lunes, 14 de octubre de 2013

Padre




Título original: Padre. Costa Rica. (2013). Color
Director: Alejo Crisostomo
Guion: Alejo Crisostomo
Cinematografía: Alejo Crisostomo y Pablo Valladares
Montaje: Alejo Crisóstomo
Dirección de arte: Kattia González
Duración: 67 minutos
Música: Alex Catona
Ilustración del afiche: Ana Javier
-Es el mejor afiche para cualquier película nacional hasta el momento-

Elenco:

César Maurel como Emile
Aaron van Schie Soto como Marco


El filme "Padre" del guatemalteco Alejo Crisóstomo es un relato sucinto, que denota el cariño con que fue hecho por parte del equipo de trabajo; el resultado es un cine intimista, que busca crear más preguntas que respuestas.

Teniendo esto en cuenta, se puede analizar la obra como tal. Desde hace varios años, hay un cine latinoameriano que está configurándose como una marca registrada, como un movimiento cinematográfico que identifica inquietudes, a la vez que demuestra una estética en cuanto a forma, contenido y técnica de lo que se filma. Puede que el precursor de este movimiento -que en realidad no significa que exista un grupo que se autodefina como movimiento, sino que es una categoría creada a razón de la similitud observada en diferentes películas de la región- sea el mexicano Carlos Reygadas, pero también tenemos a los mexicanos Amat Escalante, Michel Franco; a los uruguayos Pablo Stoll, Juan Pablo Rebella (muerto en el 2006) y a Adrián Biniez; y aunque con diferencias podemos también incluir al chileno Cristián Jiménez o a la peruana Claudia Llosa; esto por solo nombrar a algunos realizadores.

"Padre", puede situarse dentro de este movimiento, sea como una intención del director o como resultado indirecto de las limitaciones del rodaje. El filme nos cuenta de manera pausada la vida de un hombre mayor (Emile), cuyos días transcurren en una soledad total, mimetizado en el bucólico paisaje de su finca; su figura está tan demacrada como su casa; sin embargo, el director nos va planteando pequeños misterios, claves, que más adelante tendrán un sentido; mientras se nos revelan, conocemos al segundo personaje del filme (Marco), un joven que evidentemente conoce a Emile, pero que entre ambos hay una barrera difícil de cruzar. El misterio de la relación quedará para los cines.


La película está filmada con cámara estática principalmente, se entiende que era una forma de economizar costos, aún así, la fotografía es agradable, nos sumerge de lleno en la geografía de un pueblo (Horquetas de Sarapiquí) que avanza a otro ritmo, puede ser Costa Rica, como puede ser cualquier otro país con esas condiciones. Los silencios son la tónica del filme, acorde con la introspección de los personajes, a quienes se les dificulta comunicare. Es posible que un público ávido de cine comercial, acostumbrados a otro ritmo cuando ven una película, les parezca lenta, será una cuestión de perspectiva, mas no se puede decir que "Padre" no tiene un contenido. Este se nos revela en los pocos diálogos, en la confluencia de dos hombres que por momentos son sombras en el paisaje, reflejo de un anquilosado patriarcado, de tótems envejecidos y olvidados. El trabajo de fotografía exige del espectador un esfuerzo de contemplación, similar al del poeta cuando escribe sus versos y busca en el lector ese cómplice del lenguaje figurado.

Con su ritmo lento, de largas tomas y trancisiones mesuradas, el espectador tiene espacio para reflexionar y admirar, es un ejercicio en dos direcciones, hacia el exterior, el contenido del filme y las incógnitas que genera y, hacia el interior de cada uno, observar la película desde la experiencia personal, sumergirse en la intimidad de los personajes y encontrar lugares comunes. Sobre este carácter personal de la película, el director expresó: “Mi cine es muy personal; hay una historia sobre la paternidad involucrada que, en un viaje por Horquetas de Sarapiquí, despertó y comencé a escribir la historia. El entorno de los ríos, los puentes y, en general la naturaleza; todo ayudó”, expresó Crisóstomo" (Entrevista al director por parte de Alexánder Sánchez para La Nación, 15 de julio del 20113).

