lunes, 21 de enero de 2013

Las sesiones




Título original: The sessions. EE.UU. (2012) Color.
Director: Ben Lewin
Guión: Ben Lewin
Cinematografía: Geoffrey Simpson
Edición: Lisa Bromwell
Diseño de producción: John Mott
Música: Marco Beltrami
Productora: Such Much Films, Rhino Films
Duración: 95 minutos

Elenco:

John Hawkes como Mark O'Brien
Helen Hunt como Cheryl
William H. Macy como Padre Brendan
Moon Bloodgood como Vera
Annika Marks como Amanda
Robin Weigert como Susan


Premios:

Festival Internacional de San Sebastián: Premio de la Audiencia
Festivan de Cine de Sundance: Premio de la Audiencia y Premio Especial del Jurado (elenco)
Está nominada al Oscar y al BAFTA a mejor actriz de reparto


Hay ocasiones en las que se ve una película y se tiene la imperiosa necesidad de comentar, recomendar, difundir, etc., se hace por dos razones, primero por que se cree vital dichas acciones, segundo porque se busca interlocutores para crear un diálogo sobre lo visto. The sessions inspira justamente todo eso.

Basada en hechos reales, específicamente en el artículo publicado en 1990 por el periódico The Sun "On seeing a sex surrogate"; la película aborda la vida de Mark O'Brien una persona que perdió la capacidad motora muscular del cuello hacia abajo, debido a que sufrió de polio en su infancia. Mark necesita estar conectado a un respirador artificial y no es capaz de mover su cuerpo a voluntad, exceptuando su cabeza; él no tiene ningún impedimento cognoscitivo; al contrario, es periodista y poeta. Tampoco tiene ninguna dificultad en sentir contacto con su cuerpo, es decir, su sentido del tacto funciona normalmente (en todo su cuerpo).

Mark O'Brien con su pareja Susan Fernbach

El artículo que escribió versa sobre las dificultades que tienen personas como él para tener hábitos sexuales, intimidad, relaciones de pareja y salud emocional. Para superar sus propias carencias, él decidió contratar a una "sustituta sexual" (en inglés Sexual Surrogate).  No hay que confundir con una prostituta.

Las sustitutas y los sustitutos sexuales son personas acreditadas como terapistas sexuales (depende del país pueden conocerse como sexólogos o sexólogas). Se tratan de profesionales que se dedican a trabajar en el ámbito sexual ciertas patologías que pueden tener origen fisiológico o psicológico; es frecuente que estos profesionales tengan estudios en otras áreas como consejería, psicología, enfermería, etc. Los pacientes suelen ser personas con alguna limitante de movilidad o emocional que les obstaculiza y dificulta las relaciones sexuales y coitales. Es común que dentro de las prácticas terapéuticas, el o la profesional mantenga relaciones coitales con el o la paciente, con el objetivo de hacerle conocer el propio cuerpo y el cuerpo de la otra persona, adquirir habilidades para la interacción coital, desmitificar conceptos y en general para ayudarles a tener una vida sexual sana y satisfactoria.

Ben Lewin

Con respecto a la película cabe mencionar que el director Ben Lewin es sobreviviente de polio, por lo que se interesó de manera especial en este proyecto. Su trabajo detrás de cámara denota una sensibilidad extraordinaria para mostrarnos la perspectiva de O'Brien y no se confundan, no se trata de una película sobre sexo; Las sesiones es una profunda reflexión sobre el miedo a la soledad, las dificultades para intimar a nivel físico, emocional y afectivo con otras personas y lo satisfactorio que significa sentirse querido por alguien.

Lewin tiene particular cuidado en no exhibir lo innecesario (vemos desnudos, pero no el acto coital en sí) ni en denigrar al ser humano en sus dimensiones físicas, biológicas, psicológicas ni ideológicas. Realizó una película honesta que de manera directa y sin tabúes nos adentra en la vida de Mark, sus traumas y esperazas, sus miedos y sus deseos.

