domingo, 20 de octubre de 2013

Trabajadores




Título original: Workers. México - Alemania. (2013). Color.
Director: José Luis Valle
Guion: José Luis Valle
Cinematografía: César Gutiérrez Miranda
Montaje: Óscar Figueroa
Duración: 120 minutos

Elenco:

Jesús Padilla como Rafael
Susana Salazar como Lidia
Bárbara Perrín como Elisa
Sergio Limón como Severino
Vera Talaia como la patrona
Adolfo Madera como Emilio
Giancarlo Ruiz como el gerente


"Trabajadores" solo viene a confirmar el buen momento que atraviesa el cine mexicano, no solo a nivel técnico, sino también a nivel artístico, con películas sugerentes con identidad propia y que se alejan de las temáticas comerciales. 

La película de José Luis Valle es inteligente, con un humor sutil que entre líneas lanza una mordaz crítica contra los patrones adinerados, sean una multinacional o una familia. El trasfondo de la división de clases está presente, una desigualdad que comparte toda América Latina y que carcome a la sociedad.

El argumento nos narra las experiencias respectivas de Rafael y Lidia, el primero un conserje en una fábrica Phillips que sueña con el momento de jubilarse; la segunda, una doméstica que atiende a una señora mayor y a su perra. Mientras Rafael es obligado a seguir trabajando (como si fuera un regalo de la compañía) debido a su condición de inmigrante y sin importar sus méritos laborales; Lidia, junto al resto de compañeros (otra doméstica, un par de jardineros y un chofer) se verán denigrados a servir a la perra de la difunta, la metáfora es clara, en la sociedad actual un animal vale más que una persona. No se trata de creer que el ser humano es superior a otras especies, si no que el mensaje gira en torno a la dignidad del trabajo.


Valle continúa una estética de otras películas mexicanas y se coloca a la vanguardia entre directores junto a Carlos Reygadas, Michel Franco o Amat Escalante. Dirige con una cámara que privilegia los cuadros estáticos, los movimientos son pausados, no solo los de la cámara sino también los de los personajes, se nota una dirección de actores que buscaba lograr ese cometido. El ritmo lento coloca al espectador en una posición reflexiva, ¿qué es lo que vemos? ¿Cuál es la intención de la película? Estas y otras preguntas surgen conforme se disfruta del filme. 


La fotografía a cargo de César Gutiérrez es sobresaliente, se nota especialmente en la larga secuencia en la que vemos un anochecer mientras unas personas en Tijuana siguen con su cotidianeidad, el mérito es mayor si se tiene en cuenta que no eran actores profesionales, sino lugareños. Otra escena, de una especial belleza, es cuando vemos un atardecer, cuando han sacado a la Princesa (la perra). La película cuenta con poca música, escuchamos alguna canción que tiene su explicación en el contexto, el resto son sonidos dentro del ambiente específico de lo que vemos.

El trabajo de guión y el diseño de personajes también sobresale, para ser una película de dos horas, mantiene el interés, utiliza el humor con buen tino y va introduciendo cambios en los personajes que se logran apreciar en su totalidad hacia el final. En este sentido también sorprende el uso de las elipsis: el año que transcurre tras la muerte de la patrona de Lidia y los diez años que pasa Rafael aún trabajando en la compañía.

Jesús Padilla comentó los vaivenes que pasó antes de ser confirmado como el actor protagonista. La película primero no contaba con los fondos para producirla, el director obtuvo financiamiento de Alemania, pero para entonces ya habían pasado varios meses tras el primer contacto con Jesús. Al final, se pudieron contactar de nuevo en Tijuana y mientras competía con otro actor por el papel, pudo hacerse con el mismo y logró dar vida a un Quijote contemporáneo. Un hombre maduro que ante la adversidad y la soledad se dedicó con esmero a su trabajo. Día a día su universo personal consiste en acciones repetitivas, un anónimo para los demás que apenas tiene pequeños placeres, entre ellos estrenar un par de zapatos el día de su jubilación. La sencillez de la escena en la que estos se ensucian mientras limpia las letrinas es impactante, es el reflejo de miles de historias que se suceden, de miles de personas que también son anónimas. Pero aún ante la adversidad, Rafael busca crecer como persona, nunca es tarde para aprender y no toda la juventud es desinteresada e individualista, así, tenemos que un joven se ofrece a enseñare a leer en sus ratos libres.

La idea de este personaje está basado en hechos reales, un trabajador de la compañía Phillips en Estados Unidos que se vengó tras no ser jubilado por su estatus migratorio (para saber más sobre su venganza, tendrán que ver la película).

También resulta atractivo la narrativa de dos historias que no se mezclan, cada una tiene su particularidad y su validez, el director se preocupa por dar pequeñas pistas sobre el pasado de los personajes, eso lo vemos en la historia de Lidia y Elisa. Si en la historia de Rafael se nos habla sobre la jubilación, en la historia de Lidia la atención se centra en las relaciones laborales, una familia adinerada que solo sabe vivir con excesos se da el lujo de tener a una perra, Princesa, que vive mucho mejor que millones de mexicanos -y latinoamericanos-. Sin embargo, para Lidia el no tener a la patrona para cuidarla, significa el experimentar un vacío. Su situación y la de sus compañeros se resuelve con el destino de Princesa...


"Trabajadores" es un retrato emotivo de unos cuántos entre tantos obreros, les da una voz, se configura como un cine de denuncia a la vez que entretiene por su calidad artística. Si alguien indica que la película no tiene sentido, le animo a observar con detenimiento la escena inicial y compararla con la última...


Avance de la película:


3 comentarios:

  1. Regreso después de una incapacidad profesional por severo cuadro depresivo. Gracias a quienes no retiraron a sus infantes de mi Escuela y a quienes me comprenden como Ana, Katmarce, DW, Recetas, Roncahuita, Tadeo, Ezequiel, Roy, Julia, Carmen, Eva, Jessi. También agradezco el cariño y el descaro de Hattori Hanzo. A quienes me han insultado y me han enfermado ahora que me siento bien, ahí les dejo esa caricatura:

    http://escueladelaninapochita.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Yo creo que esta película, es aburrida, con una historia muy pobre, donde los recursos técnicos no aportan sino que colaboran en el aburrimiento del espectador. Supongo que lo que has descrito en tu critica puede ser cierto pero muchas de las reflexiones que compartes no existen de manera inmediata en la obra, es decir embelleces una obra por tu interpretación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Abraham. El aburrimiento es un concepto subjetivo, no dudo que te hayas aburrido, en mi caso no fue así, el filme tiene un ritmo lento, está dentro del marco de un nuevo cine mexicano como describí en el artículo; pero mientras unos se pueden aburrir otros nos puede interesar, la historia nos genera emociones y pensamientos diversos. La crítica la hice de acuerdo a lo que percibí y a lo que me generó emocionalmente, que esa es la función de una obra artística. Agradezco tu comentario, es lo bueno que tiene el arte, en este caso el cine, genera emociones y opiniones diferentes. Saludos

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.