viernes, 18 de julio de 2014

¿Quieres ser John Malkovich?




Título original: Being John Malkovich. EE.UU. (1999). Color
Director: Spike Jonze
Guion: Charlie Kaufman
Cinematografía: Lance Acord
Montaje: Eric Zumbrunnen
Dirección de arte: Peter Andrus
Música: Carter Burwell
Duración: 112 minutos

Elenco

John Cusack como Craig Schwartz
Cameron Diaz como Lotte Schwartz
Catherine Keener como Maxine Lund
John Malkovich como John Horatio Malkovich
Orson Bean como Dr. Lester

Premios

BAFTA: mejor guion original
Festival Internacional de Venecia: premio FIPRESCI


Con el guion rechazado en algún momento bajo la lapidaria frase "esta película jamás se podría hacer", el escritor Charlie Kaufman engavetó el libreto hasta que decidió probar suerte nuevamente, en esta oportunidad se lo envió a Francis Ford Coppola, quien al leerlo se lo dio inmediatamente a su yerno, un joven Spike Jonze, quien nunca había dirigido un largometraje, pero quien se interesó en el guion.

La película se convertiría en un tremendo suceso tanto para Kaufman como para Jonze, quienes vieron despegar sus carreras en la industria del cine. El primero venía de trabajar escribiendo para series de televisión y el segundo, dirigía cortometrajes y videoclips musicales.

La principal característica del filme es su atrevimiento, una estructura muy alocada y poco convencional, algo que Hollywood carece, sin embargo los cabos están muy bien atados y el desarrollo de la historia es coherente dentro del imaginario propio del filme. Su desfachatez para plantear una crítica a la sociedad y a las relaciones de pareja, junto a la estructura ilógica de sus acontecimientos hacen que la película se considere surrealista, sin embargo, el tema en sí es propio de la ciencia ficción: el poder habitar el cuerpo de otra persona para controlarlo y, así, tener otra vida.

En su desarrollo, queda claro la insatisfacción que tiene Craig (John Cusack) con su vida, en términos generales, artísticamente se ve frustrado como titiritero, un arte menor que no es bien recibido, tampoco ayuda el tipo de espectáculos que ofrece (La historia de Abelardo y Eloísa). Su matrimonio tampoco es satisfactorio, su esposa Lotte (Cameron Díaz) trabaja rescatando animales de todo tipo y su apartamento más se asemeja a un pequeño zoológico que a un hogar. Craig se muestra apático e indiferente ante el mundo, pero su vida da un giro cuando solicita trabajo en el piso 7 1/2 de una compañía. Ahí hace de archivador y tiene la oportunidad de conocer a Maxine (Catherine Keener), una sensual mujer que inmediatamente desata la lujuria de Craig. El nombre del protagonista viene de Edward Gordon Craig artista teatral y Bruce Schwartz, titiritero, a quienes el guionista quiso rendir tributo.

Craig Schwartz se introduce en la "madriguera del conejo" emulando a Alicia

Las situaciones que vemos en esta primera parte, se dan de forma cómica, los futiles intentos de seducción de Craig, las conversaciones cotidianas con Lotte, mientras un chimpancé camina por la habitación, etc. Sin embargo, justo cuando Craig descubre una puerta secreta en el trabajo, pasamos a la parte más loca de la película. En un claro guiño a las novelas de Lewis Carroll ("Alicia en el país de las maravillas" y "Alicia a través del espejo"), el protagonista primero se encuentra en unas oficinas en las que se tiene que caminar agachado puesto que el techo y todo está a una baja altura -para ahorrar costos-; luego atraviesa ese portal fantasioso que lo transporta a la mente de John Malkovich. Sí, así como lo leyeron.


Para contextualizar lo inaudito de esta película, cabe mencionar que el guion desde su gestación estaba pensado para ser interpretado por Malkovich; cuando Jonze y Kaufman se aproximaron para convencerle, el actor tuvo sus dudas: "Either the movie's a bomb and it's got not only my name above the title but my name in the title, so I'm fucked that way; or it does well and I'm just forever associated with this character". Al inicio rechazó actuar, pero como le gustó el guion se ofreció a ser el productor, tras unos meses de acercamientos accedió finalmente a interpretar el papel. Hay que reconocer el valor que tuvo para asumir un rol tan exigente y del que no se sabía cómo lo iba a recibir el público. También hay que aclarar que Malkovich no se interpreta a sí mismo, sino a una versión estereotipada del cómo lo ven los demás, es un retrato del actor desde el afuera, por eso hay varias bromas con respecto a películas que no ha filmado y situaciones absurdas.

La realización última para un titiritero es poder controlar a seres humanos y eso es lo que Craig encuentra. A su vez, instigado por Maxine, empiezan un negocio de "alquiler" y "vivir una nueva experiencia", en el que ofrecen a las personas poder ser alguien más. Si obviamos el carácter fantasioso de la trama, lo que vemos es una crítica a la sociedad, director y guionista nos muestran un mundo en el que nadie está satisfecho con quien es y con lo que hace, de ahí que resulte atractivo el "ser otra persona", aunque la experiencia solo dure 15 minutos.


