viernes, 11 de octubre de 2013

Gravedad




Título original: Gravity. EE.UU.-UK (2013). Color.
Director: Alfonso Cuarón
Guion: Alfonso Cuarón y Jonás Cuarón
Cinematografía: Emmanuel Lubezki
Montaje: Alfonso Cuarón y Mark Sanger
Música: Steven Price
Duración: 90 minutos

Elenco:

Sandra Bullock como Dra. Ryan Stone
George Clooney como Matt Kowalski


La gravedad, en términos de física, se refiere a la atracción de los objetos (la masa) hacia la Tierra; con ese nombre sencillo en épocas de enormes secuelas y títulos grandilocuentes, el director mexicano filma una intensa película, que nos atrae a la misma con la misma fuerza que los cuerpos son atraídos hacia el núcleo terrestre.

Con apenas dos actores (Sandra Bullock y George Clooney) y sin mucha distracción visual en pantalla, Gravedad es una película agobiante, capaz de transmitir estados de ansiedad al espectador, pero también permite espacio para la reflexión. No se trata de un filme de ciencia ficción de tono existencialista como 2001: Odisea al espacio (Stanley Kubrick) o Solaris (Andrei Tarkovski); Alfonso Cuarón supo rendir homenaje a ese género, pero también se distanció y creó su propia obra. Firmando un guion co-escrito con su hijo, nos traslada al espacio, a una rutinaria misión que se ve interrumpida por un efecto en cadena que arrastra miles de desechos de un satélite por intervalos; los astronautas que se encuentran reparando el telescopio Hubble se ven obligados a sobrevivir en pleno espacio.

Los logros artísticos y técnicos de la película son varios, pero destacan los planos secuencias de gran duración, el filme inicia con una secuencia que dura varios minutos y refleja el grado de planeación; probablemente se trabajó con storyboards para ejecutar a la perfección esas secuencias. La sensación en el espectador es que se está viendo algo real, la ausencia de cortes hace que se experiemente de manera más intensa, hay una alteración del tiempo, ya que el espectador asume el mismo tiempo que los personajes.

Otro gran acierto, es el sutil cambio de cámara objetiva a subjetiva, nos muestra la acción desde la perspectiva de la Dra. Ryan y los efectos sonoros (respiración agitada o ausencia total de sonido), la cámara se mueve de acuerdo a la ausencia de gravedad, así, el ojo del público gira junto a la cámara y hay mayor conexión emocional y psicológica con el drama de la protagonista, quien se siente confundida, con miedo y angustia ante la posibilidad de la muerte. Pasamos de la ciencia ficción al suspenso en cada acometida de los protagonistas por sobrevivir, por alcanzar una estación espacial que les posibilite respirar y regresar a la Tierra.  La falta de oxígeno se traslada a la sala de cine, donde los espectadores aguantan la respiración y enmudecidos observan con total atención, solo se relajan con ocasionales bromas que el guión plantea como relajantes narrativos. La atmósfera claustrofóbica es permanente, aún en la inmensidad del espacio, porque la persona se encuentra confinada a un traje espacial, acá de nuevo, el uso de cámara subjetiva es vital para recordarnos los impedimentos de los personajes. La subjetividad también se maximiza cuando la cámara gira 360 grados en la misma secuencia, dando a entender el efecto de la falta de gravedad a la vez que expone la complicada situación a la que se enfrentan los protagonistas.


La fotografía del Lubezki es extraordinaria, con tonos azulados y mostrándonos a la Tierra como un gran faro para los viajeros espaciales extraviados. Son poderosas y sobrecogedoras las imágenes del amanecer, el diminuto ser humano ante la inmensidad del universo, este pensamiento acompaña durante toda la película. El uso de la tercera dimensión está más que justificado, esta es la película que mejor uso ha dado a esta tecnología, pero paradójicamente en varios segmentos no se nota, no por fallos técnicos, sino porque el ojo se acostumbra de tal manera que se cree real toda la acción, esto, como ya se mencionó, ayudado por la utilización de planos secuencias. El ojo capta la profundida de campo, no es solo una imagen en primer plano, sino que permite dimensionar esa imagen dentro de un todo, la coherencia visual acompaña a la coherencia narrativa.

