sábado, 4 de enero de 2014

Oh boy




Título original: Oh Boy. Alemania. (2012) B/N
Director: Jan Ole Gerster
Guion: Jan Ole Gerster
Cinematografía: Philipp Kirsamer
Montaje: Anja Siemens
Música: Cherilyn MacNeil, The Major Minors
Duración: 83 minutos

Elenco:

Tom Schilling como Niko Fisher
Marc Hosemann como Matze
Friederike Kempter como  Julika Hoffmann

Premios:

Premios Europeos de Cine: Descubrimiento del Año
Premios alemanes de cine: Mejor película, mejor actor, mejor actor de reparto, mejor director, mejor guion, mejor música
Asociación de críticos de cine alemanes: mejor ópera prima, mejor música


Sorprendente descubrimiento resultó ser "Oh boy", la ópera prima de Jan Ole Gerster y además su proyecto de tesis de la Academia de Cine y Televisión Alemana. Un filme más cercano al cine independiente estadounidense o la Nueva Ola Francesa de directores de culto, que al actual cine alemán.

Con un poder visual merced a la excelente fotografía en blanco y negro, el director nos muestra una ciudad alemana que bien podría situarse en cualquier parte del mundo, el personaje principal, Niko, es una rara mezcla godardiana y jarmuschiana; con el desapego del primero y la libertad de expresión del segundo. La ciudad es retrata como una gran masa, espacio en el que se sucede la historia, pero ajena en todo momento al personaje, no se trata de la Manhattan de Woody Allen, siempre presente en el relato con una finalidad ulterior, acá es más bien testigo ominoso de un joven que está evitando el colapso total.

Jan Ole Gerster, amalgama lo clásico del cine francés (Nueva Ola) con propuestas independientes estadounidense, como si se tratase de un filme de Cassavettes o de Jarmusch, el director nos conduce a través de Niko a diferentes espacios: un café, una estación de metro, un bar, un servicio sanitario dentro de un teatro, etc.; existe una vorágine en la expresión visual de esta película que se traduce en una incesante búsqueda de Niko por algo que ni él mismo sabe qué es. Hay también un humor fino que hilvana la acción, durante el metraje el protagonista intenta evitar el alcohol y busca tomar una taza de café, mas le es imposible por las razones más absurdas, pero aún así versosímiles.


También están presenten los compañeros en este viaje no planificado, desde un amigo actor que no actúa, un vecino que insiste en contarle su vida privada, hasta una excompañera de los años de estudio, antes obesa y ahora delgada, que intenta acercarse a Niko; personajes que se encuentran en las antípodas de un espectro emocional que refleja la visión de mundo del director; un universo nostálgico, en el que se siente que falta algo, pero no se sabe qué es ni cómo encontrarlo.

Tom Schiling hace un muy buen trabajo, actor con trayectoria principalmente en la televisión de su país. Logra reflejar ese vacío motivacional que tiene Niko, el filme nos indica que durante su vida ha ido abandonando diferentes actividades, su padre, harto porque dejó la universidad decide quitarle la subvención económica, por lo que Niko, un adulto joven sin trabajo ni nadie que lo mantenga tendrá que decidir qué hace. Sin embargo, la película tampoco busca abarcar mucho, el metraje se reduce a un día en la vida de Niko, lo justo para contarnos su historia.

Otro aspecto por destacar es la banda sonora, ritmos de jazz acompañan a Niko por las calles de Berlín -que repito, pueden ser las calles de cualquier ciudad-, esa melodía vitalista llena de tonos tanto nostálgicos como alegres, irrepetibles y azarosos como la vida del propio Niko.

Una película con una estética muy trabajada, filme nuevo que huele a viejo, con fino humor, ironía y momentos reflexivos, en la revista Cine invisible, Carlos Loureda describe una escena: "...(una interesante conversación con un compañero de barra de bar que aborda el pasado del país, hecho poco habitual en el reciente cine alemán), a primera vista, ligero, pero que aporta mucho más de lo que promete" (entrada del 4 de noviembre del 2013).




Avance de la película:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.