer Bloque)

* Obertura: títulos de crédito con La adoración a los reyes magos de Leonardo Da Vinci
* Plano secuencia: Alexander planta el árbol con su hijo y aparece Otto el cartero
* Encuentro con Víctor y Adelaida en el bosque
* Monólogo de Alexander y golpe accidental con su hijo

1er punto de inflexión: Desmayo (¿o infarto?) de Alexander

(Segundo Bloque)

-1a secuencia apocalíptica-

* Alexander hojea el libro de íconos
* Otto regala un mapa a Alexander y relata una historia sobrenatural
* Plano secuencia: estallido del conflicto nuclear (el paso de los reactores)
* Ataque de histeria de Adelaida
* Plegaria de Alexander

2° punto de inflexión: Alexander se despierta por primera vez

(Tercer Bloque)

* Otto propone a Alexander que se acueste con María, a quien se le atribuyen poderes de bruja
(Los familiares de Alexander se hallan en el exterior de la casa, sentados alrededor de una mesa)
* Casa de María. Encuentro y consumación. Levitación.

-2a secuencia apocaliptica-

3er punto de inflexión: Alexander despierta por segunda vez

(Cuarto Bloque)

(Los familiares de Alexander siguen en el exterior de la casa, sentados alrededor de una mesa, y después comienzan su paseo por los alrededores).
* Alexander consuma su ofrenda: prende fuego a la casa
* Plano secuencia del incendio de la casa. Alexander es transportado en una ambulancia.
* Plano final: el hijo de Alexander riega el árbol.



Para entender mejor la obra hay que tener en cuenta el contexto en que fue hecha, así, recordemos que en la década de los ochenta del siglo pasado, la Guerra Fría estaba en un punto que hacía suponer que en cualquier momento estallaría la Tercera Guerra Mundial. El mismo filme se estrena poco antes de la tragedia de Chernobyl -algo que Tarkovski ya había advertido en su película Stalker (1979)-. Por lo tanto, viniendo de un director soviético, era más que lógico el mensaje antibélico. Su cine siempre tuvo un acercamiento humanista, acá hay varios diálogos entre Alexander y Otto sobre temas existencialistas, se menciona a Nietzsche y el eterno retorno; pero se critica la noción de que un ser humano pueda crear un concepto universal como si fuera un demiurgo. La idea tarkovskiana gira en torno al regreso a la naturaleza, para él la modernidad y la tecnología han apartado al ser humano de la naturaleza y de la espiritualidad, por lo que ha arruinado lo bello, ha deformado la existencia y hay un "desequilibrio entre el desarrollo material y el espiritual". Esto se ve en la película cuando el protagonista hace alusión a un jardín que "arregló", solo para darse cuenta que el jardín había perdido su belleza.

Otro aspecto existencialista presente en el relato es el tema de la muerte, Alexander indica que la muerte no existe, solo el miedo hacia esta. El significado de tal afirmación es mayor si se toma en cuenta la condición de salud del director, quien padecía de cáncer terminal. Tarkovski recurre nuevamente a utilizar un protagonista como su alterego y pone en palabras del personaje sus inquietudes personales. El sacrificio adquiere otra connotación cuando se mira la historia del director.


En la película se mencionan tres sacrificios: El primero es la referencia a "La adoración de los reyes magos" de Leonardo Da Vinci, lienzo que vemos recurrentemente; el segundo sacrificio es el regalo de Otto por el aniversario de Alexander (un mapa de Europa), unidos estos por el hecho de que se trata de la celebración de un nacimiento y como dice Otto: "todo regalo implica un sacrificio. Sino, ¿qué tipo de regalo sería?". El tercer acto es el desprendimiento de lo material por parte de Alexander: quema la casa y sus posesiones, renuncia a su hijo y al habla, su mutismo es muy relevante, recuérdese que se trata de un actor, escritor y filósofo y que durante toda la película ha estado hablando, expresándose. Un cuarto sacrificio lo encontramos en la vida real, sería el del propio director, quien se exilia de la Unión Soviética para poder seguir haciendo cine y comunicando su filosofía. Al morir, su esposa decide que las cenizas no regresarán a la patria, Tarkovski había sido muy claro en que ni vivo ni muerto regresaría.

