lunes, 18 de marzo de 2013

Profesor Lazhar




Título original: Monsieur Lazhar. Canadá (2011). Color
Director: Philippe Falardeau
Guión: Philippe Falardeau basado en la obra Bashir Lazhar de Évelyne de la Chenelière
Cinematografía: Ronald Plante
Edición: Stéphane Lafleur
Música: Martin León
Duración: 94 minutos

Elenco:

Mohamed Fellag como Bashir Lazhar
Sophie Nélisse como Alice
Émilien Néron como Simon
Marie-Ève Beauregard como Marie-Frédérique
Nicole-Sylvie Lagarde como la psicóloga
Danielle Proulx como Madame Vaillancourt
Évelyne de la Chenelière como la madre de Alice

Premios:

Festival Internacional de Loncarno: Premios de la Audiencia y Gran Premio Variety Piazza
Festival Internacional de Toronto: Mejor película canadiense
Festival Internacional de Valladolid: Mejor guión y premio FIPRESCI
Oscar: Nominada a mejor película en habla no inglesa

El director Philippe Falardeau


Al inicio de la película el joven Simón descubre el cuerpo de su maestra colgando, ella se ha suicidado en el salón de clases. Este hecho es el catalizador de toda la película, la cual está basada en la obra (de un solo personaje) Bashir Lazhar de Évelyne de la Chenelière. Se trata de un filme humanista, lleno de sentimentalismo que nos hace reflexionar, cuyos actores nos transmiten sus dudas y temores.

Sin embargo, lejos de ser un drama meloso o un filme que explora la muerte de manera morbosa; "Profesor Lazhar" es un estudio introspectivo del ser humano, de sus conflictos, sus temores y los secretos que se cargan como pesadas lápidas. Todo esto es reflejado a través de su personaje principal, un enorme Mohamed Fellag quien da vida a ese humilde maestro inmigrante a quien sus estudiantes llaman Monsieur (señor) Lazhar.

Este tipo de película requiere que el actor sea capaz de transmitirnos una amplia gama de emociones, caso contrario, el filme se perdería en los hechos narrados y no sería significativo en sí mismo. Fellag asume la titánica tarea de llevar todo el peso de la película, marcar los ritmos, transmitirnos sentimientos y convencernos de que él es ese inmigrante argelino que enseña en una escuela en Quebec.


Lazhar sonríe, pero sus ojos denotan tristeza, su pasado nos es revelado a cuenta gotas, desconocemos casi todo de él.  Su caminar indica la pesada carga sobre sus hombros, un pasado que no le deja avanzar tranquilamente, inmediatamente nos preguntamos ¿qué dejó atrás?, ¿por qué se encuentra en Canadá? y más importante aún, ¿por qué llega a pedir empleo cuando se entera del fallecimiento de una maestra?

Si la muerte en sí no es algo en lo que se profundiza, el duelo y los secretos que este genera sí cobran mucha preponderancia en el relato. La directora (Danielle Proulx) no tiene muchas alternativas y decide confiar en ese hombre educado que le pide trabajo y asegura tener experiencia como docente. La escuela está dividida tras el suicidio de la maestra. Mientras los alumnos son tratados de manera grupal por una psicóloga, el personal docente continúa sus vidas, sus clases, para ellos el tema del suicidio se vuelve un tabú, pero es evidente que les afecta, el mantener el secreto y la actitud que toman también afecta a los niños (estudiantes de cuarto grado). El único que percibe el ambiente nocivo del lugar es Lazhar, sin embargo, conforme intenta hablar del asunto, la directora y el resto de profesores le llaman la atención y le piden que no interfiera.

En la clase la situación es convulsa. Un nuevo profesor, nuevas costumbres, ¿diferente idioma? Al parecer sí, el francés de Lazhar es anticuado para sus jóvenes educandos, él les dicta textos de Balzac y ellos le dicen que son "prehistóricos". La forma de hablar y expresarse de él, les resulta extraña a los niños; él no entiende de programas educativos y enseña de corazón, según sus instintos le indiquen; así, en una escena vemos como le pega a un niño que ha molestado a un compañero. Imaginen su sorpresa cuando son los propios estudiantes quienes le piden que se disculpen, luego se enterará de que está prohibido incluso abrazar a un estudiante.