Junto a la estupenda fotografía, la banda sonora es primordial para terminar de crear esa atmósfera que Cuarón nos está "vendiendo". Es importante resaltar la ausencia de sonido en varias escenas para crear mayor tensión, en contraste con la música incidental realizada por Steven Price, que va desde acordes más pausados, hasta mayor presencia sonora de acuerdo a la acción. La banda sonora logra ser representativa por sí sola, junto a esa unidad hay que mencionar que no se siente copia a cualquier otra película cuya trama se desarrolle en el espacio. Ha sido todo un reto el realizar esta película y que se sienta original, no habrá quien falte en compararla con 2001: Odisea al espacio; pero salvo una escena en la que la protagonista asume una posición fetal, en la que es más la intención de ser un tributo que la de plantear una conexión temática; el resto del filme de Cuarón es una obra independiente.

El mexicano también demuestra ser un gran director de actores. Es la mejor interpretación de Sandra Bullock (en 28 días también hace un buen trabajo), el peso de la película cae sobre ella, era vital que transmitiera solo con su rostro (el director la filma con primeros planos) diferentes estados emotivos y lo hace de gran manera, resulta creíble y convence con su buen trabajo.  Fue un acierto contratar a Sandra Bullock y pasar de Angelina Jolie, Scarlett Johansson, Blake Lively; incluso Marion Cotillard, quien de entre las consideradas es la única que podría haber hecho un trabajo tan bueno como el de Bullock. Clooney aparece en menor medida, pero su trabajo es bueno, es una figura paterna, mientras que la Tierra simboliza a la madre: a la que se quiere retornar.


En cuanto a la temática, ya se dijo que no busca ser un tratado existencialista, pero no se crea que es simple entretenimiento, hay un interesante planteamiento de la lucha contra la adversidad, la soledad ante situaciones límites y el valor o coraje que se necesita para no claudicar. Existe un tono melodramático, algo cansino, con la historia personal de Ryan, pero no afecta a la película. La construcción de los personajes, la simpleza del planteamiento que permite desarrollar un argumento sólido y la excelencia técnica con que está filmada, hace de Gravedad una muy buena película, capaz de explorar la psique humana en momentos de angustia y de emocionar al espectador con una narración hipnótica.


Avance de la película:



Entrevista a Alfonso Cuarón:


Entrevista a Sandra Bullock:


Entrevista a George Clooney:

6 comentarios:

