martes, 24 de septiembre de 2013

Julio Cortázar y el cine: parte 3



Durante la década de los noventas la obra de Cortázar fue llevada al cine principalmente como cortometrajes, aunque ningún filme tuvo una relevancia internacional. Los trabajos más importantes se dieron en Argentina, primero con el homenaje en forma de documental de Tristán Bauer, con motivo al décimo aniversario de la muerte del escritor. También fue muy bien recibida, la película "Diario para un cuento" de la realizadora checa Jana Bokova. Llama la atención la variedad de países que durante este período realizaron adaptaciones de la obra del autor argentino: Colombia, Francia, Lituania, Argentina, Australia, México, España, Estados Unidos y Brasil; demostrando la valía de Cortázar a nivel mundial y la influencia de su obra. Pueden leer acá la PARTE 1 y la PARTE 2. Ahora, repasemos los trabajos de los noventas:


Título original: Sol nocturno. Colombia. (1991) Cortometraje
Dirección: Raúl García
Basado en el cuento: Graffiti (Queremos tanto a Glenda)

Título original: La nuit face au ciel. Francia. (1992). Cortometraje
Dirección: Harriet Marin
Basado en el cuento: La noche boca arriba (Final del juego)
Elenco: Luca Vellani, Larrio Ekson y Christel Amsalem

Título original: Avtobus. Lituania. (1994). Color. Cortometraje
Dirección: Vytautas Palsis
Guión: Vytautas Palsis
Cinematografía: R. Nuodvalkiene
Basado en el cuento: Ómnibus (Bestiario)
Elenco: Ingeborga Dapkunaite, Kostas Smoriginas
Duración: 25 minutos


 
Título original: Cortázar. Argentina. (1994). Color y B/N. Documental.
Director: Tristán Bauer
Guión: Tristán Bauer y Carolina Scaglione
Cinematografía: Marcelo Camorino
Montaje: Tristán Bauer, Javier Julia, Lucas Schiaffi
Elenco: Alfredo Alcón (voz de Cortázar), Julio Cortázar (archivos de vídeos), Aguston Goldschmidt
Premios: Cóndor de Plata (mejor director, mejor montaje, mejor película, mejor guión original). Festival de cine de la Habana (premio Saúl Yelín)






Título original: Lucas. México. (1995). Cortometraje
Dirección: Carlos Vega Escalante
Guión: Carlos Vega Escalante
Cinematografía: Ciro Cabello
Montaje: Carlos Vega Escalante
Música: Luis Demetrio, Dámaso Pérez Prado, Juventino Rosas
Elenco: Lucero Elvira, Luis Escalante, Laura Estrada, Ignacio Guadalupe
Duración: 27 minutos

Título original: Diario de un cuento. Colombia. (1995). Cortometraje
Dirección: Raúl García
Basado en el cuento: Continuidad de los parques (Final del juego)

Título original: House taken over. Australia. (1997). B/N. Cortometraje
Dirección: Liz Hughes
Guión: Liz Hughes
Cinematografía: Max Davis
Montaje: Stewart Young
Música: Ian Eccles-Smith
Basado en el cuento: Casa tomada (Bestiario)
Elenco: Ingrid Mason, Max Phipps
Duración: 18 minutos


Título original: Diario para un cuento. Argentina - España (1998). Color
Dirección: Jana Bokova
Guión: Jana Bokova, Gualberto Ferrari, Jan Fleischer y Leslie Megahey
Cinematografía: Alfredo Mayo
Montaje: Marcela Sáenz
Dirección de arte: Santiago Elder y Adriana Sandra Laham
Música: Rodolfo Mederos
Basada en el cuento: Diario para un cuento (Deshoras)
Duración: 90 minutos

Elenco:

Germán Palacios como Elías Denis
Silke como Anabel
Inés Estévez como Susana
Enrique Pinti como Tito
Héctor Alterio como Pablo
Martín Pavlovsky como Bruno
Rodolfo Mederos como el músico del bandoneón

Premios:

Cóndor de Plata: mejor guión adaptado


Adaptación del cuento homónimo aparecido en el libro Deshoras (1982) que explora el universo cortazariano con referencias externas al cuento base. La directora tardó seis años en obtener los derechos para filmarla e indica que se sintió identificada con la historia de una persona que se siente extranjera en el sitio donde se encuentre. Jana Bokova vivía en Viena cuando comenzó el conflicto bélico conocido como la "Primavera de Praga" (1968), en ese entonces recibió una llamada de su madre indicándole que no regresara, Bokova tardó 20 años en retornar a su país, durante ese tiempo recorrió diferentes países de Europa y América y tuvo contacto con la obra del escritor argentino y en particular con ese país sudamericano: "Justamente por eso creo que tengo una relación muy fuerte con la Argentina. Como es un país muy nuevo, todos tienen un poco de extranjero. Yo siempre tuve problemas con la pertenencia a un lugar, y esa pregunta sobre la pertenencia sólo se resolvió acá" (Entrevista para La Nación, Argentina, 11 de julio de 1997).