Al igual que hiciera en Andrei Rublev, Tarkovski traza un hilo que une a Occidente con Oriente, este hilo es el arte en toda su extensión. Sin un compositor, el mismo director se encarga de usar la música de Bach (en los créditos y al final), específicamente "Apiádate de mí Dios mío" de la "Pasión según San Mateo"; junto a piezas para flauta de origen japonés, interpretadas por Watazumi-Doso. Además, escuchamos canciones típicas de Suecia con las que los pastores llaman a las vacas. Otras referencias culturales son los textos de Shakespeare y Dostoievski, el cuento -inventado- del monje zen que riega un árbol seco cada día y al tercer año descubre que ha echado flores (relato que le cuenta Alexander a su hijo); los dibujos de Da Vinci, el libro de la obra de Andrei Rublev y el kimono que usa el protagonista en la última parte del filme. Todo son alegorías de una estética que busca la comunión a través del arte.

La fotografía cambia constantemente como es usual en los filmes de Tarkovski, con un uso del color que implica estados de ánimo en los personajes, además de cambiar la iluminación como parte del lenguaje ambiguo en que introduce al espectador, pasando de secuencias reales a oníricas.

Construcciones para colocar los rieles donde se colocan las cámaras para poder filmar los travelligs paralelos. La cámara de la izquierda operada por Andrei Tarkovski y la de la derecha por Sven Nykvist.

Tarkovski concibe la narración tradicional de plano y contraplano, reflejada en una variedad y cantidad de tomas cortas, muy estática. Por eso gusta de filmar largas secuencias, dotar siempre a la cámara de un movimiento, aunque sea casi imperceptible, que el espectador perciba una realidad a través de la cámara. Al capturar el tiempo de esta manera, le permite ir creando una imagen que el espectador descubrirá poco a poco. Tejeda menciona que en Sacrificio "...la concepción del plano secuencia alcanza una mayor complejidad". El plano secuencia después de los créditos, en el que vemos a Alexander y su hijo plantar un árbol, luego vemos al cartero llegar y conversar con su amigo, toda esa secuencia dura nueve minutos con veintiséis segundos, el plano secuencia más largo de su filmografía. Este tipo de escenas son muy complejas de hacer, los movimientos tienen que estar muy bien coreografiados, además, hay mucho diálogo por lo que implica que los actores tienen que memorizar largos parlamentos. El plano secuencia en el que vemos la casa incendiándose y la familia que regresa de su paseo, tuvo que ser filmado dos veces, debido a que en la primera solo se usó una cámara, misma que falló durante el rodaje y no se pudo capturar la imagen de la casa en llamas, se tuvo que construir otra edificación de forma apresurada para volver a filmar la escena, en esa otra ocasión Tarkovski sí le haría caso a Nykvist y usó dos cámaras. Esta alteración del ritmo de la película, permite al director manipular y controlar el tiempo, así moldea la escultura que quiere que el espectador vea y lo hace en tiempo real: "La imagen fílmica surge en los planos y existe dentro de cada uno de ellos. Por eso, en los trabajos de rodaje tengo en cuenta el flujo del tiempo dentro del plano e intento reconstruirlo y fijarlo con precisión" (Andrei Tarkovski, Esculpir en el tiempo).

Iván (arriba) y Gossen (abajo) marcan el inicio y final de la obra tarkovskiana, en ambas escenas un travelling hacia arriba nos muestra el árbol en que se encuentran.

El último plano del filme nos remite al primer largometraje del director, en ambos vemos a un niño y la cámara hace un traveling vertical mostrándonos un árbol. Quiso el destino que se diera esta coincidencia, trazando un hilo invisible por su cine. Después de los créditos finales, Tarkovski firma la dedicatoria a su hijo con "esperanza y confianza".

Sobre el final y el significado general de la película, nadie mejor que el propio Tarkovski para que nos lo diga:

"Personas con una actitud religiosa, por ejemplo, verían quizá en la oración de Alexander el motivo para que no se dé la catástrofe nuclear: sería la respuesta de Dios a la oración de una persona radicalmente decidida a la conversión, que ha quemado todas sus naves, que incluso ha destruido su propia casa y está dispuesto a separarse de su hijo, a quien ama con locura. Para espectadores con tendencias esotéricas, quizá la escena clave sea el encuentro con la bruja María; a partir de esta son explicables todas las demás; y para los otros no habrá habido guerra atómica: todo habría sucedido solo en la fantasía enferma de un extraño ser medio loco, a quien, como consecuencia lógica de su comportamiento, se encierra en el manicomio, sin que el mundo vuelva a tener noticia de él".
Andrei Tarkovski, "Esculpir en el tiempo"



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.