viernes, 25 de abril de 2014

Short term 12




Título original: Short term 12. EE.UU. (2013). Color
Director: Destin Cretton
Guion: Destin Cretton
Cinematografía: Brett Pawlak
Montaje: Nat Sanders
Música: Joel P. West
Duración: 96 minutos

Elenco:

Brie Larson como Grace
John Gallagher Jr. como Mason
Rami Malek como Nate
Kaitlyn Dever como Jayden
Kevin Hernández como Luis
Lakeith Lee Stansfield como Marcus

Premios:

Festival Internacional de Loncarno: mejor actriz, premio del jurado ecuménico, premio del jurado joven, mención especial
Festival Internacional de Valladolid: premio de la audiencia


El director Destin Cretton se graduó con un cortometraje del mismo nombre en el 2009, para realizarlo él hizo un voluntariado de dos años en una casa de cuido para chicos con problemas psicosociales. Para el 2013, dirigió el largometraje basándose en su idea original. La experiencia como voluntario se ve reflejada en la veracidad de las acciones narradas, pequeños detalles que crean una atmósfera creíble, densa y dramática de la que el espectador no escapa.

La mayor diferencia entre el cortometraje y la película, es que el protagonista pasa de ser un hombre a una mujer. Además, de variar el elenco. Solo Lakeith Lee Stansfield repite. El filme narra las vivencias de un grupo de cuidadores en un centro de atención para jóvenes con conflictos psicosociales, los encargados no dan terapia ni son policías o similar, eso queda claro cuando Nate (Rami Malek) ingresa al trabajo voluntario y le explican la forma en que proceden y el tipo de atención que brindan. Básicamente, están para ser padres sustitutos de los chicos, atender sus necesidades y evitar que entren en conflictos, sea entre sí o con la sociedad, para ello ofrecen diferentes actividades recreativas. Las normas son muy estrictas y van desde el uso de un lenguaje no ofensivo hasta la prohibición de abandonar las instalaciones. Conforme la historia avanza, entendemos que los cuidadores también pasan por sus propios problemas, algunos con un pasado similar al de los jóvenes a quienes atienden ahora.


"Short Term 12" es una gran película, muy bien actuada, especialmente por Brie Larson que hace una interpretación sensacional, muy emotiva, transmite mucho con su mirada y la fuerza de sus movimientos, su rol exigía mucho de ella, a partir de su personaje la película se cohesiona, permitiendo conocer las diferentes subtramas. El resto del elenco es muy sólido, hay una gran dirección de actores, teniendo en cuenta que algunos de los jóvenes que interpretan a chicos con problemáticas diversas nunca habían actuado.

El director evita caer en juicios morales, tampoco conocemos las razones por la que algunos de los muchachos están institucionalizados, ni vemos la atención terapéutica. El objetivo es mostrarnos la realidad en que viven, ya mucho se ha visto en el cine los procesos terapéuticos y las consecuencias familiares o legales de actos violentos, por lo que "Short term 12" deviene filme agradable. Eso sí, hay escenas muy fuertes, interpretadas con gran realismo, para evitar un tono excesivamente depresivo, se re-editó el metraje original que llegaba casi a dos horas, por la versión de poco más de hora y media. Las escenas eliminadas mostraban más conflictos y choques entre los protagonistas. El guion plantea momentos para reducir la tensión, estos nos muestran principalmente a Mason (John Gallagher Jr.).

Paralelamente al ingreso de Jayden (Kaitlyn Dever), Grace (Brie Larson) empieza a tener dificultades para sobrellevar su vida, muchas decisiones difíciles tendrá que tomar y viejos recuerdos le atormentan. Mientras habla con Jayden para calmarla y darle apoyo, ella está a la deriva y rechaza la ayuda que le quiere dar Mason. Más allá del motivo dramático del filme, resulta interesante conocer las motivaciones y los problemas personales de quienes dan ese servicio de asistencia y cuido, puesto que permite repensar el rol de la institución y el estado en la asistencia para personas con problemas psicosociales. ¿La distribución del trabajo es la correcta? ¿Quienes brindan terapia están al tanto de la realidad de esos jóvenes? El modelo de intervención es vital para la reinserción social, en este sentido vemos en la película un paradigma humanista de atención, en el que no se juzga, pero no se permiten agresiones (hacia sí mismo o hacia los otros); un abordaje que busca que los jóvenes verbalicen sus problemas y se les da un respeto hacia su espacio personal. En varias escenas observamos cómo hay una transgresión de la privacidad, impulsada por una normativa que busca evitar situaciones de riesgo, por ejemplo, no pueden tener la puerta cerrada, no se les permiten ciertos objetos, se les revisa constantemente sus habitaciones, se leen los diarios, etc.


Como es usual en los filmes de corte independiente, hay una estética que refleja la época en que se realiza la película y en la que transcurren los hechos. En este sentido, la película puede considerarse forzada por la manera en que plantea una relación sentimental, ciertas actitudes y el cómo interactúan entre sí tienen esa influencia del cine indie. Los diálogos y el humor de esas escenas funcionan en ese contexto, pero puede que no agrade a cierto público. El final es condescendiente a propósito, una intención de crear un panorama más positivo de esa realidad que el filme trata de reflejar, ante un desarrollo que fue más dramático, un intento de balancear los contenidos.


Avance de la película:


Sesión de preguntas con el director y el elenco:


Mesa redonda con el elenco y director:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.