La película no es perfecta, algunas escenas se extienden más de lo deseable, pero es parte de la creación, de la intención de crear un espacio lo más natural posible. Las actuaciones también desentonan un poco, la interpretación de César es más convincente que la de Aaron, sin que la de este sea mala, se aprecia principalmente en los diálogos, el doblaje tampoco ayuda. Hay un esfuerzo en la edición y mezcla de sonido para que el resultado final sea de la mejor calidad, pero hay que mencionar que el equipo de trabajo es de cinco personas, que el rodaje duró 15 días y que es una realidad de las dificultades para hacer cine en el país. Esto no es justificación alguna, existen películas nacionales con mucho mayor presupuesto y patrocinios que resultan en cine mediocre; mientras hay otros cineastas más comprometidos con su obra, desde un aspecto ético y estético. "Padre" es un retrato íntimo, honesto, con un final abierto, que genera interrogantes, incompleto como la vida; cuyo guión fue construyéndose en la experiencia de rodaje, nutriéndose de los aportes del equipo de trabajo y que busca generar un oasis en la cinematografía nacional.



8 comentarios:

  1. Corrección la fotografía es hermosa pero no aporta al relato, las secuencias se repiten para ganar tiempo no como estructura narrativa. puede ser un gran mediometraje y mejor corto metraje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Anónimo, si regresas por acá agradecería que dejaras el nombre. En su opinión no aporta, yo observo un innatismo a través de la fotografía que se "rompe" en algún cambio de lo que se enfoca. Es cierto que hay escenas que se extienden, es una forma de hacer cine, en lo personal no me desagradó, me permitió observar con mayor detenimiento. Gracias por el comentario

      Eliminar
  2. seguiré siendo anónimo, lo siento. Me disculpas es una observación personal con respecto a la fotografía que es preciosista y bajo mi observación no aporta. Conclusión la fotografía no transmite lo que busca, porque deberíamos sentir lo mismo.
    Ahora si extender una escena hasta llegar al aburrimiento y ese es su objetivo lo logra. pero no es una forma de hacer cine. es una forma de extender un medio-metraje a largo-metraje. y uno debe ser honesto. La duración es de 67 minutos. si elimino créditos, presentación, y esta escenas extendidas que no a portan al argumento. queda en 55 minutos medio-metraje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno anónimo (que raro suena esto), gracias por ampliar su comentario inicial. El fin no es aburrir, claro está, la impresión que le generó a usted y a otros es esa, y eso se respeta. Ahora, cuando dice "uno debe ser honesto" no sé a quién se refiere....

      No existe una sola forma de hacer cine, de ser el caso, se hablaría de un arte/industria finita en su concepción y no podrían surgir vanguardias o movimientos. En eso difiero con usted, creo que sí es cine.

      Eliminar
  3. Yoshua, me adhiero a los comentarios del señor anónimo, digo señor por decir algo. Pero no es lo más grave, o sí, porque –lo más grave, digo yo– es que el cine tiene la obligación de narrar una historia, mínimo con un concepto aristotélico, y esta "película" no cuenta una historia. Sin trama resulta destramada (lenguaje vehicular), a lo sumo describe, no hay nada que justifique análisis estructural alguno. Sus personajes no responden a diseño alguno, por lo que es forzado hablar de actuaciones. Ni sigo, que podría seguir, pero me aburro, esto no es cine, por más vanguardias que haya. Saludos, amigo. Dicho todo con mucho respeto por lo que usted dice, que es totalmente subjetivo: cuestión de gusto nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos William, amigo, diferimos como ya lo hemos comentado personalmente. Yo sí veo una historia, con muchos espacios en blanco, para ser llenados como el espectador desee, de acuerdo al estado de ánimo al ver la película. Es cierto que el director describe más que narra.

      Eliminar
  4. El cine se sujeta a una estructura narrativa que desde el aburrimiento debería transmitir una idea, sentimiento, emoción etc..
    Solo una pregunta, que hace ese hombre solo en la selva de Sarapiqui, porque llego hasta allá y esas respuestas no las entrega la narración.
    Con todo respeto Yoshua solo existe una forma de hacer cine y los que lo hacen lo saben. la difesncia radica en el lenguaje utilizado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola anónimo (a) cuyo nombre no quiere acordarse; ¿para qué se necesita saber por qué el hombre llegó ahí? El director cuenta lo que le interese, no lo que el espectador pide. En los pocos diálogos se sabe que sucedió "algo" en su pasado con la relación de una mujer, el punto y coma de lo sucedido ya no importa, se entiende que ese "algo" le hizo llegar a esa finca. Así como hay una evolución de la relación entre los personajes, no terminan igual que como empezaron, ese final así lo demuestra. No voy a convencer a nadie para que le guste la película, la crítica no va encaminada a ese propósito, el gusto de cada quien no es asunto mío.

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.