Sobre el por qué escogió ese cuento, la directora indica: "Lo que me atrajo de Elías es que se siente extranjero en todas partes. Eso hace que me identifique con él. Y aunque es una historia de amor, indaga mucho en esa dificultad de pertenecer a un lugar" (Entrevista para La Nación, Argentina, 11 de julio de 1997).

Filmada en los antiguos estudios Lumiton, en Munro, Buenos Aires; la película traslada ese universo lúdico propio de los cuentos cortazarianos. La historia es sobre Elías, un argentino nacido en Bélgica que regresa a Buenos Aires tras vivir en París, tal mezcla de lugares hace que se sienta solo donde se encuentre. Aunque conserva amigos como Pablo, un viejo exiliado por el franquismo, y hace nuevos, Bruno un pianista del cabaret que frecuenta; su vida se debate entre dos mujeres: Susana, mujer de clase alta, segura de sí misma y quien busca conectar a Elías con el círculo de editores bonaerenses; y Anabel, la mujer por la que empieza su "Diario para un cuento", una joven madrileña que ejerce la prostitución.

La acción se sitúa en los arrabales, en el cabaret "El gato negro" (referencia obvia a Edgar Allan Poe), algunas escenas se filmaron en el estero y en una residencia en el campo. La edición es fragmentada, emulando la escritura del cuento en la que se basa, como si se tratase de recuerdos que se empiezan a olvidar. El tiempo es 1952, variante del cuento que se ubica a finales de los años cuarenta. La razón principal para el cambio es trasladar los hechos al año en que muere Eva Perón, se traza una conexión entre la muerte de la "santa" y la de una prostituta.

Bokova crea un argumento en forma de rayuela, por eso en la escena final vemos a un niño jugando. La rayuela tiene una base = Tierra y el objetivo es alcanzar la cúspide = Cielo. Elías tiene ese cielo garantizado en la figura de Susana, una mujer que le quiere, incluso soporta la infidelidad; pero él desea lo telúrico, o sea, a Anabel, una prostituta. La rayuela está invertida, el "cielo" que busca es con Anabel, una muchacha corriente, que desea escaparse de Buenos Aires, sea con Elías o con el marinero que la corteja. Para establecer este juego, la banda sonora de Rodolfo Mederos es vital, el compositor crea una melodía a ritmo de tango para representar esa lucha-conquista de la mujer, con un cabaret y las calles como fondo para esa historia de seducción.

La fotografía, el diseño de vestuario, maquillaje e iluminación son muy buenos, nos trasladan a ese momento, los personajes se nos hacen creíbles, principalmente las prostitutas con sus defectos y encantos, esas sirenas que esperan el desembarco de marineros y demás clientes que les prometan viajes y riquezas. Ese mundo es el que atrae a Elías, quien se siente aburrido e insatisfecho con las fiestas burguesas de Susana y sus amigos importantes. También encuentra en la traducción de cartas entre clientes y prostitutas un espacio para su improvisación literaria, lo cual no podía hacer con la traducción de textos de manuales técnicos. Sin embargo, como todo buen tango, al final hay un muerto y eso trastoca todos los planes de Elías, su cielo de putas, cabaret y licor se viene abajo y tendrá que regresar a París. Ahora estamos en 1978, un Elías más avejentado, solo, recuerda, tras escuchar un cassette, aquellos tiempos en los que reía, cantaba y pasaba sus noches entre los senos de Susana y el sexo de Anabel. Su mirada nostálgica se pierde en la ventana.

Para quienes estén interesados en leer un buen análisis del cuento: Revista Signos 2004, 37(55), 89-96

La mayor virtud que tiene el cuento es crear una ambigüedad en torno a la figura del narrador, se trata de Cortázar, lo que explicaría la primera persona; o se trata de un personaje, de una ficción que el autor hace pasar por él mismo. El afiche de la película que arriba coloqué busca explotar comercialmente esta particularidad, así, afirman que la película se basa en "El amor que Cortázar nunca pudo olvidar", con lo que indican que el escritor tuvo un amorío con una prostituta y le fue infiel a su esposa o compañera del momento. No deja de ser más que un truco publicitario, porque el relato es ficticio. 

Lo que sí es interesante es cómo traslada Jana Bokoba esa ambigüedad literaria al campo de lo cinematográfico, lo primero fue la elección de Germán Palacios como su actor principal. Desde el inicio hay una semejanza con el propio Cortázar, aunque Palacios se apuró a comentar que "Elías tiene vida propia. Y aunque tiene mucho de Cortázar, la película es, sobre todo, un homenaje a todos los escritores". Hay elementos que la directora toma del cuento y otros que pertenecen al legado cortazariano. También hay mayor protagonismo en personajes que solo son mencionados en el cuento, como Pablo, Tito y Bruno, interpretados respectivamente por Héctor Alterio, Enrique Pinti y Martín Pavlovsky; se entiende que esto suceda, es más fácil publicitar una película con esos actores y por lo tanto, van a tener más diálogos, consiste en apropiarse del relato, es lo que hace Bokova, entiende que la película es su obra, no la de Cortázar, le rinde tributo conservando el universo del autor, pero se aleja creativamente para crear una obra propia.

