miércoles, 22 de mayo de 2013

Una botella en el mar de Gaza





Título original: Une bouteille à la mer. Francia - Israel - Canadá (2011). Color
Director: Thierry Binisti
Guión: Thierry Binisti basado en la novela homónima de Valérie Zenatti
Cinematografía: Laurent Brunet
Edición: Jean-Paul Husson
Música original: Benoît Charest
Duración: 100 minutos


Elenco:

Agathe Bonitzer como Tal Levine
Mahmoud Shalabi como Naïm Al Fardjouki
Hiam Abass como Intessar
Riff Cohen como Efrat
Abraham Belaga como Eytan Levine




Una botella en el mar de Gaza es un filme interesante que permite adentrarnos en las vidas de sus personajes y evita caer en temas políticos con respecto al conflicto en la Franja de Gaza, en su lugar, busca explorar las vidas de dos jóvenes y las circunstancias en las que se desenvuelven.

Marcados por la guerra entre los dos territorios, Tal una adolescente que vive en Jerusalén, escribe una nota y mete dentro de una botella, su hermano la arrojará al mar; al otro lado Naïm recoje la botella, él vive en Gaza y sufre el bloqueo absoluto que tiene la región. Los habitantes de Gaza no pueden salir de su territorio, el comercio, transporte y cualquier actividad está limitada por los israelitas y por los continuos bombardeos. Como respuesta, Gaza se encuentra militarizada y responde igualmente con ataques. Aunque la trama no se centra en temas políticos, sí vemos la situación militar de ambos bandos, las péridadas humanas productos de los ataques y el sufrimiento de los involucrados.

En este contexto, Tal está cansada de tener miedo y pide respuestas; Naïm tratará de irlas respondiendo, pero primero se defenderá de cualquier acusación. La relación entre ambos se da a través de correos electrónicos, única forma de mantener contacto, aún así no está exenta de riesgos y pronto tendrán que rendir explicaciones.

Marcados por el odio y la intolerancia de sus familias y compatriotas, Tal y Naïm se refugian en sus conversaciones, él empieza a estudiar francés con la intención de salir de Gaza con una beca de estudios. Sus vidas son muy diferentes, él tiene que trabajar para ayudar a su madre, mientras ella vive cómodamente con su familia y solo estudia. Sus respectivas familias tienen importancia en la trama en medida que los apoyan o critican. Es interesante cómo se plantea el estudio como un medio para obtener una mejor vida, al poder optar por una beca a Francia, Naïm se alejaría de la guerra, pero conservaría el recuerdo de su madre (quien lo exhorta a viajar). La utilización de la Alianza Francesa como centro de estudio, aunque efectiva a manera de construir el relato, se siente como una obligación puesto que el filme cuenta con presupuesto francés (más allá de que el filme esté basado en una novela).


Mahmoud (Naïm) actúa mucho mejor que Agathe (Tal), ella es más plana en su actuación y no logra transmitir la intensidad que el personaje requería; sin embargo, Mahmoud hace un gran papel, se muestra frustrado, enojado, con esperanzas, tiene diferentes registros actorales y mantiene muy buena relación en escena con el resto del elenco. Destacan también la veterana actriz Hiam Abass (madre de Naïm) y Riff Cohen (primo de Naïm) ambos brindan mayor profundidad dramática al filme y en particular al personaje de Naïm.


Del lado de Tal, el familiar que más presente está en su vida es su hermano, un soldado israelí que está en territorio palestino. En unas escenas lo vemos usando transporte público con su rifle de asalto y la naturalidad del entorno ante esta situación. Desconozco qué tan veraz es esa representación, de ser cierta, llama la atención la manera en que la gente no se alarma porque alguien utiliza el autobús mientras cuelga de su brazo un rifle. Es una muestra de la preocupación del director por mostrarnos una atmósfera real; sus personajes no están en las trincheras, están en las calles, en las casas, inmersos en su cotidianeidad y la guerra llega a ellos, lo quieran o no. Obviamente hay diferencias entre el territorio israelita y el palestino; el primero goza de mayor avance tecnológico, urbanístico y comercial.

La fotografía también se esmera en mostrarnos la realidad, desde el inicio vemos una alambrada en la playa que impide al pueblo de Gaza cruzar al otro lado; igualmente es impresionante la muralla que divide los territorios y marca el destino de estos pueblos. Esta es la primera película que veo con bastante claridad el territorio de la Franja de Gaza y definitivamente acá el cine sirve como medio para exponer una realidad. Narrada con gran sensibilidad, con partes de humor, el director nos brinda un trabajo emotivo, que nos permite conocer más allá de las noticias (viciadas por intereses políticos) el día a día de las personas que viven ahí; les da rostros a lo que la mayoría solo conocemos por medio de algún periódico o noticiero.


Avance de la película (subtitulado en español):


Entrevista con el director y la escritora de la novela (subtitulado en inglés):

6 comentarios:

  1. Excelente película y la están dando en Costa Rica?

    ResponderEliminar
  2. Saludos Roy, no la están dando en Costa Rica, tenemos que hacerle presión a los del Magaly, creo que solo ellos la traerían. Se puede conseguir en videos.

    ResponderEliminar
  3. pues la voy a buscar, Gracias Yoshua¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  4. Acabo de verla y está sencillamente bella. No hay sentimentalismos baratos. Buen trabajo con la fotografía. Excelente recomendación. Gracias, Yoshua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenido al blog Heriberto, un placer. Me alegro que la película te haya gustado, también te recomiendo sobre este tema EL muro y Cuando los cerdos vuelen.

      Eliminar
  5. Maravillosa pelicula, el rostro humano de un conflicto complejo.

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.