viernes, 15 de marzo de 2013

La ceremonia




Título original: La cérémonie. Francia - Alemania (1995). Color
Director: Claude Chabrol
Guión: Claude Chabrol y Caroline Eliacheff basados en la novela de Ruth Rendell "A judgment in stone"
Cinematografía: Bernard Zitzermann
Edición: Monique Fardoulis
Música: Matthieu Chabrol
Duración: 112 minutos

Elenco:

Sandrine Bonnaire como Sophie
Isabelle Huppert como Jeanne
Jacqueline Bisset como Catherine Lelievre
Jean-Pierre Cassel como Georger Lelievre
Virginie Ledoyen como Melinda
Valentin Merlet como Gilles


Premios:

Premios de la Academia Francesa de Cine: César a Mejor Actriz (Isabelle Huppert)
Festival Internacional de Venecia: Copa Volpi mejor actriz (Isabelle Huppert y Sandrine Bonnaire)
Sindicato de Críticos de Los Angeles: Mejor película extranjera



Chabrol declaró sobre su filme que "era la última película marxista" y desde ahí tenemos que comprender este drama que adquiere un matiz de thriller conforme nos acercamos al climax.

Basado en la novela que Ruth Rendell escribió en 1977 sobre un crimen, Chabrol nos regala una estupenda película sobre las diferencias entre las clases sociales, sobre sus costumbres, deseos, miedos y en general sobre su cotidianeidad.

Sophie (Sandrine Bonnaire) es contratada para trabajar en la mansión de una familia acaudalada, desde el comienzo sentimos que el director nos cuenta la historia omitiendo partes importantes, estas se irán descubriendo conforme el filme avanza. Así, el día en que inicia labores, una mujer pide un aventón hacia su trabajo; ella, Jeanne (Isabelle Huppert), será un catalizador en la vida de Sophie y marcará el ritmo de la película.

Con varios planos detalle, el director nos recuerda el ambiente en que se desarrolla la historia y las diferencias entre los personajes. La familia Lelievre aparenta una sofisticación francesa, pero en el fondo son muy conservadores en sus tradiciones y su moral. El fumar no importa, esto aplica también para el hijo adolescente; el matrimonio se muestra unido y comunicativo con sus hijos. Melinda, la mayor, vive fuera de la casa, es más independiente y aparenta tener una ideología más abierta con respecto a sus padres, pero tampoco es una radical. La madre se aburre en la soledad de la casa y es evidente que piensa que una mujer de su estatus no puede darse el lujo de no tener una criada. Entendemos que han pasado tiempo buscando una persona, hasta que conocen a Sophie.


El idilio entre patrones y obrera se empieza a deteriorar conforme pasan las semanas. Sophie es una mujer introvertida, casi no habla, su único entretenimiento es ver televisión (parece hipnotizada por las imágenes, más que disfrutar de los programas que observa) y trabaja todos los días. Pero cuando conoce a Jeanne empieza a tener un cambio de actitud. Jeanne trabaja en una oficina postal y está más entendida en derechos laborales, ella incita a Sophie a que tenga un cambio de actitud. Sin embargo, la relación entre las amigas va adquiriendo un tono confrontativo que aumenta constantemente. Ambas comparten un ambiguo pasado, cada una con un conflicto particular del cual huyen y a la vez las une. Es claro el resentimiento que guarda Jeanne hacia los Lelievre, un ejemplo de las diferencias de clases sociales. El director nos lo recuerca con el cambio de ambientes, la casa de Jeanne es pequeña y contrasta con la mansión; otra escena de gran relevancia nos muestra que ellas no tienen qué comer y en el cambio de escena vemos a lo Lelievre cenando en familia.

