lunes, 15 de abril de 2013

En la casa




Título original: Dans la maison. Francia (2012). Color. 
Director: François Ozon
Guión: François Ozon basado en la obra teatral "El chico de la última fila" de Juan Mayorga
Cinematografía: Jérôme Alméras
Edición: Laure Gardette
Dirección artística: Pascal Leguellec
Música: Philippe Rombi
Duración: 105 minutos

Elenco:

Fabrice Luchini como Germain
Ernst Umhauer como Claude
Kristin Scott Thomas como Jeanne Germain
Emmanuelle Seigner como Esther
Denis Ménochet como Rapha Artole padre
Bastien Ughetto como Rapha Artole hijo
Yolande Moreau como las gemelas Rosalie y Eugenia

Premios:

Festival Internacional de San Sebastián: Concha de Oro y Premio del Jurado (guión)
Premios San Jordi: Mejor película extranjera
Festival Internacional de Toronto: Premio FIPRESCI de los críticos internacionales

François Ozon con la Concha de Oro a mejor película


"En la casa" es una obligación para cualquier cinéfilo, es una extraordinaria película filmada impecablemente. Es de esos filmes en los que se piensa durante días. Un thriller sin una sola gota de sangre que mantiene la atención del espectador en todo momento, cada giro solo hace que el público se sienta cada vez más inmerso en una apasionante historia.

Amantes de la literatura, de la mente humana y por supuesto del cine arte, deberían ver esta película y gozar de la genial creatividad del cineasta francés François Ozon. Para el director "En la casa" trata sobre "el proceso creativo", la manera en la que se construye una historia, pero para contarnos esa historia manipula a los personajes y al espectador.

La premisa es sencilla, en un momento del filme, Germain le explica a su alumno Claude las claves para escribir una gran novela. Existe el protagonista que desea alcanzar una determinada meta, pero ante él hay una serie de obstáculos, estos pueden ser físicos o mentales; la clave del asunto es cómo hace el protagonista para solventar cada problema y alcanzar la meta... La instrucción funciona también para el espectador, quien observa cómo se desarrolla la trama y se deja seducir por el misterio de la misma.


Germain es un profesor de literatura amargado, casado con Jeanne quien trabaja en una galería de arte moderno, no tienen hijos. Él desaprueba cada redacción que lee de sus nuevos estudiantes, hasta que llega una sorprendente revelación, un escrito que le llama la atención, tanto por estar bien redactado como por tratarse de las confidencias que le hace un alumno sobre otro estudiante de la misma clase. Germain duda sobre si reprimir a Claude por su falta moral o alentarlo a seguir escribiendo, el problema es que Claude solo quiere escribir sobre la familia de su nuevo amigo Rapha.

Entramos entonces a la casa, el espacio en donde se desarrolla la historia de Claude y a la vez donde transcurre la mayor parte de la película. Mientras Claude, Germain y Jeanne conforman un triángulo al conocer los detalles de la historia, la familia de Rapha (Esther, Rapha padre y Rapha hijo) viven en el desconocimiento.

El guión nos da pinceladas de una sociedad de clases, dividida, fracturada, es un manifiesto de la vida real. Al inicio del filme se da la noticia al profesorado de que el colegio ha decidido implementar un uniforme a sus estudiantes, se trata de la homegenización de los alumnos, tapar con la ropa las diferencias que entre ellos existen, Germain es enfático en lo tonto que resulta la decisión. Cuando conocemos el trasfondo del escrito de Claude, es evidente el recelo hacia la clase media alta a la que pertenece la familia de su amigo. Antes solo podía ver la casa desde el parque de enfrente, ahora está adentro.


Pero ¿cuáles son las razones por las que Claude se involucra con esa familia? Quiere realmente ayudar a su amigo con los estudios, busca solo una fuente de inspiración para su relato o tiene algo más en mente... Y ¿qué papel juega Germain en todo esto?  Profesor y alumno cruzan una delgada línea moral, ambos objetivizan a la familia en cuestión, dejan de ser personas para convertirse en personajes de ficción. La voracidad de Germain por hacer que Claude siga escribiendo se retroalimenta con la ambición de este de desnudar a sus queridos personajes.


En este punto, realidad y ficción se mezclan inexorablemente. La única voz sensata es la de Jeanne, ella advierte sobre los excesos que devela las cada vez más sospechosas redacciones de Claude, sin embargo su esposo no le presta mayor atención. Entre ellos empieza a haber un distanciamiento, él no respeta el trabajo de ella, para él el arte moderno es una basura y es evidente el distanciamiento físico y emocional, para Germain su esposa existe solo para que lea las redacciones y compartir impresiones, las salidas al cine, las cenas son tan falsas como lo serían en una novela.

Por su parte la interacción entre Germain y Claude adquiere dimensiones peligrosas, será que Germain se ve en el propio Claude, habrá una envidia implícita, o es que lo considera como un hijo, o será que tiene alguna fijación sexual... Esto lo aprovecha Claude para complicar la trama de su relato, empieza a incluir a su profesor como parte de la historia, el espacio se desdobla nuevamente y mientras vemos escenas repetirse con ligeras variaciones conforme el relato ficticio de Claude es corregido por su profesor, afloran las intenciones subrepticias. Estamos ante una mirada inquietante del ser humano, el director nos está indicando que las personas se utilizan unas a otras y juegan entre sí como si se tratase de un simple personaje de un libro, hay un distanciamiento emocional y moral con respecto al otro. El otro es solo un medio para un fin, no es un ser humano, de ahí las analogías que se hacen con la profesión de Rapha padre, quien no se siente satisfecho en su trabajo y las alusiones a un mercado chino que se caracteriza por copiar mercancías de otros países para empezar a confeccionarlas de manera más barata. Las relaciones humanas son reducidas a relaciones de poder.


