viernes, 3 de enero de 2014

The act of killing






Título original: The act of killing. Dinamarca - Noruega - UK - Finlandia (2012). Color
Dirección: Joshua Oppenheimer, Christine Cynn y un "anónimo"
Cinematografía: Anónimo, Carlos Arango de Montis y Lars Skree
Montaje: Nils Pagh Andersen, Erik Andersson, Charlotte Munch, Janus Billeskov, Ariadna Fatjó-Vilas y Mariko Montpetit
Música: Elin Øyen Vister, Simon Thamdrup Jensen y Karsten Fundal
Duración: 122 minutos (versión de cine), 159 minutos (versión del director)
 
Premios:
 
Premios Asia Pacific: mejor documental
Festival Internacional de Berlín: Premio de la Audiencia y Premio del Jurado Ecuménico
Premios Europeos de Cine: mejor documental

Creo que nunca antes había tenido tanto problema para calificar un documental, la mayoría de los trabajos de este género que he visto son muy claros en su propuesta, esto no significa que "The act of killing" no lo sea, sino que es tal la maestría para adentrarnos en la retorcida mente y psicología de asesinos en masa que resulta chocante, por momentos desagradable de ver y repulsiva. Y es que el guion nos permite observar cómo se perpetraron crímenes en Indonesia durante 1965-1966, contrario a otros documentales en los que veríamos entrevistas e imágenes de archivo; acá los protagonistas recrean una película porque se sienten orgullosos de los asesinatos y quieren que los jóvenes recuerden la historia, sobre el cómo mataron a miles de comunistas; en este punto la película adquiere tintes políticos impresionantes, máxime cuando Anwar Congo explica que no le importan los organismos internacionales ni las sanciones, más que cinismo, sus declaraciones demuestran el grado de psicopatía que tiene, en absoluto considera que ha hecho algún mal, simplemente era algo que "se tenía que hacer".

La fotografía a cargo de Carlos Arango de Montis, Anónimo y Lars Skree, es vital para el desarrollo del filme. Los hermosos escenarios contrastan con la retorcida mentalidad de sus protagonistas quienes en su afán por realizar un documento fílmico (The act of killing es una especie de cine dentro del cine) buscan el mayor grado de realismo, sin importar las secuelas psicoafectivas para las mujeres y niños que "convencieron" para que fueran extras (media el terror que ejercen entre la sociedad civil).
 

La versión extendida (2 horas con 39 minutos) puede resultar cansada, máxime porque se repite temáticamente y las escenas que representan el cómo torturaban se extienden mucho.

Los directores no son vistos durante el metraje, pero sí los oímos en algunos momentos, principalmente al recibir indicaciones de los protagonistas sobre cómo deben filmar o representar una escena. Resulta interesante esta variante de la técnica documental, en la que los protagonistas parecen tener todo el control, como si se tratara de un filme propagandístico, pero que en realidad demostró al mundo y en particular a los habitantes de Indonesia la crueldad y la barbarie de sus dirigentes políticos. El documental también sirve como lección de historia, no de la manera en la que los miembros de las Juventudes Pancasila (que por cierto, no distinguí ningún joven en la organización) querían, sino para desnudar cómo toda una élite política del presente, logró su posición a base de matanzas y utilizando a personas que solo destacaban por su crueldad.

Werner Herzog (coproductor del filme) declaró "No he visto una película tan potente, surreal y terrorífica en al menos una década"
 
Anwar Congo mostrándole parte de la película a sus nietos
 
Avance del documental:
 
 
Entrevista con el director Joshua Oppenheimer (inglés):

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.