domingo, 12 de enero de 2014

A propósito de Llewyn Davis




Título original: Inside Llewyn Davis. EE.UU.-Francia (2013). Color
Directores: Ethan y Joel Coen
Guion: Ethan y Joel Coen
Cinematografía: Bruno Delbonnel
Montaje: Roderick Jaynes (pseudónimo de los hermanos Coen)
Dirección de arte: Deborah Jensen
Duración: 104 minutos

Elenco:

Oscar Isaac como Llewyn Davis
Carey Mulligan como Jean
Justin Timberlake como Jim
Adam Driver como Al Cody
Max Casella como Pappi Corsicato
Ethan Phillips como Mitch Gorfein
Robin Bartlett como Lillian Gorfein
John Goodman como Roland Turner
F Murray Abraham como Bud Grossman


Tres años después de la incursión en el género western con True Grit, los hermanos Coen regresan con una de sus mejores películas, un filme que resume lo que ha sido su filmografía.

En esta ocasión la acción transcurre a inicios de la década de los 60's, nos ubicamos en un frío invierno en Nueva York, como es recurrente en el cine de los Coen, la historia estadounidense del siglo XX es retratada por su cámara y con un humor irreverente, anteriormente habían situado sus peliculas en los años 30 (Miller's crossing, Oh hermano ¿dónde estás?), los 40 (Barton Fink, El hombre que nunca estuvo ahí); los 50 (The hudsucker proxy); los 60 (A serious man) y los 80 (Fargo, No country for old men).

En "Inside Llewyn Davis" los directores nos narran el anti sueño americano desde la óptica de un músico callejero quien lucha por sobrevivir, vagando de casa en casa en busca de un sofá en el que pueda dormir, es un gato callejero a la espera de la bondad de sus amigos. Sin embargo, sus decisiones y el entorno hacen de él un ser errante a la deriva del destino. La estructura circular del filme recuerda la novela de Joyce, Ulises; pero también guarda similitud con la Odisea de Homero. Llewyn es un moderno Ulises joyceano, el inicio y final de la película lo ubican en la misma posición, tras una semana de peregrinaje sin ningún avance interno o externo, es un personaje acabado. Y por otro lado, tenemos al gato (que en el filme le llaman Ulises), que se acerca al Odiseo homérico y quien en la misma semana logra regresar a su casa, así como Odiseo regresa a Ítaca.


Esta estructura que a priori parece enredada y confusa, deja de serlo en manos del talento de los Coen, quienes con sapiencia hilvanan su obra con la maestría de los grandes. Cual titiriteros, llevan a Llewyn a través de diversas situaciones cada cual más absurda, cruel y desmotivante que la anterior; aún así, tratan al personaje con más delicadeza que a otros en su filmografía.

La dirección de arte es uno de los puntos más altos del filme, vemos un Nueva York frío, de tonos grises y cafés, árboles con ramas sin hojas, la nieve y la lluvia son constantes, el mundo externo devora al protagonista, lo limita tal como lo hace el determinismo en la literatura. Llewyn dice al iniciar una canción "Si nunca fue nueva y nunca envejece, es una canción folk"; esa atemporalidad de su música, es la misma de su persona, su viaje es hacia ningún lado y sin ningún propósito, esa la forma en que sobrevive.

El ritmo del filme está estrechamente ligado al tempo de una canción de bluegrass, de forma cadenciosa música y película se desarrollan, los directores no se apuran para narrar, al contrario, se toman su tiempo, lo disfrutan y hacen que el espectador disfrute de esas pausas, tan necesarias ante las producciones comerciales de ritmo acelerado y vacuo de ideas. A través de la música el protagonista expresa su mundo interno, aquel que está oculto tras su pobre abrigo y su bufanda.


Aunque en esta película los Coen no contaron con su colaborador usual, Roger Deakins (fotografía); el trabajo de Bruno Delbonnel es sobresaliente, sin él, la película no tendría ese nivel de ironía visual, de pragmatismo narrativo por momentos (escenas de interiores en las habitaciones) y de misticismo en otros, principalmente cuando el filme adquiere elementos del cine noir, tan usual en la carrera de los directores; la niebla en escenas de exteriores y la iluminación en las escenas del bar -atinadamente llamado The Gaslight- son ejemplo de ello.

Filme completo, agridulce, con diálogos excelentes y de humor fino. Todo esto no se hubiese logrado sin la enorme actuación de Oscar Isaac, el guatemalteco que está conquistando elogios por todos lados, lo suyo es un trabajo concienzudo, adopta al personaje y lo introyecta, su mirada es una mezcla de nostalgia con incredulidad; su voz un canto desde el alma, desgarrado. Toda la película está sobre sus hombros, cual gigante y no tuvo problemas para hacerlo. Sus coprotagonistas no tienen la habitual prescencia que los Coen les otorgan, acá rotan al servicio de la historia y funciona por el compromiso de estos. Escenas absurdas como la de la compañía de discos con una secretaria anciana y un ejecutivo sordo; en otra todos los presentes llevan anteojos menos el protagonista. Una fuerte conexión entre Mulligan e Isaac (previamente habían trabajado en Drive de Nicolas Winding Refn), muy bien ella, convincente, capaz de mostrarnos diferentes rostros y de hacerlos creíbles. Timberlake sale poco, lo hace bien, hay una dirección de actores precisa y le saca justo lo que quieren, no importa si es un joven cantante o consumados actores (John Goodman, F. M. Abraham).

La banda sonora es nota aparte, exquisita, un placer para cualquier melómano. Llewyn Davis es un personaje ficticio, aún así, los directores tomaron referencias del cantante Dave Van Ronk y la escena musical de los 60's como punto de partida para la historia, un país estancado en el que la música se alzaba para pedir una revolución; similar a como lo hizo Jack Kerouac en 1957 con su novela "En el camino", con la cual el filme guarda algunas semejanzas, pero de forma más cruel, si en la novela Dean y Sal encuentran en el camino una forma para combatir su aburrimiento y observan las diferencias sociales del país, tienen dificultades, pero también encuentran momentos de regocijo; en la película, el único viaje que hace Llewyn (de Nueva York a Chicago) está marcado por una nueva desilución, el clima también es representativo, pasa del viento y el frío neoyorquino, a la lluvia y la oscuridad de Chicago; para al final regresar más abatido de cómo se fue.


Avance de la película:


Entrevistas con los directores y el elenco:





1 comentario:

  1. Como escribe Yoshua, es película completa, como también lo es esta crítica que él escribe: completa. Voy a recomendar su lectura en mi blog. Gracias.

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.