domingo, 17 de noviembre de 2013

Puerto padre





Título original: Puerto padre. Costa Rica (2013). Color
Director: Gustavo Fallas
Guion: Gustavo Fallas
Cinematografía: Fernando Montero
Montaje: Alberto Amieva
Música: Bernardo Quesada


Elenco:

Jasón Pérez como Daniel
Adriana Álvarez como Soledad
Gabriel Retes como Chico


Puerto padre acaparó los premios en el pasado Festival Internacional de Cine Paz con la Tierra, sin embargo, queda la gran incógnita del porqué... El filme plantea una idea interesante: un joven que vive en una isla quiere encontrarse con un familiar al que no conoce y que vive en la costa. El problema es que lo interesante queda en la gestación creativa y el resultado final no es atractivo, las actuaciones muy deficientes y la falta de dinamismo hacen de la película una experiencia aburrida.

El filme tiene muchos problemas de guion, reflejados en un argumento plano sin giros ni puntos dramáticos que agilicen la acción. Los personajes son acartonados y el trabajo de los actores no es el mejor. El joven Jasón Pérez no es un actor profesional, esta es su primera experiencia y no logra sostener a la película por sí solo; también hay que decir que no todo es su culpa, él no elige los diálogos y hay una deficiente dirección de actores. El caso de Adriana Álvarez es peor, puesto que ella sí es considerada actriz. Su personaje se siente como una continuación del que hizo en Gestación (Esteban Ramírez, 2009), no hay introyección del personaje y por lo tanto no logra reflejar nada con el mismo, es la típica "pobrecita" del cine costarricense y es que "Puerto Padre" regresa a la temática de problemas familiares, pero sin explorarlos de forma interesante. La cinematografía nacional se ahoga con estas fórmulas tan poco originales, que pretenden recrear una Costa Rica que se siente falsa.

El resto de actores hacen lo suyo, están mejor representados aquellos quienes representan a trabajadores del puerto.

La fotografía desperdicia los escenarios puntarenenses, hay un abuso del primer plano e incluso una falta de sincronía con la cámara en algunas secuencias en las que se pretende con planos y contraplanos contrastar a los actores, hubiese sido mejor un plano medio en el que ambos estuvieran en cuadro y así el espectador aprecia mejor la escena.

Esta crítica no da para más, la película no da para hablar de algo más. "Puerto padre" no es la peor película costarricense, hay muchas peores, pero no coman cuento, no se trata de "la película que va a marcar un giro en la cinematografía nacional" como se mencionó en la presentación del filme. Estas historias de una Costa Rica bucólica, están desfasadas, en todo caso si se quieren hacer sería mejor que adaptasen los texto de Carlos Luis Fallas, Carlos Salazar Herrera, Joaquín García Monge, entre otros. Hacer películas con un descarado tono melodramático no es la solución, así no se va a crecer como industria ni como arte.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

Renoir




Título original: Renoir. Francia (2012). Color
Director: Gilles Bourdos
Guion: Gilles Bourdos, Jérôme Tonnerre
Cinematografía: Ping Bin Lee
Montaje: Yannick Kergoat
Diseño de producción: Benoît Barouh
Música: Alexandre Desplat
Duración: 111 minutos

Elenco:

Michel Bouquet como Pierre-Auguste Renoir
Christa Theret como Andrée Heuschling
Vincent Rottiers como Jean Renoir
Thomas Doret como Coco Renoir


"Los Renoir no pintan un mundo negro. Los cuadros deben ser amables y alegres".  Esa sentencia, dicha por Pierre-Auguste Renoir, marca el tono de esta película. Bourdos no filma un biopic, solo nos cuenta un par de años en la vida del pintor, en sus últimos años, mientras vivía en La Costa Azul. El artista tampoco es el protagonista del filme, su hijo, Jean Renoir, quien fue un reconocido cineasta, tampoco lo es. La estructura de la película gira en torno a la figura de Andrée, la última musa del pintor y la primera del cineasta.

Ese complicada relación es narrada con aplomo por parte de Bourdos, quien mantiene la coherencia narrativa, eso sí, el filme toma por momentos tintes melodramáticos que afectan el desarrollo de la historia, principalmente por el romance entre Jean Renoir y Andrée. Quitando esos momentos melosos, "Renoir" es un filme con una dirección de arte exquisita que nos permite reflexionar a través de la obra pictórica aspectos sobre la vida, la muerte y la realización artística.


El encuadre busca siempre mostrarnos los exteriores como parte de una obra del pintor, hay un cuidado especial en el uso de los colores, predominan los tonos rojizos y amarillentos en vestuario e interiores, mientras el verde predomina en los exteriores. La fotografía busca representar el universo cromático de Pierre-Auguste, en concordancia con la narración y el devenir de los personajes.

Mientras el padre encuentra en Andrée una nueva razón por pintar, crear y reafirmar su visión de mundo: "La pintura para hacer feliz, como fiesta para los ojos" (Feist, Peter. (2011). Renoir. Ed. Taschen); su hijo, Jean, interpretado por Vincent Rottiers, regresa de la guerra para recuperarse de una herida; si el padre busca representar la vida, el hijo es atraído por la muerte, sin embargo, ambos encuentran en Andrée un punto de unión. Ella es un trofeo que se comparten los Renoir para dar sentido a su vida. La belleza de la actriz Christa Theret es consumida por lor Renoir, sus sueños y expectativas dependen de la decisión de estos y su triste final es evidencia de ello.

Entre las actuaciones destaca el veterano Michel Bouquet, con mesura de movimientos y una honestidad en su mirada que nos hace creer que en verdad es el pintor. Theret, por su parte, hace un gran trabajo, un torbellino que se va apagando conforme se enamora (no porque actúe mal, sino porque es el desarrollo de su personaje). Mientras que Rottiers interpreta un personaje más vulnerable y quien no tiene definido lo que quiere, su actuación no es tan sólida como la de sus compañeros.

"Renoir" es un filme sensible, narrado de manera formal, con gran sentido artístico en el que, curiosamente, el director contó con la ayuda de Guy Ribes, un falsificador de arte, para recrear las pinturas de Renoir. También es la historia de una familia de artistas con problemas entre sí, con un padre ausente, cuyo deseo por las mujeres hace que estas pasen de ser sus musas, a ser las mucamas; esto crea en sus hijos un sentimiento de abandono que tratan de compensar en la guerra -caso de los mayores- o anhelando el afecto -caso del menor, Coco-. En cualquier caso, todos los personajes se encuentran realizando una búsqueda que los llevará por diferentes caminos...



Avance de la película (subtitulado):