En el cuento aparecen las menciones a los trabajos como traductor, tanto de manuales técnicos como de los poemas de John Keats, una breve mención a Bioy Casares; pero además, en la película se nos dice que el personaje se llama Elías Denis, similar al pseudónimo que al inicio de su carrera utilizó Julio Cortázar: Julio Denis. Para crear esa atmósfera, también se nos indica que nació en Bélgica, el cabaret lleva el nombre de un famoso cuento de E. A. Poe (Cortázar realizó la traducción de los cuentos completos); otras menciones importantes son las de "Las luces de Buenos Aires", película con Carlos Gardel de 1931; la comparación de las prostitutas del cabaret argentino con las de los famosos cuadros de Toulouse-Lautrec; también hay una breve mención a Magritt. La muerte de Evita no es simple casualidad, la primera llegada al poder de Juan Domingo Perón significó la marcha de Cortázar de la Argentina, no como exiliado, sino como una decisión personal (en tiempos de la dictadura, sí estaba prohibido su ingreso al país sudamericano; incluso le censuraron la publicación de un libro de cuentos). 

Hay otras referencias más difíciles de reconocer, si no se está familiarizado con la vida y obra del autor, probablemente se pasen por alto, una de ellas es cuando Elias conoce a Bruno, lo compara con Thelonious Monk, uno de los músicos de jazz preferidos por Cortázar: "Entonces es Pannonica, o Blue Monk, tres sombras como espigas rodean al oso investigando las colmenas del tecleado, las burdas zarpas bondadosas yendo y viniendo entre abejas desconcertadas y exágonos de sonido, ha pasado apenas un minuto y ya estamos en la noche fuera del tiempo, la noche primitiva y delicada de Thelonious Monk" (Julio Cortázar, La vuelta al día en ochenta mundos. Tomo II, Editorial Siglo XX1).

En otra escena, Anabel mira unas fotografías en la oficina de Elías y reconoce al boxeador como Torito, Cortázar escribió un cuento con ese título: "Y claro, se me iba para todos lados, y después que yo no estaba bien, con la barra ahí y todo te juro que tenía un cansancio en el cuerpo... Como modorra, entendés, no te puedo explicar. A la mitad de la pelea la empecé a pasar mal, después no me acuerdo mucho. Mejor no acordarse, no te parece. Son cosas que para qué. Me quisiera olvidar de todo" (Julio Cortázar. "Torito". Final del juego en Cuentos completos 1. Editorial Alfaguara).

La estructura de rayuela de la película, en la que Elías "salta" de mujer en mujer, entre su cielo y su tierra, al igual que la escena final, es un tributo a la más grande novela del escritor. Además, sirve para plantear ese espacio doble que abunda en su literatura, Elías no es ni de París ni de Buenos Aires, así como no lo es ni  de Susana ni de Anabel.







Título original: Furia. Francia. (1999). Color
Dirección: Alexandre Aja
Guión: Alexandre Aja y Grégory Levasseur
Cinematografía: Gerry Fisher
Montaje: Pascale Fenouillet
Música: Brian May
Basada en el cuento: Graffiti (Queremos tanto a Glenda)
Duración: 90 minutos

Elenco:

Stanislas Merhar como Théo
Marion Cotillard como Elia
Wadeck Stanczak como Laurence
Pierre Vaneck como Aaron





Título original: Fear of alternative realities. EE.UU. (1999) B/N
Dirección: Zhanna Kleiman
Basada en el cuento: La noche boca arriba (Final del juego)
Duración: 55 minutos


Título original: A Hora Mágica. Brasil. (1999). Color
Dirección: Guilherme de Almeida Prado
Guión: Guilherme de Almeida Prado
Cinematografía: Jean-Benoît Crèpon
Montaje: Cristina Amaral
Dirección de arte: Luís Rossi
Música: Hermelino Neder
Basado en el cuento: Cambio de luces (Alguien que anda por ahí)
Duración: 103 minutos

Elenco:

Júlia Lemmertz como Lúcia
Raul Gazolla como Tito Bacárcel
Maitê Proença como Susana / Lyla
José Lewgoy como Hilário / Max / Director


Premios:

Festival de cine brasileño de Miami: mejor fotografía y mejor actriz
Festival de cine de Recife: mejor sonido y premio especial del jurado (Dirección de arte)




2 comentarios:

  1. Se lo voy a seguir diciendo: Yoshua, quite esa comprobación de que uno no es un robot (¿o sí?). Es un dolor de boliche. No hace falta. Si a usted un comentario no le parece, lo borra y ya está. Haga más acogedor y hermanable su blog, nada le cuesta.

    ResponderEliminar
  2. Con esta entrada solo he venido a aprender y dejo constancia de ello. Gracias, amigo Yoshua...

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.