martes, 10 de junio de 2014

X-men: Días del futuro pasado




Título original: X-men: Days of future past. EE.UU.-UK (2014). Color
Director: Bryan Singer
Guion: Simon Kinberg
Cinematografía: Newton Thomas Sigel
Montaje: Michael Louis Hill y John Ottman
Música: John Ottman
Duración: 132 minutos

Elenco:

Michael Fassbender como Eric Lehnsherr / Magneto (joven)
James McAvoy como Charles Xavier (joven)
Ian McKellen como Magento (viejo)
Patrick Stewart como Charles Xavier (viejo)
Hugh Jackman como Wolverine
Jennifer Lawrence como Mystique
Nicholas Hault como Hank / Bestia
Peter Dinklage como Bolivar Trask
Ellen Page como Kitty Pryde
Evan Peter como Quicksilver


En ocasiones una película que fue intencionada como entretenimiento comercial logra también el buen gusto en cuanto a lo cinematográfico, ese es el caso de X-Men: Days of future past. Siguiendo la estela de megaproducciones basadas en personajes de los cómics, la franquicia de X-men tiene una larga trayectoria en la gran pantalla, incluso fue precursora de la nueva oleada de este subgénero fantástico.

No se trata de cine arte, acá no hay una exploración a través de la imagen ni un significado filosófico por medio de la estética. El principal objetivo es recaudar dinero y vender productos alegóricos al filme; sin embargo, el director tuvo el buen tacto de ofrecer una historia muy bien narrada, hacer secuencias intensas con un correcto uso de efectos especiales, es decir, estos están al servicio de la historia y no al revés.

La película es una secuela de X-Men: First Class, y se plantea como un eslabón para una tercera película que culmine la trilogía, tienen que esperar a que pasen todos los créditos para ver la escena final que adelanta la trama de la siguiente producción. Está inspirada en los cómics 141 y 142 de "The Uncanny X-Men" publicados en 1981 escritos por Chris Claremont y Hogn Byrne, arte de este último.

La trama se desarrolla simultáneamente en el año 2023 y en 1973, un cambio de elenco permite establecer los dos momentos. En ese presente los mutantes han sido casi exterminados por los Centinelas, quienes tienen la habilidad de contrarrestar cualquier poder mutante, debido a esto, un grupo de resistencia liderados por el Profesor X y Magneto deciden enviar un mensaje al pasado; el mensajero será Wolverine. Esto es una diferencia con el cómic, en el que quien viaja es Kitty Pryde y de la serie animada de los noventa, quien es Bishop el viajero.


El trabajo de edición es vital para que la trama se desarrolle de manera eficaz. El filme inicia con secuencias de acción impactantes, para luego explicar con calma todo el contenido, es muy interesante la forma en que le dan profundidad a los personajes, gracias al buen diseño que estos tienen y a las grandes actuaciones de James McAvoy y Michael Fassbender, que sin duda son quienes mejor actúan y el director sabiamente les da el control de la trama. La mayor parte del metraje ocurre en el pasado, con las decisiones que toman un grupo de jóvenes e impetuosos mutantes quienes se convertirán en los grandes líderes de su raza. La película también permite explorar las grandes razones detrás de la historia de los X-Men, un título que vino a marcar un hito en la industria del cómic por representar a diferentes minorías, quienes se sentían identificadas con las aventuras de un grupo de seres que eran odiados por el resto del mundo, que tenían habilidades únicas. Temas como la segregación racial, la intolerancia hacia lo diferente y la acción política y cívica con respecto a la lucha por derechos están presentes y eso diferencia esta producción con respecto a otros filmes de superhéroes que son mucho más banales y ejecutados pobremente.

El mayor riesgo que se toma el director es tener la paciencia para narrar, la gran mayoría de espectadores que consumen este tipo de cine están ansiosos de ver secuencia tras secuencia de pura acción, el sentido o la trama es lo de menos; sin embargo, Singer nos mete de lleno en el lado oscuro de los personajes, nos revela sus miedos, ira y preocupaciones, nuevamente, esto es posible gracias al buen trabajo de los actores y actrices. Temas como el alcoholismo, el uso de drogas, la resolución de conflictos por medio de la violencia, la carrera armamentística, entre otros, se entremezclan con los propios de la ficción de los personajes: el control de sus poderes, el viaje en el tiempo, la alteración de los eventos, etc.


Un gran acierto fue la inclusión de Peter Dingdale como el científico Bolivar Trask quien diseña a los Centinelas, una gran actuación que marca un contrapunto vital en el filme; no es un villano como tal, sino que representa por un lado la avaricia científica de querer controlar lo desconocido, pero también la envidia por esa genética evolucionada. Otro personaje que aprovecha sus minutos es Quicksilver (Evan Peter), tiene la escena más hilarante del filme, además de que está diseñada, coreografiada y filmada de manera impecable. En cambio, Hugh Jackman está muy encasillado en el rol, su personaje dista mucho del cómic, y aunque hace su mejor esfuerzo no está a la altura de sus co-estelares, fue buena la decisión de que no estuviera presente en la pelea final, ya que esta fue diseñada como un enfrentamiento a nivel emocional e ideológico y no físico.

En el aspecto técnico, la película es impecable; el uso de efectos por computadora nos recuerda que estamos en una época en la que lo inverosimil se convierte en realidad en el espacio cinematográfico. La banda sonora mete de lleno al espectador de acuerdo a la intensidad de lo visto.

Como producto ficticio que es, no sirve de nada plantearse preguntas sobre la veracidad de los hechos, ni las ocurrencias que se plantean. Estas simplemente sirven para dimensionar el argumento y crear una mitología propia. Lo único que se exige es que tenga coherencia narrativa y el filme lo tiene. Un buen guion que desarrolla el argumento de manera sólida y permite "eliminar" una línea de tiempo en las que comprendemos que se insertan las películas anteriores; esto es hecho para poder explicar el regreso de ciertos personajes que serán importantes para la futura entrega, ya que en los cómics son imprescindibles para derrotar al siguiente villano. No era algo fácil de hacer, pero Singer y su equipo de trabajo lo hicieron muy bien.


Avance de la película:

1 comentario:

  1. 1)Bryan Singer se rectificó como director de las primeras dos cintas tan malas. 2) Por primera vez una peli de personajes Marvel que tiene elementos realmente emotivos y que llegan 3). Que dicha no está cargada de escenas de destrucción y acción innecesarias eso es muy cansón .....

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.