  1. Coincidimos mucho Joshua, esto lo escribí en el grupo de tu amigo Robert Chavez el fin de semana pasado, en la premiere de la Fundación Anna Ross: "24 horas después de haberla visto y ponerme al día con los trailers y demás artículos referentes a esta película, ya que es inevitable salir de la sala y no preguntarse ¿que fué lo que hizo Cuarón? -a no ser que se haya leído sobre el film antes- es no haber sentido asombro por cada minuto de un trabajo que más allá de su relato, demuestra, lo efectiva que puede ser el uso preciso, sin excesos, como una sinfonía, cada uno de los elementos tecnológicos, aprovechados eficazmente como nunca antes se ha visto, en relación al 3D.
    La historia no es compleja, se centra en dos astronautas, la brillante médico especialista en ingeniería, Ryan Stone (Sandra Bullock) y el veterano comandante Matt Kowalsky (George Clooney), se encuentran reparando con otro grupo el telescopio Hubble, pero, luego de que la paz y el silencio fuera de las Tierra se ven interrumpidos por una lluvia de escombros espaciales, comienza la pesadilla de la misión y donde ambos lucharán por la supervivencia. Suena simple, pero, Cuarón como es característico nos lo muestra de una manera brillante; uno como espectador simplemente se traslada junto a los personajes, a vivir la belleza y la inmensidad que encierra el universo, infinito y a la vez, a presenciar los momentos mas agobiantes, de tensión, que vive la doctora Stone, quien es la protagonista principal del film, a luchar, a pesar de que en instantes piense que ya no vale vivir y cumplir sus objetivos. Gravity es en sí, una metáfora a la vida -depende de los ojos con los que se vaya a ver la película-, está llena de mensajes profundos, aquí, la imagen vale más que las palabras.
    Pero lo que realmente impacta de Gravity es, en primer lugar, su cinematografía, perfecto trabajo de Emmanuel Lubezki y donde estoy seguro, espero, se llevará el Oscar.
    El apartado musical a cargo de Steven Prive es otro, a los que le apuesto nominación y que en la película logra un conjunto con las imágenes mostradas bastante honesto y fiel a las emociones que este produce.
    Ahora, llega lo que menos le tenía interés, el 3D, Cuarón no me calla, me deja con la boca abierta por la odisea que logra aquí y que le llevó cerca de 4 años realizarla, terminó siendo por lo tanto el punto de referencia para el antes y el después en el uso de esta tecnología en la historia del cine, realmente aplaudo y alabo lo que Cuarón logra, una genialidad. Y es que una de las razones por la que Gravity es superior y la mejor es, gracias al escenario donde se desarrolla la historia y el uso de planos de cámara que nos brinda Alfonso en cada una de las secuencias, tomando como conclusión que el director desde que pensó en a historia ya la tenía ideada para llevarla a cabo de esta manera y como resultado obtuvo repitiendo la frase de ayer, su 9na Sinfonía.
    En cuanto al elenco, solo puedo decir que al fin tenemos la interpretación de Sandra Bullock en su carrera, un papel que llevó un gran reto físico y mental, pero que con la dirección de Cuarón obtiene lo mejor de ella y que de no ser por el embarazo de Natalie Portman -que era la elegida para asumir el papel- la historia sería diferente. Con respecto a George Clooney, este tiene muy poca participación, pero logra el equilibrio con su personaje en la historia.
    En el 2006 Alfonso Cuarón había ganado mi atención con la maravillosa Children of men, ayer con Gravity logró que me transportara 90 minutos fuera de este planeta y observara la inmensidad y lo pequeños que somos en este universo.
    Una película que merece solo ser vista en 3D, mi segundo 10/10 del año y para Cuarón también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Alexander, gracias por su extenso comentario. Es una gran película, trataré de irla a ver otra vez, lo que más me gustó fueron esos planos secuencias, lo elaborados que son, pensar en el planeamiento que hay detrás de ellos y la manera en que Cuarón utiliza la cámara para crearnos esa subjetividad del espacio, los giros y sacudidas que le transmiten al espectador la ansiedad de la protagonista

      Eliminar
    2. Yoshua soy Yeri, lo que pasa es que la cuenta en google la tengo con mi segundo nombre jaja. Y si, totalmente, es lo que más me impactó y el logro que tiene vuelvo a recalcar, el utilizar conjuntamente el 3D, esa impresión que genera la cámara subjetiva es tan realista que de verdad se siente que uno como espectador es traslado fuera de la Tierra y experimentar lo que ellos sienten. Maravillosa, una joya de la CF.

      Eliminar
  2. ¡Yoshua! Escribes a la velocidad de la luz. Yo quiero esa rapidez.
    Siento que puede ser muy impresionante para muchas personas. Quisiera verla en pantalla IMAX para ver si se siente uno más en el vacío. No tengo problema con verla más veces, así de buena es.
    A pesar de que Bullock es el personajes con quien nos identificamos, lo demás juega el papel principal, otro personaje. Leí por ahí que mientras que el 3D es inútil e insoportable que no hace nada para la narrativa, aquí lo visual ES la narración.
    Brillante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Sergio, hago lo que puedo, pero siempre quedan artículos por escribir, pelícuas por ver, libros por leer... bueno hoy ha sido un buen día, terminé dos libros. Mañana inicio uno nuevo, pero la lista no veo que disminuya jajaja. No sé cómo vaya a quedar de dinero tras el festival, pero sí me da curiosidad de verla en IMAX. El espacio como una metáfora de la "nada", lo abstracto se configura en un personaje, el antagonista, de lo mejor en 3D junto a Life of Pi y Avatar (hablo solo de calidad técnica).

      Eliminar
  3. Yoshua, me gusta de tu crítica el juego de palabras y las metáforas,comparto lo impresionante de ver la tierra iluminada como un referente para los astronautas.

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.