viernes, 6 de septiembre de 2013

Efectos secundarios




Título original: Side effects. EE.UU. (2013). Color.
Director: Steven Soderbergh
Guión: Scott Z. Burns
Cinematografía: Steven Soderbergh (como Peter Andrews)
Montaje: Steven Soderbergh (como Mary Ann Bernard)
Diseño de producción: Howard Cummings
Dirección de arte: Miguel López-Castillo
Música original: Thomas Newman
Duración: 105 minutos

Elenco:

Rooney Mara como Emily Taylor
Jude Law como Dr. Jonathan Banks
Channing Tatum como Martin Taylor
Catherine Zeta-Jones como Dra. Victoria Siebert
Vinessa Shaw como Dierdre Banks



En el 2011, Soderbergh filmó "Contagio", película que exploraba en clave de thriller una pandemia mundial de salud. En esa ocasión, la cámara nos mostró generalidades más que particularidades, o mejor dicho, individualidades; cada acción que sucedía se comprendía dentro de un contexto mayor y no se limitaba al personaje que veíamos. La crisis era mundial, mientras que unos buscaban la cepa original de la enfermedad, otros estudiaban cómo hacer una vacuna, y otros hacían una selecta lista de beneficiados, es decir, aquellos que iban a obtener las primeras dosis, quienes se iban a salvar primero. Todo esto Soderbergh lo filma con agilidad, pero le faltó precisión, entre tantos escenarios y personajes el ritmo del filme se vio afectado. La crítica que hace el director hacia los organismos encargados de velar por la salud mundial es evidente, pero le faltó intensidad dramática al relato.

Ahora, Soderbergh nos presenta una especie de continuación de la idea central, mas no de la historia. En "Efectos secundarios", el director centra la atención en un caso específico, si en "Contagio" nos mostró una visión macrosocial del fenómeno, en "Efectos secundarios" nos presenta un relato microsocial. Desde la primera escena, con un plano panorámico, la cámara se acerca poco a poco hacia una ventana y luego al interior de un edificio donde conocemos a los protagonistas; el resto del filme sigue de cerca la vida de estos, es, hasta el final, cuando la cámara, ahora inversamente, se aleja y nos muestra otro plano panorámico.

El filme nos muestra la vida de Emily (Rooney Mara) y Martin (Channing Tatum), este último recién salido de la cárcel, el reencuentro con su esposa empieza a verse afectado por una serie de conductas sintomáticas de Emily, quien tras un hecho violento es hospitalizada; ahí el Dr. Jonathan Banks (Jude Law) decide no internarla y verla en consulta privada.  En estos momentos se abre el debate sobre la utilización de fármacos.

El director nos muestra con gran habilidad las diferentes situaciones en torno a la cultura del consumo de medicamentos, desde la publicitaria hasta la privada. El Dr. Banks, es requerido como perito para la investigación de un nuevo fármaco, lo que implica recetarlo a sus pacientes; mientras, Emily continúa su tratamiento y poco a poco evidencia problemas en sus rutinas diarias que afecta su vida en pareja. Se trata de los efectos secundarios -de ahí el título del filme- que atraviesa cualquier persona que consume un medicamento. El remedio es contrarrestar dichos efectos provocados por un fármaco, con el consumo de otro u otros más.

El uso de primeros planos se usa para acrecentar la parte dramática, busca hacer más íntimos los personajes (especialmente Emily) al espectador y consecuentemente sus historias. La vorágine de eventos revela la maestría del director para contar un hecho desde diferentes perspectivas, por ejemplo, nos muestra tanto la vida de pareja de Emily como la del Dr. Banks.

Estamos ante los mejores momentos del filme, las situaciones se sienten angustiantes. El retrato que hace Soderbergh de la relación entre paciente y terapeuta es muy acertado, desde elementos propios del tratamiento, hasta la ética de la relación y el manejo de decisiones. "Efectos secundarios" es una película valiosa para quienes trabajan con pacientes o para fines académicos, ellos podrán comprender a cabalidad el lenguaje técnico que por momentos aparece, sin embargo, el director utiliza la terminología médica de tal manera que quienes no estén familiarizados no se sientan perdidos, y así, poder disfrutar la película.

Tras un nuevo episodio violento, la película toma un giro. Al inicio los fármacos son vistos como la solución a padecimientos tanto biofísicos como psicológicos, pero conforme la situación de Emily empeora, el director aprovecha para develar una industria oscura y plantear que la sociedad actual está acostumbrada a la "cura mágica", las personas esperan que una pastilla les "arregle" la vida. El papel del Dr. Banks cobra mayor relevancia en estos momentos, es interesante analizar los procesos éticos de su comportamiento y si se apegan o no a la realidad. Recordemos que el filme es una ficción, sin embargo las situaciones nos remiten a muchos casos reales.


Con el giro argumentativo, el filme pasa de ser un drama a un thriller. La transición hace que el ritmo se vea afectado un poco, sin embargo, las muy buenas actuaciones de Rooney Mara y Jude Law hacen que el filme no pierda intensidad. Mara nos demuestra sus dotes histriónicas y hace un excelente trabajo, nos transmite con total veracidad lo que su personaje siente. Incluso Catherine Zeta-Jones (Dra. Siebert) lo hace bien, merced al buen trabajo en la dirección de actores. Su papel posibilita un thriller con tres implicados, en el que el espectador siempre se mantiene atento, expectante a lo que sigue. Soderbergh es un buen realizador y lo demuestra agilizando el montaje, permitiendo una aceleración en la trama sin perder distancia con la historia ni los personajes, aunque algunas cuestiones se pueden prever, lo importante, que es la manera en la que se nos cuenta el relato, mantiene la calidad.

En la segunda mitad, el filme se distancia de la veracidad de la relación entre paciente y terapeuta, presentando situaciones extremas -la obsesión del psiquiatra-, en las que la ética es muy cuestionable, sin embargo, la historia no se ve afectada en términos de cine, entretiene y el director logra mantener la intensidad. Contrario a su anterior filme, "Contagio", "Efectos secundarios" tiene un mejor guión, con diálogos punzantes que critican a la industria farmacéutica y a los medios de comunicación, y mantiene el interés por los personajes, estos no se pierden en el relato.

Soderbergh, culmina con este film su exploración por el mundo de la medicina y la farmacología, dice que es su última película, pero lo ha dicho tantas veces que mejor esperemos. En cualquier caso, es un filme valioso que vale la pena verlo y repetirlo.



Avance de la película (subtitulado en español):


Entrevista con la protagonista, Rooney Mara:


Entrevista con Jude Law y Rooney Mara:


Entrevista a Catherine Zeta-Jones:


Entrevista al guionista, director y elenco:




1 comentario:

  1. me enganché con la primera parte pero ese giro q da me resultó poco creíble y un final de salida fácil, eso le restó bastante a la primera impresión q tuve.
    Law hace un buen trabajo intentando sostener la peli, me quedo con el comentario de xq es más redituable ejercer de psiquiatra o de psicólogo en USA, donde la gente busca a toda costa sentirse mejor, q en UK; una especie de búsqueda del bienestar personal aunq sea "empastillado".

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.