Alice (Sophie Nélisse) y Simón (Émilien Néron) destacan por encima del resto de estudiantes, él se culpa por la muerte de su maestra y ella representa el querer seguir adelante, pero que no sabe cómo. Al inicio los vemos inseparables, pero la situación va cambiando, ella le recrimina "algo", otro secreto relacionado con la muerte de la maestra y esto hace que se vayan separando. Lazhar descubre en Alice a una niña muy inteligente y pronto la tiene como su favorita. La película nos permite apreciar someramente otras situaciones relacionadas con los personajes. Vemos el distanciamiento entre Alice y su madre (interpretada por la escritora de la obra en la que se inspira la película). También apreciamos la relación de Lazhar con una colega, quien es más impetuosa que él, más directa, mientras que él guarda una respetuosa distancia, algo le impide seguir adelante, ¿qué sucedió en Argelia que marcó la vida de Lazhar y lo hizo buscar refugio en Canadá? Otras escenas nos revelarán ese pasado traumático en su vida.


El director escoge bien los diferentes planos para armar la historia, nos cuenta el relato con gran sapiencia, con mesura, no gasta esfuerzos en tomas banales, nos muestra una cotidianeidad trastocada por un hecho simbólico, pero vemos a las personas, sus incertidumbres, sus estados afectivos. Esto lo logra con una gran dirección de actores y el estupendo trabajo del elenco. Ciertas tomas nos colocan desde el punto subjetivo del niño con respecto del adulto, así la cámara tiene un ángulo de abajo hacia arriba para colocarnos en la posición del niño; en otras escenas se hace un paneo al nivel de los pupitres, el director siempre está mostrándonos el relato desde la perspectiva de los niños, quienes están muy bien dirigidos y Fellag, como mencioné antes, hace un trabajo magnífico para transmitirnos desde su tristeza, impotencia, dolor, sufrimiento hasta su alegría y perdón. El trabajo de edición también es notable, el ritmo lento del filme es una metáfora del dolor interno de los personajes y el proceso de sanación que están llevando a cabo.


El factor climático tiene una función vital en el filme. Este transcurre de invierno a verano. El cambio de estación marca el proceso de duelo por el que atraviesan los personajes. Pasar del frío inhóspito (alegoría de la muerte / suicidio de la maestra) al calor y renacer del verano (símbolo de la vida, el cambio). Curiosamente, Falardeau filmó durante 28 días, la mayoría en verano para que los estudiantes no perdieran lecciones y para poder usar las instalaciones del centro educativo, es impresionante cómo con tan solo 4 días de filmación en invierno nos hace creer que toda la película ha transcurrido en esa época del año. La fotografía ayuda mucho en crear ese efecto y potenciar el clima como factor simbólico en el filme. La música original creada por Martín León acompaña sutilmente la acción, una de las mejores escenas es cuando Alice y Simón revelan el secreto que guardan, la escena está filmada sin música para acentuar el drama que vemos, una escena impecablemente dirigida.

Para apreciar esta película hay que recordar que no se trata de una producción comercial, al estilo hollywoodense. Por eso, el final puede parecer insuficiente para algunos, pero la intención del director nunca fue contarnos todo, al contrario, la trama al igual que los personajes deben ser entendidos como las estaciones, son parte del ciclo de la vida, todos pasamos por momentos de dolor, sufrimiento, culpa; pero también experimentamos el perdón, la alegría, la satisfacción. Ahí radica el mensaje de esa fábula que Lazhar lee a sus alumnos hacia el final, el abrazo con Alice marca el punto de inflexión de los personajes, quienes están listos para seguir adelante. Antes, ya hemos visto cómo Lazhar ha influido en la vida de sus alumnos, estos ya se han integrado con él, lo han aceptado (escena de la foto del aula); vemos cómo se preocupa por ellos (le lleva comida a un estudiante que suele dormir en clases aduciendo padecer de migrañas), les lee en clases, practica con ellos y les escucha cuando estos demuestran necesidad de comunicar.



