domingo, 4 de mayo de 2014

Prisión




 
Título original: Fängelse. Suecia (1949). B/N
Director: Ingmar Bergman
Guion: Ingmar Bergman
Cinematografía: Göran Strindberg
Montaje: Lennard Wallén
Música: Erland von Koch
Duración: 79 minutos


Elenco:

Doris Svedlund como Birgitta Carolina
Birger Malmsten como Thomas
Eva Henning como Sofi
Stig Olin como Peter
Irma Christenson como Linnéa
Hasse Ekman como Martin Grandé
Anders Henrikson como Paul



En tan solo cuatro años, Bergman dirigió siete películas; "Prisión" fue la sexta. Las primeras obras fueron adaptaciones del teatro al cine, reflejando esa faceta del director sueco, pero no fue hasta "Prisión" cuando escribe en solitario un guion original. Este filme también significó el reconocimiento de la crítica y el público sueco, se trata pues, de los inicios de una gran carrera cinematográfica que nos dejó enormes películas.

Aunque tiene algunos baches narrativos, "Prisión" define lo que sería el futuro cine bergmaniano, estableciendo el germen de los temas que encontraremos en su cine: la angustia existencial, la lucha entre vida y muerte, los conflictos de pareja; además de las claves simbólicas en la estructura narrativa con que construye sus filmes. Ya en prisión vemos secuencias oníricas y la representación de la muerte como personaje (escena en la que Thomas muestra a Birgitta una película muda, una comedia de slapstick, en la que la muerte es uno de los personajes) por primera vez en su filmografía.

La película comienza con una toma panorámica en la que vemos a un hombre caminando, la ambientación en el cine de Bergman es de máxima importancia, establece el tono del filme así como las relaciones afectivas de los personajes, por lo que la soledad y las condiciones ambientales adversas que se perciben al inicio no son gratuitas y van a ser consecuentes con la historia que estamos por ver.

Las siguientes escenas nos revelan un set de filmación, en un receso se nos muestra al hombre que caminaba el inicio, se trata de un profesor de matemáticas que viene saliendo de un manicomio y que es el exprofesor del director de cine, a quien le lleva la idea para un guion. Esta consiste en describir la tierra como un infierno en el que el diablo lo domina todo. El profesor Paul dice: "La vida es como un arco cruel y sensual, desde la cuna hasta la tumba. Una gran obra cómica de arte. Hermosa y terrible al mismo tiempo, sin clemencia ni significado".

Bergman nos recuerda que todo esto ha sido un prólogo y un narrador en voz en off nos lo dice, nombra al reparto y equipo técnico, además nos indica que han pasado seis meses. Con un traveling elegante, pero con una estructura algo torpe, el director nos introduce a otro de sus temas preferidos, el cine dentro del cine, o el teatro dentro del cine.

El gran trabajo de iluminación y fotografía permiten explorar los estados psicológicos de los personajes a través de las sombras.

La vida de cuatro personas se entrecruzarán para mostrarnos los problemas de pareja que tienen. Birgitta es una adolescente que es prostituida por Peter y la hermana de este (Linnéa); mientras que la relación entre Thomas y Sofi es complicada debido al problema de alcoholismo de él. La estructura de espejo característica del director escandinavo funciona para exponer los contrastes entre personajes y el reflejo distorsionado que la sociedad tiene de ellos. Los problemas emocionales se trasladan del espacio personal, intrapsíquico, a la sociedad, por eso el director nos muestra tomas de la cotidianeidad en las escenas de transcición, un mundo ajeno y distante al drama que viven los protagonistas.

Conforme las peleas se hacen más insoportables, las parejas se separan, llevando consigo secretos que marcarán su futuro. El director sigue jugando con la dualidad, así, mientras Sofi golpea a Thomas y le deja, vemos cómo la policía llega a arrestar a Birgitta. El declive de sus relaciones marca un punto de giro de la película, pasamos a observar los intrincados miedos y angustias que no les dejan respirar.

En una secuencia onírica, Birgitta -que antes le ha contado el inicio del sueño a Thomas- se debate entre el pasado y el futuro, es un sueño que revela cosas pasadas, pero a la vez es premonitorio, en el que la culpa por lo que le ha sucedido y el conflicto con Peter y Linnéa la lleva a intentar escapar; la sociedad se convierte en un bosque de personas, sombras que la miran y juzgan. El diseño de sonido con efectos sonoros y el uso de la neblina hacen más irreal la secuencia, más claustrofóbica y agobiante para Birgitta.

Bergman utiliza un encuadre muy teatralizado, el escenario y los personajes parecen hablarnos desde un teatro. Poco a poco el director se volverá más cinematográfico y con mejor fluidez en la transición de las escenas. En "Prisión", Bergman fue encontrando el sentido artístico de sus propias angustias, en posteriores películas irá depurando la técnica y estableciendo un balance entre lo formal y el contenido. La utilización del primer plano es vital para marcar un ritmo en el filme, permitiendo acentuar los momentos más dramáticos.

En este escena el enrejado asemeja un confesionario, el papel del confesor le corresponde al espectador quien observa desde una posición privilegiada la escena y está seguro en la distancia.

El trabajo de fotografía de Strindberg, quien venía trabajando con Bergman en sus filmes anteriores, es sobresaliente, logra plasmar ese mundo-prisión en el que habitan los protagonistas, con un uso adecuado de la neblina para volver más cargada la atmósfera y revelar el contraste entre la oscuridad y la luz. La idea del reflejo en un espejo está constantemente en la película: hay dos embarazos de mujeres jóvenes con finales distintos; hay un juego entre dos parejas, en el que hay un intercambio momentáneo. También, hacia el final, Thomas vaga por la ciudad y ve su rostro distorsionado por el agua.

El título, por si alguien no la ha adivinado, hace mención a la prisión interna (miedos, vicios, sentimiento de culpa) y externa (el mundo en su totalidad). Recordemos la construcción del escenario en la secuencia final, la cuidadosa disposición de la luz tiene la intención de reflejar que Birgitta se encuentra en una cárcel, cuya única salida será la muerte; el haz de luz que entra por la ventana cuando Peter levanta su cuerpo así lo demuestra. Entonces regresamos al set de filmación y tal como inició el filme, Paul llega para preguntar a su expupilo si va a filmar su película; y ante la negativa del realizador, queda abierta la interrogante, si el diablo habita y domina la tierra, solo dios podrá hacer algo al respecto, el problema es: ¿existe dios? "Prisión" indica que nunca ha existido o, en caso de hacerlo, no le importa la humanidad ni sus problemas.

En la sociedad sueca de finales de los cuarenta, "Prisión" es un reclamo de un joven director -Bergman tenía 31 años al estrenarse la película- sobre las conductas sexistas que él entendía se daban con frecuencia, de la vida familiar a la vida en comunidad, se trasladan los problemas emocionales impidiendo a la persona realizarse y enfrentándose a una angustia que le obligará a desear y temer la muerte por partes iguales.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.