sábado, 21 de junio de 2014

Cómo entrenar a tu dragón 2




Título original: How to train your dragon 2. EE.UU. (2014). Color
Director: Dean DeBlois
Guion: Dean DeBlois basado en la serie de libros homónima de Cressida Cowell
Montaje: John K. Carr
Música: John Powell
Duración: 102 minutos


Elenco de voces

Jay Baruchel como Hiccup
Cate Blanchett como Valka
Gerard Butler como Stoik
America Ferrera como Astrid
Djimou Hounsou como Drago
Jonah Hill como Snotlout
Craig Ferguson como Gobber


En una industria que busca ante todo obtener ganancias económicas, es muy agradable encontrarse con este tipo de películas, que no solo ofrecen un alto nivel artístico -la animación es sensacional- sino que desarrollan una historia de manera inteligente, con giros oportunos y profundizan en los aspectos emocionales de sus personajes. El cine de animación actual suele carecer de un nudo narrativo real, las situaciones son muy simplistas y se recurre a los efectos especiales o "adornos" para completar la trama. Estados Unidos, liderado por Disney tiene mucha responsabilidad de ello, algunas de sus películas recientes logran un concepto artístico interesante, pero el argumento es harto repetitivo. En Europa, Latinoamérica y Asia, cada vez se encuentran más propuestas diferentes, no todo es Hollywood. En este marco, Dreamworks nos ofrece una secuela -el proyecto está pensado para ser una trilogía- que mantiene una coherencia narrativa y explora otras aristas.

Del primer filme me sorprendió el diseño de personajes, una atrevida propuesta que ya era hora de que se hiciera. El personaje masculino -Hiccup- era descrito desde la emotividad, los afectos; mientras que el femenino -Astrid- lo era desde la agilidad física, la fortaleza. Un intercambio de los roles tradicionales que de forma sexista se suele socializar a las personas. Los filmes dirigidos a un público infantil tienden a reproducir estereotipos y a disfrazar situaciones sexistas como gags cómicos, por eso es que hay que prestar especial atención al mensaje verdadero que transmiten. En el caso de las dos películas de esta saga, gratamente nos encontramos con una ruptura de ese esquema. Ni el protagonista es un macho alfa lleno de testosterona que enfrenta adversarios y los somete bajo la ostentación de poder; ni su contraparte femenina andan correteando detrás de su "amado" varón/héroe. Existen situaciones en los personajes secundarios que sí recaen en estereotipos, pero al menos no son la norma en el filme.


Esta saga de películas hay que entenderlas como "a comming of age story", es decir, como un relato de transición en el que el protagonista y sus amigos pasan de la adolescencia a la adultez. Hiccup tiene que encontrar su propio camino, no el de su padre o el de su tribu, por eso Astrid le indica que la respuesta la tiene dentro de sí -señalándole el corazón-. Junto a él, sus compañeros también tienen que tomar decisiones trascendentales, como el salvar -nuevamente- a la aldea, en una escena muy representativa, los jóvenes son ayudados por dragones bebés, indicando el relevo generacional.
 
La historia transcurre cinco años después de los eventos que se narraron en la primera película, emprendemos una nueva aventura en el pueblo de Berg, sus habitantes ya no cazan dragones sino que conviven con ellos, son sus mascotas y compañeros de juegos, trabajo y en algunos casos, hasta mejores amigos. 

La convivencia entre humanos y dragones se hizo posible gracias a Hiccup y sus amigos, pero el conflicto padre-hijo se mantiene, ahora el tema es el traslado del poder, Stoik quiere que su hijo sea el jefe de la tribu, mientras que Hiccup y su furia nocturna prefieren explorar el mundo, conocer otros lugares. 


