martes, 10 de junio de 2014

Italia 90




Título original: Italia 90. Costa Rica (2014). Color
Director: Miguel Gómez
Guion: Miguel Gómez


Elenco:

Luis Montalberth-Smith como Bora Milutinovic
Fernando Bolaños como Róger Flores
Winston Washington como Juan Arnoldo Cayaso
Javier Montenegro como Geovanny Jara
Daniel Ross como Claudio Jara
Juan Carlos Pardo como Gabelo Conejo
Ólger González como Mauricio Montero


Hablar de que "Italia 90" es una película sería arriesgado, cuando en realidad lo que vemos es un vídeo casero, cámara en mano incluida, con parches de otros vídeos caseros tomados en la época por los propios jugadores. El cine costarricense no va a evolucionar si se hace algo con tan pésimo gusto y si se apela al sentimiento del público. Estrenada días antes del mundial de fútbol, toca fibras a los más sensibles quienes añoran ese pasado que se ha convertido en mito heroico para el criollismo tico.

El fútbol no es un arte, ni los futbolistas son héroes. Lo que hicieron fue importante para ellos, no para el país. Una nación no ve mejorados los índices de crecimiento, la estabilidad económica, la mejora en las condiciones de vida, etc. porque un equipo de fútbol gane o pierda partidos.

Ahora, es totalmente válido hacer una historia que relate un suceso real, que sea recordado por una gran mayoría; pero al menos, que ese producto esté bien hecho y eso no pasa con esta película, que como toda la filmografía de su director es un ejercicio de mal gusto.

El filme no tiene un guion y punto, lo que vemos son diferentes escenas que pretenden ser entrelazadas por la banda sonora, pero esta es antojadiza, arbitraria, es como pasar estaciones en el dial, no hay nada que organice la película, no tiene columna vertebral. Las tomas en muchos momentos parecen tipo documental, mejor hubiese sido hacer un falso documental en tono satírico, pero no. El director fracasa para dar intensidad y dramatismo a ciertas situaciones, el público se ríe en momentos serios y lo hace no porque fuera la intención, sino porque está pésimamente actuado y los planos recuerdan a producciones de televisión de hace 20 ó 30 años.

El otro problema fundamental que tiene "Italia 90" es su torpe montaje, cortes horribles que no se explican, transiciones de escenas sin ningún grado estético e incluso secuencias que no tienen lógica alguna y solo se insertaron para darle mayor duración al largometraje.

De lo poco que se puede rescatar es la actuación de Luis Montalberth, no es extraordinario, pero lo hace mucho mejor que el resto del elenco. Es importante que él entiende que en actuación es necesario tener un tiempo interno, hacer una pausa para que la interpretación sea fluida, natural, y él lo hace; no así el resto de actores/actrices, sean profesionales o no. Es culpa del director y su equipo concentrarse en un casting que tenga similitudes físicas, pero no talento. Sí se reconoce el trabajo del elenco, tratan de hacer su mejor esfuerzo -principalmente con la pronunciación y acento-, pero les faltó timonel, Miguel Gomez no es Bora Milutinovic y no supo "inyectar" de credibilidad y convicción a sus protagonistas. De hecho el mismo Gómez advierte que será criticado y que su filme es deficiente, de ahí el diálogo que tiene Gabelo Conejo con su pareja cuando lee una crítica de la prensa deportiva. Se estaba curando en salud. Luego tuvo tiempo de hacer un cameo, él se divirtió, parte del público que irá a verla también se divertirá y como Costa Rica es un país sin cultura cinematográfica, pero con mucho fútbol entre oreja y oreja, hasta los más puristas bajan la guardia y se dejan seducir por una película que es sencillamente mala.

Resulta muy desagradable a nivel visual el ver cómo se hace la transición del material grabado en la época con el montaje para este filme, segmentos de poco segundos con una pésima calidad que mejor se hubiesen eliminado. El director parece no comprender que el cine es narrar y que la cámara y los tipos de planos son el medio para organizar la historia; al brincar entre escenas, con cámaras distintas, no se logra una estética y se repele al espectador, crea una distancia que él pretende remendar cínicamente con el uso de canciones que toquen la sensibilidad del público, eso es pornografía emocional, burlarse de quienes realmente se preocupan por hacer algo de calidad y de quienes pagan por ver algo decente. El mejor ejemplo de ello es que estrenó su filme sin tener el montaje final, a pocos días cambia la banda sonora, cambia los créditos, "mejora" el sonido, que realmente es pésimo, en una misma escena cambia hasta tres veces y distrae demasiado.

"Italia 90" puede ser visto como un retroceso de la industria del país, pero más alarmante es cómo se le da dinero a alguien para que haga algo tan malo, más allá de que tenga buena publicidad y que la coyuntura en la que se estrenó garantice una buena taquilla, este video casero es aprovecharse vilmente de la idiosincrasia de un país.


Avance:


6 comentarios:

  1. No es de extrañarse de un director como Miguel Gómez, es claro que él solo hace cine para entretener, con un humor malísimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para nada extraña, Rebeca, pero sí es lamentable cómo se permite que se financien estos proyectos.

      Eliminar
  2. No la he visto aun. Sin embargo creo que películas "malas" que jalen gente hace falta para que se pueda ir estableciendo una cultura de hacer cine. De lo contrario se queda como una cultura casi artesanal sin mucho público porque a final de cuentas el material casi que ni se exhibe más allá de festivales y eventos similares. Sin cine comercial, pues no se puede avanzar mucho.

    Lo que si puedo rescatar es que Miguel parece tener buen "olfato" para escoger temas que llamen la atención con potencial para ser "cine para la familia / todo público". El problema es que queda debiendo como cineasta todavía, más cuando hay gente haciendo trabajos con presupuesto similar o incluso menor con una calidad técnica y estética mucho más pulida.

    En muchos aspectos su reseña funciona como reseña para El Cielo Rojo, en especial la parte estética.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, "anónimo (a)", no estoy en contra del cine comercial; las diferentes ofertas hace que se creen nuevas historias y el público tenga la opción de escoger. El crítico hará su trabajo y el público decidirá qué ver. No es asunto de que "jalen" al público, sino de oferta y entre mejor la calidad de la película mejor será la respuesta del espectador; ahora, Italia 90 no es una película, se vende como tal, pero no es cierto, es un video mal hecho, mal actuado, mal editado. El cine puede ser comercial, si alguien quiere hacer dinero o hacerse famoso está bien, lo puede hacer, pero por lo menos que el producto que haga sea decente, bien en lo técnico e histriónico, ya si se quiere hacer cine arte es otra opción. Comparto en que Miguel tiene buen tacto para hacer su cine, explota bien el mercado, eso es válido, es parte del negocio.

      Eliminar
  3. Bueno, a diferencia, a mi si me gustó la película y si la recomendaría. No soy fanática de futbol -para nada-, pero me gustó la forma en que el director hizo énfasis en valores como el liderazgo, el trabajo en equipo,

    SI siento que se tomó su buen tiempo para la realización la película, y a pesar de que no es para un premio internacional, entretiene y además tiene contenido.

    Saludos,

    Melissa

    ResponderEliminar
  4. Saludos Melissa, gracias por su comentario. La diversidad de gustos es buena.

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.