domingo, 27 de octubre de 2013

Déjame entrar




Título original: Låt den rätte komma in (Let the right one in). Suecia. (2008). Color.
Director: Tomas Alfredson
Guion: John Ajvide Lindqvist
Cinematografía: Hoyte van Hoytema
Montaje: Tomas Alfredson y Dino Jonsäter
Diseño de producción: Eva Norén
Música: Johan Söderqvist
Duración: 115 minutos

Elenco:

Kare Hedebrant como Oskar
Lina Leandersson como Eli
Per Ragnar como Hakan

Premios:

Academia de Ciencia Ficción, Fantasía y Horror (EE.UU:): Premio Saturno a mejor película internacional
Premios BODIL: mejor película no americana
Premios de Cine Independiente Británico: mejor película extranjera
Festival Internacional de Cine Fantástico de Bruselas: Cuervo de Oro competencia internacional
Premios de la Asociación de Críticos de Chicago: mejor película extranjera y premio al director con mejor futuro
Premios Chlotrudis: mejor guión adaptado y mejor cinematografía
Festival de Cine Fant-Asia: premio del Jurado a mejor película, mejor director, mejor fotografía. Mejor película europea/americana
Festival Internacional de SITGES: Gran Premio del Cine Fantástico Europeo



Las películas sobre vampiros han tenido a lo largo de la historia diversas temáticas por las que son abordadas y no todas las que son consideradas como de culto, son necesariamente buenas, si no que se impone el gusto del momento, a la crítica. Drácula como personaje de ficción es quien tiene más adaptaciones cinematográficas en la historia, pero este subgénero no se agotó con ese personaje. La literatura también sigue produciendo gran cantidad de relatos al respecto, en los últimos años la moda es hacerlo como sagas literarias. El cine, aprovechando fenómenos mediáticos, también adapta las versiones literarias, sin embargo, no todo lo escrito y filmado es de buena calidad.

En el caso de "Déjame entrar" se trata de una muy agradable revisión al mito del vampiro, creando un universo particular, con temas clásicos e introduciendo otros. El guion cinematográfico fue hecho por el propio autor de la novela, lo que permite mantener una coherencia narrativa y una concepción artística que se ve reflejada en el diseño de producción del filme.

Tomas Alfredson, director sueco, logró saltar a la fama internacional con esta película. Venía de hacer trabajos principalmente para la televisión y este filme lo llevó a ser reconocido, gracias al mismo, pudo realizar "El topo" (Tinker, tailor, soldier, spy, 2011), un thriller político estelarizado por Gary Oldamn y Colin Firth.

La dirección de Alfredson resulta sobria, mesurada, va introduciendo la acción de manera pausada, mientras explora la relación de los protagonistas (Oskar y Eli) y nos muestra el contexto en que se relacionan. Los hechos ocurren en Suecia, el año es 1982. Las actuaciones de Kare y Lina es muy buena, son bien dirigidos y esto hace que se refleje en pantalla una relación sólida, verosímil, con varios matices, por momentos inocente, pero también cruel. El uso de primeros planos ameritaba un trabajo arduo por parte de estos jóvenes quienes hicieron grandes interpretaciones.

Por el tema de los vampiros y su mitología, el filme encaja dentro del género fantástico, sin embargo, los hechos narrados revelan un interés en mostrarnos una crítica de la sociedad sueca. Un país violento, con una clara división generacional, en la que los adultos son seres agotados, alcóholicos, no saben resolver sus problemas y los más jóvenes no los respetan, ni siquiera los ven como una guía. Entonces, ¿qué pasa con los niños y jóvenes? Los protagonistas tienen 12 años, en el caso de Oskar es víctima de contínuos abusos por parte de sus compañeros, la violencia permea todas las relaciones entre los personajes. Eli como depredadora es el simbolismo máximo de la degradación social, la idea de asesinar para sobrevivir adquiere un mayor significado.

Los paisajes desolados, la perpetua nieve que cubre todos los escenarios es un reflejo de la distancia emocional entre los personajes, además de servir como camuflaje para buscar víctimas. Mientras el mundo alrededor es violento, Oskar y Eli buscan estrechar vínculos afectivos, no hay un interés sexual, la aceptación y confianza marcan sus encuentros, se apoyan para superar sus respectivas debilidades.


La adaptación cinematográfica no es tan visceral como el libro, en el que hay partes mucho más grotescas y son descritas de manera explícita, se entiende que no se hayan filmado, principalmente porque la película sería censurada y eso se traduce a una taquilla considerablemente inferior. También se reducen el número de personajes y las subtramas. Las referencias hacia la pedofilia de ciertos personajes, mutilaciones y violaciones son las partes más polémicas que no aparecen en la película. Lo de la pedofilia se puede suponer, pero no es tan explícito como en el libro. Hay otros elementos que están en el libro, pero para ello les invito a leerlo...

"Déjame entrar" es una gran película que balancea la temática sobrenatural con la crítica social, nos muestra al vampiro lejos de la imagen del romanticismo, más cercano al ser monstruoso del Nosferatu de Murnau. La inmortalidad no es un bien, es algo que causa pesar, son seres que dependen de otros, a pesar de sus poderes.


Avance de la película:



Entrevista al director Tomas Alfredson:


Entrevista con Lina Leandersson subtitulada (hay que activar "CC"):


2 comentarios:

  1. Yoshua: esta película es valiosa conceptualmente, es expectante y bien realizada. En algún momento tenemos que pasarla en el Club Magaly.

    Gracias por la oportunidad de verla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por asistir, es un muy buen ejemplo de cine fantástico con matices de crítica social. Estoy seguro que el público de Club Magaly le encantaría verla

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.