La película se nutre de nuevos personajes que permiten desarrollar nuevos niveles emocionales. El dibujo de estos recuerdan un poco el filme de Miyazaki "Mononoke Hime" (1997). Un cazador de dragones, una domadora y protectora de estas bestias y un villano, Drago, un personaje oscuro quien está resentido y busca venganza. Drago amenaza la paz de Berg y del resto del mundo, para los adultos la solución es la guerra, pero para Hiccup es la paz, el consenso, el diálogo. De manera interesante, el director decide dividir a los personajes en diferentes grupos y cada uno va descubriendo elementos del marco general, en ese proceso van descubriendo aspectos de sí mismos. Esta estructura el director la toma de la trilogía original de Star Wars, específicamente del Imperio Contraataca (Irvin Kershner, 1980). Como se mencionó antes, parte de la ruptura del estereotipo sexista es el no mostrar acciones en el que un personaje depende de otro; acá Hiccup y Astrid liderarán, cada uno, a un grupo, tendrán sus propias aventuras y desafíos y en el final, estarán unidos para enfrentar el enemigo en común. 

Narrativamente, el filme tiene un par de baches que afectan el ritmo, en la primera parte se abusa de la banda sonora para crear un elemeno que integre las escenas, sin embargo, la música va mejorando y no es tan protagonista. El otro bache tiene que ver con la domadora/protectora de dragones, en una escena el director cede a la tentación de usar una canción, algo muy típico en el cine de animación estadounidense, la misma se extiende mucho. Fuera de esos detalles, argumentativamente la película es sobresaliente, un manejo de la perspectiva que brinda diferentes ángulos y transporta al espectador a un espectáculo aéreo, como si volase junto a los dragones. La edición es muy buena, acelera el filme en momentos claves por lo que pasa de un ritmo de aventuras a otro de filme de acción.


Para esta película, los estudios Dreamworks utilizaron software nuevo, especialmente para mejorar la animación de los movimientos faciales. Los programas "Premo" y "Torch" son parte del nuevo software "Apollo" que permite mayor rapidez de trabajo y una mejor aproximación al movimiento real de las gesticulaciones. El resultado es sorprendente, no solo a nivel del trazo de los personajes y su movilidad; sino también con los dibujos y animaciones de los fondos. Las dos partes de "Como entrenar a tu dragón" son de las mejores animaciones en la historia del cine estadounidense, si en la primera parte destacaba el uso de efectos lumínicos para ambientarnos de acuerdo al lugar y al momento del día/noche en que se llevaba a cabo la escena, en esta nueva película el espectador puede percibir diferentes texturas, ya sea la tela de la ropa, el cuero, la madera, la piel de los dragones; la superficie del mar, hay tal variedad que el ojo va perdiendo la noción de que está viendo una animación. Las transiciones entre escenas, especialmente las que muestran una mayor velocidad, son muy limpias y eso brinda fluidez tanto a los movimientos de los personajes como a la historia en sí.

El mensaje de defender la paz y la cohabitación entre especies es muy noble, aunque Dean DeBlois opta por una aproximación más trágica, algunos eventos sorprenden porque no es lo usual en el cine estadounidense de animación -exceptuando las propuestas underground-. En general hay un buen balance entre la acción, la aventura y el desarrollo de personajes y situaciones, el filme hay que agradecerle que se preocupa por contar una historia nueva y concluirla, no hace lo de otras trilogías que deja muchos cabos sueltos para ir explicándolos en las siguientes entregas.



Tanto esta película como su antecesora son recomendadas para quienes trabajen o eduquen a niños y niñas, hay muchas posibilidades de análisis, mensajes y diversas tareas que se pueden hacer a raíz de los temas que los filmes muestran. Entre ellos están las relaciones paterno-filiales, prevención de acoso escolar, roles asignados a las personas de acuerdo a sus características biofísicas; expectativas de los padres/responsables. Se recomienda prestar especial atención al mensaje de paz y respeto a las diferencias. En la segunda parte, aunque hay un interés de mostrar que la cohabitación es posible, la resolución del conflicto con el "villano" es a través de la violencia, esto funciona en términos cinematográficos, pero es recomendable retomar ese final y explicarle a los menores la importancia de una vía de resolución de conflictos no violenta. Finalmente, se puede trabajar el tema del duelo.


Avance de la película:


1 comentario:

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.