Ozon hábilmente dirige con un uso ágil de la cámara, tomas rápidas se intercalan, se juega con la noción del espacio, filma con tomas amplias aún a lo interno de la casa, usa espejos para lograr una mayor amplitud del cuadro, de esta manera vemos más de lo que los personajes pueden hacerlo, nos involucra voyeurísticamente en esa casa donde el relato y la película transcurren. La banda sonora ayuda enormemente, es una partitura inquietante, vibrante, llena de estímulos que propician el suspenso. Es maravilloso apreciar este filme, dejarse llevar por ese suspenso y esperar el giro final. La creatividad con que está realizado es digna de elogiar, más en tiempos en los que las fórmulas cinematográficas parecen estar ya establecidas de antemano.

Junto con la buena dirección, música y fotografía, hay que mencionar las actuaciones superlativas de todo el reparto, un elenco coral que se entregó a la perfección, cada papel aunque sea breve es actuado con gran profundidad, los personajes son interesantes, llenos de secretos y emociones que los actores logran transmitir al espectador. Ernst Umhauer (Claude) hace un gran trabajo al mostrarnos un rostro con gesticulaciones contenidas, una mirada aguda y penetrante, acompañada con una sonrisa inocente. Fabrice Luchini (Germain) también nos convence desde la pasión hasta la obsesión, su hablar rápido y su mirada desafiante y autoritaria. Kristin Scott Thomas (Jeanne) también está fabulosa, es la contraparte de Luchini, le imprime una dosis de ironía a su personaje que facilita la interacción y suaviza los momentos de suspenso, en su personaje, la película y la historia ficticia dentro de la misma, adquiere otro ritmo, es la única mirada externa de lo que sucede.

Filme apasionante, obsesivo, recurrente en imágenes, espacios y tiempos; cine autor hecho con creatividad, que nos permite disfrutar de un thriller sin necesidad de caer en situaciones absurdas, con una propuesta inquietante en la que realidad y ficción se mezclan, pero ¿seremos capaces de distinguirlas? 


Curiosidades


La gestación del filme no deja de ser llamativo. Ozon se basó en la obra teatral "El chico de la última fila" del español Juan Mayorga, pero este se inspiró en un hecho real que le sucedió cuando era profesor de matemáticas. Cuando un alumno le contestó en un examen que no sabía cómo resolver el examen porque había pasado jugando tenis, Mayorga entendió que ese espacio de comunicación entre alumno y profesor tenía material para convertirse en una historia. De ahí en adelante, esa anécdota ha llegado a convertirse en la ganadora de la Concha de Oro a mejor película en el Festival Internacional de San Sebastián.

Pueden conocer más detalles de la película pueden ver el videoclip que Días de Cine realizó: http://www.rtve.es/alacarta/videos/dias-de-cine/casa-fue-pelicula-ganadora-concha-oro-san-sebastian/1574934/

La MPAA (Motion Picture Association of America) calificó la película como R (menores de 17 años solo pueden ver la película acompañados por un adulto) debido a una escena de sexo en la que solo se ve parte de un seno de una de las actrices y a que en la galería de arte moderno había cuadros con representaciones de penes (dibujados) y muñecas inflables desnudas. Además de mostrar un golpe entre los personajes (categoría de violencia), uso de las palabras fuck y shit, y porque el padre de Rapha bebe cerveza. Es increíble el puritanismo de los estadounidenses y su falsa moral, censuran los senos de una muñeca de plástico y dibujos de penes con la misma severidad con que lo hacen con películas donde se mata de forma cruenta y en la que se explota la imagen de la mujer de manera peyorativa y sexista.


La película que van a ver al cine Germain y Jeanne es Match Point (Woody Allen, 2005), thriller cuya trama también gira en torno a secretos, pasiones y manipulaciones.


Avance de la película subtitulado:


La puesta en escena de la obra teatral "El chico de la última fila":


Entrevista con François Ozon (espero que puedan entender su inglés con marcado acento francés):




Conferencia de prensa con el director, parte del elenco y el productor:

7 comentarios:

  1. La verdad, el teatro que he visto de Juan Mayorga siempre me deja insatisfecho (en un par de ocasiones). ¿Cómo hacer para que esta película llegue a salas de nuestro país? ese será siempre el dilema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos DW!! Es un gran dilema ese, de hecho es la razón por la que consigo las películas en videos, porque el pequeño mercado nacional hace muy difícil que estas películas lleguen acá. Menciona usted a Mayorga, pero no a Ozon, él es un gran realizador que maneja bien eso del manipular, le insto a verla cuando lo tenga a bien.

      Eliminar
  2. Una de las mejores propuestas que dejó 2012. Guión, actuaciones, dirección, banda sonora. El cazador cazado y una mezcla de sentimientos que recordaré siempre. Gran cinta.

    Saludos Yoshua.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Olvin! Comparto, excelente guión, la banda sonora es extraordinaria (me recordó a los filmes de Hitchcock), bien dirigida y actuada. Una película que emociona sin necesidad de recurrir a trucos simplones.

      Eliminar
  3. Sebastián Rojas dijo4 de junio de 2013, 19:29

    Me sentí inmerso en la película, y claro me identifique con el profesor y Kristin Scott Thomas. Cada vez quería saber más de lo sucedido, y no quería parar. Me hizo efecto el vouyerismo. Hace tiempo no veía un buen film.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta película es un buen ejemplo de voyerismo; ciertamente uno también quiere saber más de la historia

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.