Desde la perspectiva psicológica y en concreto desde la teoría del Cine Formativo, "Profesor Lazhar" es una película rica en detalles que pueden ser aprovechados en la acción docente. El espacio físico de la institución educativa es el que impera, no vemos, con excepción de unas pocas escenas la vida de los personajes fuera de la escuela. El modo en que la institución actúa con respecto al suicidio de la maestra deja muchas dudas. La psicóloga trabaja con los niños de manera grupal; el director opta por sacar a Lazhar del grupo y a nosotros con él, es decir, ignoramos la forma en que ella trabajó el tema con los estudiantes (misma situación ocurre en otras escena que involucra a la directora). Sin embargo, sabemos que el proceso duró pocas semanas y que no fue efectivo; la carta de una alumna indica el trauma que los niños sienten, Simón se culpa por el suicidio y los alumnos reclaman que los adultos están más traumatizados que ellos. La película nos muestra la relación entre la maestra y Simón y las razones por las que él y los profesores lo culpan. Esto es recomendable trabajarlo con los profesores más que con los alumnos, en tanto que los primeros también deben llevar un seguimiento en caso de estrés postraumático y no se puede trabajar si proyectan la responsabilidad en otros, en este caso en un alumno de cuarto grado. Con los chicos es mejor trabajar la expresión de sentimientos, dotarles de un ambiente seguro para que puedan comunicarse con los profesores, sus familias y entre ellos. En algunas escenas vemos ciertas actitudes que se pueden considerar como bullying (acoso escolar) por parte de Simón hacia otros compañeros. La intervención de Lazhar al golpear a un alumno no es la correcta, pero parece ser el único que se percata de que algo está ocurriendo y quiere trabajar eso, aún cuando el resto de compañeros y la directora lo exhortan a no hacerlo.

Durante el filme comprendemos que los profesores desaprueban ciertas medidas que les impiden educar o corregir a los alumnos, el contacto físico no es permitido bajo ninguna circunstancia, esto hay que analizarlo con sumo cuidado, si bien se busca proteger al menor de edad de maltrato físico y/o abusos; tampoco hay que ser insensible cuando un menor busca apoyo, protección o comunicar un problema. En Costa Rica las leyes se manipulan para que los padres o encargados intimiden a los maestros con demandas si no aprueban a sus hijos, el interés radica en pasar el curso lectivo y no en aprehender los contenidos de las asignaturas, es uno de los tantos vicios que existen en la educación costarricense. Es cierto que hay que brindar a los niños y jóvenes de un contexto educativo adecuado, pero no se puede permitir un abuso contra profesores.

Otro tema relevante en el filme es el de los emigrantes y su adaptación a un medio. En el caso en cuestión, se trata del profesor, pero en las sociedades actuales es cada vez más frecuente que los salones de clase cuenten con alumnos de diferentes procedencias, lo que implica multiculturalidad. Hay que trabajar en el respeto, el conocimiento de tradiciones y la integración de las personas en la dinámica institucional para no hacer sentir extraño o discriminado a nadie.

Con el tema del suicidio, vale aclarar que es un mito creer que hablar del tema o discutirlo con los chicos es perjudicial para ellos. Obviamente, hay que contar con alguien especializado en el tema para que comunique de la mejor manera dependiendo de la edad de los destinatarios.



 Avance subtitulado de la película:


  Entrevista con el director:

13 comentarios:

  1. ¡Hola, Yoshua! Vieras que te leo cuando puedo pero desde mi ipod y ahí no me deja escribir comentarios. Vendré más seguido, de fijo.

    A la peli la veo, más que todo, como un espacio de tiempo de felicidad que puede ocurrir en nuestra vida sin que nos demos cuenta. Uno de esos períodos cortos que marca el futuro. Máxime en el caso de niños que están en proceso de formación, cada uno con sus problemas en la familia, y que uno de los componentes de estabilidad se vaya de manera tan impresionante-no traumatizante-resulta en un desequilibrio emocional evidente.
    Es curiosa la actitud de todas las maestras que no quieren hablar del tema cuando es con la catarsis que uno desahoga penas y sufrimientos (ejemplo excelente es la reacción de Simon. ¡Qué bruto escena más perfecta!), pero Bachir, sin mucha autoridad y con el instinto más natural y acertado a cualquiera, sabe cómo debería manejarse el asunto y termina siendo un ente estable y firme que guía a los niños mejor que nadie.
    Concuerdo con la excelente edición, pero, al contrario tuyo, no me pareció lenta del todo, más bien un ritmo muy bien llevado para este tipo de películas, además de que tuvo momentos cómicos que aligeran la tristeza tan grande que traen impregnadas las imágenes. Es de esas que tengo mi atención total en la pantalla y cualquier distracción me molesta mucho.
    La escena final me mató, también. De esos finales que uno puede decir que quedan en uno: hasta se me erizaron los pelos cuando todo la pantalla se puso negra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario Sergio!! Cuando dije lenta no lo quise decir como crítica de la película; esta tiene buen ritmo y es un reflejo del proceso de duelo de los personajes. El filme es muy emotivo concuerdo en que ese final lo deja a uno pensando mucho, está muy bien realizado. El tema sobre la relación entre profesores y alumnos es bastante complejo, las reglas que tienen parecen absurdas hasta cierto punto, uno entiende que quieran proteger a los niños, pero se les olvida que tratan con seres humanos que no controlan sus estados emociones, diay, nadie lo hace!!! Y, por otro lado, los adultos fingen que todo está bien, hasta Bashir, quien rechaza ir donde un psicólogo o hablar sobre su pasado.