El argumento se torna filosófico y abarca de igual manera el tema de la sexualidad. Craig, Lotte y Maxina se excitan con la idea de que tienen relaciones coitales utilizando el cuerpo de Malkovich, un aspecto tanto voyerista como exhibicionista, pero que revela ser más perturbador. Craig cela la relación entre su esposa y su compañera de trabajo, el desea controlar su objeto de lujuria, el matrimonio es una cárcel y de manera metafórica encierra en la jaula del chimpancé a Lotte para cumplir sus anhelos más primitivos. Cabe señalar que Maxine es el único personaje -de los principales- que no entra a la mente de Malkovich, lo que nos indica que ella no tiene el nivel de insatisfacción con su vida que el resto de personajes. 

El tema del control y la obsesión serán recurrentes en la filmografía de Jonze, cuyos siguientes filmes exploran ese aspecto de la psique humana. Por su parte, Kaufman tendría reconocimiento mundial con el filme "Eterno resplandor de una mente sin recuerdos" (Michel Gondry, 2004), cuyas secuencias persecutorias que se llevan a cabo en la mente, tienen su origen en "¿Quieres ser John Malkovich?". Recuérdese el momento en que Malkovich ingresa a su propio portal, un viaje a través de su subconsciente que resulta espeluznante para el personaje: vivir la propia vida es más difícil que aparentar vivir la de otro. También la secuencia persecutoria con Lotte y Maxine quienes atraviesan por los recuerdos de Malkovich.

El filme logra mantener la cohesión interna, lo cual es bien difícil si se toma en cuenta la gran cantidad de giros narrativos que observamos; mantiene el humor y la intensidad de una historia que nos mantiene en vilo durante todo momento; hasta hay tiempo para conocer el trauma de la infancia del chimpancé, algo que cualquier psicoanalista va a agradecer. El gran trabajo de todo el elenco, sus interpretaciones convincentes y la forma en que se compenetran entre sí, hace que la historia sea verosímil, los personajes están bien diseñados y Jonze los dirige correctamente.

Otro elemento importante en este filme y que será una constante en la filmografía de Spike Jonze es el trabajo que se toma para crear una atmósfera y transmitirnos desde el color y el sonido una estética única. En este caso, muchas escenas ocurren en interiores, la luz artificial predomina, sea en el apartamento de los Schwartz o en la oficina de trabajo, hay un aspecto artificial que nos viene desde el uso de la luz, también lo vemos en las escenas de exteriores en la ciudad, las luces de los carros o de los letreros resaltan a la vista. Se trata de un mundo artificial, creado para cumplir ciertas demandas, pero ese mundo es el que sofoca a los personajes quienes se sienten atrapados en una cotidianeidad que les desespera.

El personaje de Maxine destaca del resto por su esmerado diseño de vestuario, ella luce impecable, sus atuendos suelen ser de algún color sólido y mezcla muy poco los colores. Resaltan sus labios rojos, en parte para incrementar la idea lujuriosa de Craig. En contraste, el matrimonio se ve desaliñado, tanto en su forma de vestir como en sus peinados.

La música es parte esencial en las películas de Jonze, en este caso usa desde Vivaldi y Verdi hasta Björk. Los sonidos cotidianos también nos transportan, por ejemplo cuando escuchamos de forma amplificada lo que ocurre desde la perspectiva de quien está dentro de Malkovich.


El argumento aunque tiene muchas partes cómicas, hace un llamado de atención sobre lo que es vivir queriendo ser otro, de ahí una frase de la película "¿Qué sucede cuando un hombre atraviesa su propio portal?", cuando decidimos vivir nuestra propia existencia o asumir las responsabilidades que nos corresponden. Craig lleva su acto de titiritero al máximo, logra el reconocimiento mundial, se casa con la mujer a quien desea, pero eso no lo lleva más que a caer en otro tipo de rutina, una en la que su vida se empieza a estancar nuevamente. Kaufman escribe un final sin concesiones, en el que las identidades mezcladas no subsisten, acaso solo para aquellos ancianos quienes desean prolongar su vida sin otra finalidad más que la que tiene un adicto con su compulsión.

El tándem de guionista y director se reencontrarían en "Adaptation" (El ladrón de orquídeas, 2002) en lo que sería una secuela ficticia, en la que el protagonista es el propio Charlie Kaufman y parte de la trama se desarrolla por la crisis de creación que tiene tras el éxito de su filme "Being John Malkovich", mientras que su hermano gemelo busca empezar a escribir sus propios guiones, pero en vez de cine arte quiere usar las fórmulas comerciales de Hollywood.

En la imagen, el director Spike Jonze dando indicaciones a John Malkovich. Para filmar algunas escenas desde el "interior" de Malkovich, el actor tuvo que hacer de operador de cámara para lograr la perspectiva deseada.



Avance de la película:



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.