Claude Chabrol opta por no tener protagonismo como director, las tomas son tradicionales, hay varias tomas fijas, la cámara no experimenta con ángulos extraños, al contrario, constantemente vemos primeros planos y secuencias simples. El ritmo del filme lo marca la banda sonora, desde el inicio nos percatamos que la música es enigmática, como que trata de advertirnos sobre lo que va a suceder. Sophie guarda un secreto, que el espectador descubre rápido mas no así sus empleadores, ella se las ingenia para ocultárselos, incluso a la propia Jeanne. Cuando este secreto se descubre la película tiene un giro y entonces entendemos la función de la banda sonora que magistralmente nos ha ido guiando a lo largo del metraje. La acción va pasando de un drama a un thriller, las acciones de Jeanne son cada vez más desenfrenadas y arrastra a Sophie en su vorágine; la situación laboral con los Lelievre se va deteriorando y cuando estos deciden ver en familia la ópera Don Giovani de Mozart, la tragedia se les viene encima. En este punto se revela la función que tenían ciertas escenas, no eran un capricho del guión y entendemos el rompecabezas. El título del filme hace referencia al acto por medio del cual los franceses llevaban a alguien a la muerte a través de la guillotina, "La ceremonia" como película es una expresión de la lucha entre las clases sociales, una contienda que usualmente lleva a la muerte.

La edición no es la mejor, le da al relato un ritmo lento y las transiciones pueden parecer un poco abruptas. La fotografía sí es adecuada, junto con el vestuario entendemos los ambientes, las diferencias entre personajes y el tono del filme.

Las actuaciones son bastantes buenas. Bisset y Cassel nos convencen como un matrimonio de aristócratas, sus funciones, excentricidades, lujos y defectos nos quedan claros. Para ellos ese es el mundo, no lo pueden concebir de otra manera y así se lo han inculcado a sus hijos, todos se adaptan rápido a tener a una persona a sus órdenes, comentan entre ellos lo que consideran insubordinaciones por parte de Sophie y esto está muy bien actuado, la clave es la naturalidad con que lo hacen.


Por otra parte, Bonnaire y Huppert hacen el contrapeso marxista en el filme. Si la película transcurre según las pautas de los Lelievres, lo que ellos piden y el ambiente laboral de Sophie; la trama se centra en la enigmática vida de esas dos obreras que hablan por incontables decenas de trabajadores a lo largo de la historia; quienes se sienten víctimas y guardan rencores. Ambas se complementan maravillosamente, Jeanne (Huppert) es extrovertida, es quien tiene la iniciativa, le gusta hablar y que los demás sepan sus opiniones; Sophie (Bonnaire) es introvertida, callada, parece estar contenta con seguir a Jeanne en sus ocurrencias y si acaso descubrimos que le gusta el chocolate, el resto de ella es un gran misterio. Bonnaire actúa con gesticulaciones contenidas, su rostro difícilmente nos indica su estado de ánimo, evita mirar de frente (suele girar la cabeza o bajar la mirada), incluso cuando ríe sentimos que lo hace por compromiso más que por alegría, parece estar ausente del resto; solo cuando su secreto se ve amenazado es que vemos signos de angustia, refleja cierto grado de inocencia en sus funciones. Es muy significativo que el gran pasatiempo de Jeanne marca precisamente el distanciamiento con Sophie, tal vez por esto es que ella decide no revelarle su secreto.


Chabrol comentó en un momento que "aún una situación banal adquiere importancia cuando hay envuelto un crimen". De esta manera deja claro el por qué en su amplia filmografía los asesinatos están muy presentes, lo más interesante sobre los mismos, es la razón por la que se cometen, los involucrados y las obsesiones y posibles patologías que detonan el crimen.

"La ceremonia" no es la excepción, presenciamos un crimen con antecedentes socioculturales, pero aunque Jeanne y Sophie guardan rencor y odio por las personas con más dinero, ¿podrían haber llegado a tal extremo individualmente?  El conocerse les posibilita asumir el acto, la complicidad les otorga a su relación un matiz personal: matar a alguien es tan íntimo como tener relaciones sexuales. Y durante la película Chabrol juega con la ambigüedad sexual de sus protagonistas, en una escena las vemos en la cama riendo al compartir la complicidad y la similitud de sus vidas.

Esta es una película para disfrutar las intrincadas relaciones que tienen los personajes con la vida real, Chabrol nos recuerda el lugar de cada uno constantemente, por ejemplo, la reacción de los Lelievre al descubrir el secreto de Sophie, o la función del chisme o cotilleo como forma de menospreciar la vida de otros, como lo hace Jeanne constantemente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.