      Eliminar
  2. Hola Yoshua, que le digo, me encanta el cine, desde siempre. No ví la pelicula así que no puedo opinar ahora, pero pasaré a visitarlo en el futuro. Saludos¡¡

    ResponderEliminar
  3. Saludos Ana, gracias por escribir. En cuanto veas la película la comentamos. En los últimos años Canadá ha hecho tres grandes películas: Incendies (2010), Monsieur Lazhar (2011)y Rebelle (conocida también como War Witch, 2012); todas estuvieron nominadas para los Oscar. Te recomiendo todas!!!

    ResponderEliminar
  4. Eres denso amigo amigues
    Hay que sacar rato para leerte.
    Yo casi no voy al cine o no voy así que no te veré por ahí,

    pero...
    ven por mi blog, tengo algo nuevo:
    Gracias al grupo Roncahuita por el envío del dibujo, los quiero:
    http://generacionrebelde-roncahuita.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, ya reviso tu blog. Si no es en cines nos encontramos virtualmente, y lo importante es compartir opiniones.

      Eliminar
  5. Ahí me apunté como seguidora de tu blog. Un besote bien pegado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Espero que los siguientes artículos sigan llamando su atención

      Eliminar
  6. Uyyyyyyy, qué lástima que no pude ir a verla, este tipo de cine tan escaso en C.R. no se puede dejar pasar, tendré que buscar la forma de ver esta cinta; ya me dejaste "picada" y más... porque cuando fui docente activa (ahora estoy jubilada)me tocó lidiar con la muerte de estudiantes. Te felicito por el análisis y por hacer mención a las leyes ticas, que en relación con la educación, desde mi punto de vista han dejado al docente casi en estado de indefensión frente a alumnos y padres de familia, que han tomado "al cuarto poder de la república" (Sala Cuarta)como instrumento para lograr lo que desean, debido en gran medida, al temor de los docentes de llegar a esas instancias, por el desgaste que implica defenderse en un proceso de esa índole. Situaciones que deben resolverse a nivel institucional, se elevan a instancias judiciales superiores; donde el docente debe demostrar que no es culpable de lo que se le acusa, etc.

    ResponderEliminar
  7. ¿Cómo puede una película en apariencia tan sencilla ser tan compleja y, a la vez, tan rica en conceptos? Este es, en pocas palabras, el mérito fundamental de "M. Lazhar".

    Saludos amigo, en verdad expresa muy bien usted las lecturas que logra de las películas. Es usted convincente. De acuerdo en que esta película no quiere contarlo todo, no quiere agotarse en sí misma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De las sensaciones más agradables que me dejó esta película es precisamente que no se agotó, por lo que uno termina de verla y sigue haciéndose preguntas, en este caso el filme trasciende la sala de exhibición y cala a un nivel más profundo. Gracias por el comentario don William!!

      Eliminar
  8. Hola cinéfilos: a mí me gustó la fábula, la metáfora árbol=Lazhar, crisálida=hija del profesor y pájaro=Alice; es una forma artística de contar emociones. No me gustó que despidieran a Monsieur Lazhar, simplemente por ser un competente sin título.

    Saludos,
    Iván, Costa Rica

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Iván!! Apuntas bien sobre los simbolismos, es una metáfora muy interesante. Comparto lo que dices sobre el despido, lamentablemente es un reflejo de las sociedades actuales, en las que no importa las habilidades o destrezas de una persona, siempre te exigen nimiedades (como los cartones que llaman títulos), para que el trabajo que hagas sea "legal"

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.