El filme necesitaba de una pareja de actores que pudieran hacernos sentir lo que el guión indicaba, que supieran darle vida a estos personajes y dotarles de una sensibilidad extrema. El trabajo de John Hawkes y Helen Hunt es soberbio, más allá de que logran un nivel de franqueza actoral en sus desnudos, nos transmiten una gama de emociones a través de sus interpretaciones que nos conmueven, o lo que es lo mismo, logran movilizarnos desde nuestras emociones y afectos. 


Hawkes, particularmente, logra con su rostro transmitirnos una serie de estados anímicos increíbles. Es un gran actor, con una tremenda capacidad para adoptar roles de cualquier índole (les recomiendo Winter's Bone, 2010; Martha Marcy May Marlene, 2011; y tiene un papel de reparto en Lincoln, 2012). A través de su mirada y sus gestos configura una actuación magistral, en ningún momento resulta sensiblera ni superflua y brinda hasta momentos cómicos con una naturalidad asombrante. Para ciertas escenas en las que estaba acostado, usó un balón de fútbol en su espalda para poder arquear su postura corporal y se basó en videos de Mark O'Brien para su actuación.

El resto del elenco está bastante bien, destacándose William H. Macy, un gran actor que tiene poco reconocimiento. Interpreta al sacerdote Brendan, cuyo rol es vital en la vida de O'Brien, puesto que es católico y como cualquier creyente tiene dudas acerca de diferentes temas. Macy hace una actuación sobria, natural, su rol es el del confidente de Mark y en sus palabras este buscará consejo y amistad. Es interesante cómo se aborda el tema religioso en este filme, se respeta la individualidad y las creencias, incluso se propone una visión más moderna del catoliscismo que contrasta con la postura del actual Papa Benedicto XVI, un retrógrado que recientemente condenó a la Teoría de Género "La falacia profunda de esta teoría y de la revolución antropológica que subyace en ella es evidente” (leer nota completa aquí). 


La edición del filme es muy buena, principalmente en las escenas de desnudos en las que se evita el morbo y por el contrario, se busca que el espectador descubra la sexualidad a través de los ojos de Mark quien es virgen. En una época en la que constantemente se usan los desnudos y las escenas sexuales para rellenar guiones faltos de ideas, es refrescante apreciar una obra con una intencionalidad educativa y desmitificadora al respecto.

Ben Lewin, John Hawkes, Helen Hunt y William H Macy (orden usual)

La película también tiene una gran valía para todos aquellos que trabajan con personas con alguna dificultad de movimiento, sensorial (que tienen disminuidas las capacidades de algún sentido), emocional, psicológica, entre otras. Se hace una aproximación honesta y sin estereotipos del tema, sirve para comprender la multidimensionalidad que todos tenemos y la importancia de sentirnos satisfechos y luchar por conseguir metas. Es imposible alcanzarlas todas, pero es igual de imposible no alcanzar ninguna.

Como anécdota, cabe señalar que la vida de Mark O'Brien ya había sido llevada al cine. Jessica Yu en 1996 realizó el corto documental "Breathing Lessons: The life and work of Mark O'Brien"; trabajo que ganó el Oscar en la categoría en 1997.


Acá tienen el avance de la película (en inglés):


Entrevista con el director Ben Lewin y la productora Judi Levine (en inglés):


Entrevistas con John Hawkes, Helen Hunt y William H. Macy (en inglés):



2 comentarios:

  1. Puedo decir que es una película honesta, limpia, que en verdad hace llorar al espectador, cuando vemos que muchas personas tenemos todo nuestro cuerpo y sentidos en perfectas condiciones y nos quejamos y echamos a morir por pequeñeces y que de una u otra forma rechazamos a seres humanos con discapacidades, porque no creemos que puedan llevar una vida normal, y cuan equivocados estamos.
    Vean la película es buena un gran guío y la calidad de Actores mejor no podría ser...
    ..................mavigo...........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos "mavigo" gracias por el comentario. La película en verdad sirve para romper estereotipos sobre aquellos con alguna discapacidad. Me alegro que le haya gustado!!!

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.