miércoles, 30 de enero de 2013

Django sin cadenas




Título original: Django Unchained. EE.UU. (2012). Color.
Director: Quentin Tarantino
Guión: Quentin Tarantino
Cinematografía: Robert Richardson
Edición: Fred Raskin
Diseño de producción: J. Michael Riva

Productores: The Weinstein Company, Columbia Pictures, Brown 26 Productions
Duración: 165 minutos


Elenco:

Jamie Foxx como Django
Christoph Waltz como Dr King Schultz
Leonardo Di Caprio como Calvin Candie
Kerry Washington como Broomhilda
Samuel L Jacksom como Stephen
Franco Nero como Amerigo Vessepi
Jonah Hill como miembro de los Reguladores
Quentin Tarantino como empleado de la Minera LeQuint Dickey


Premios:

Globos de Oro: mejor actor de reparto y mejor guión original
Tiene varias nominaciones pendientes a los Oscar y los BAFTA



El cine de Tarantino siempre ha generado ambivalencias, mientras que algunos lo consideran de culto otros critican el grado de violencia y sangre de sus filmes. Django Unchained no escapa de esta controversia, sin embargo, al propio director nunca le ha importado nada de esto. Él hace películas para divertirse y para entretener al público y eso es precisamente lo que logra con Django, un filme lleno de acción, momentos hilarantes y tributos con el sello de Tarantino.

También estamos ante un filme inclasificable, no se puede decir que es Western, pretende homenajear al subgénero Spaguetti Western, pero también brinda güiños al cine de Blaxploitation de los 70's. Finalmente, tiene secuencias muy bien coreografiadas que son el sello distintivo del director.


Tarantino tiene la gran capacidad de escribir guiones y dotarles de una plasticidad y originalidad espectaculares; no importa si se trata de un filme de más de dos horas y media, él va a encontrar la forma de que se disfrute el contenido; los pequeños detalles son su clave, la más pequeña escena tiene una razón de ser; ora porque aparecerá más adelante en la película revelándose su importancia, ora porque es un tributo a algún filme o escena que gira dentro de la cabeza de este gran director.

Al estadounidense no le interesa ser histórica ni políticamente correcto, él busca crear relatos entretenidos, pero en sus dos últimas películas ha elegido "corregir" ciertos eventos históricos. Si en Bastardos sin gloria (2009) ajustició a los nazis, en Django sin cadenas castigará a los esclavistas sureños.

La mayor virtud que tiene esta película es la fortaleza visual, un logro del director de fotografía Robert Richardson junto a un Tarantino que dentro de su aparente desorden, canaliza la historia a partir de la imagen, precisamente el cine se creó con ese objetivo. Así, la historia nos remonta a la segunda mitad del siglo XIX y nos va introduciendo a los personajes con una maestría envidiable. 


A lo largo de la historia, podemos apreciar tomas panorámicas de los Estados Unidos, lugares paradisiácos que nunca terminan de cobrar el protagonismo con que lo hacen en los Westerns clásicos, Django sin cadenas tiene un ritmo mucho más rápido, fiel representante del cine de Tarantino y en esto se aleja del momento reflexivo de los lugares inhóspitos o magnificentes de los Westerns y la idea del hombre vs el destino inexorable. Aún así, el espectáculo visual está garantizado.

En el apartado musical, Django también se toma sus libertades. Tarantino es de los mejores directores en cuanto al uso de la música en sus filmes, en esta ocasión hay una mezcla entre música original y canciones que ya existían. La banda sonora sigue el ritmo trepidante del filme incluyendo una canción con ritmo de hip hop que lejos de afectar el filme, lo potencia en intesidad. Django, el personaje, es una especie de antihéroe de las praderas hasta los guetos y por esto es que la canción funciona, nos hace recordar que si bien se trata de una historia ficticia, la esclavitud existió y sigue existiendo, con variantes de grado y de forma. En una escena Django dice que el Dr. Schultz no está acostumbrado a la barbarie de los estadounidenses, y en cierto aspecto implícito entendemos que el país no ha cambiado mucho desde entonces; ya no coloca grilletes, pero usa el poder económico para controlar de igual o peor manera.


Es cierto que Django Unchained es violenta, al igual que el uso de sangre es abundante; sin embargo, para eso existe la oficina de censura (que en Costa Rica insisten en llamarla de otra manera y que no hay censura, pero todos sabemos que ni ellos se engañan a sí mismos). La película está dirigida a un público adulto, es responsabilidad de cada uno la elección que tomemos; Django Unchained creo que es la única película de Tarantino en mostrar algún desnudo. Mucho se dice de que el cine de Tarantino es violencia sin sentido, no comparto para nada tal afirmación. En su cine la violencia no ocupa el protagonismo, ni tampoco es el centro de la historia ni lo que hace que esta se desarrolle; al contrario de otros filmes mucho más banales, que casi en su mayoría pertenecen al género del terror, en los que la sevicia es la razón de ser, la promesa de espectáculo gira en torno a la misma y el guión se estructura para presentar simplemente la acción más grotesca posible. Esto no ocurre en los filmes de Tarantino; quien se encarga de crear una historia que atrapa al espectador mientras lo conduce y lo confunde. Con Tarantino el misterio se conoce temprano en el relato, lo que importa son los medios con los que se resuelve y los personajes involucrados; la violencia es coreografiada en secuencias que nos permiten gozar la pericia de este director. Django Unchained es la afirmación de lo anterior, es la exageración consciente del hecho real (esclavitud y explotación), y como mencioné antes, es la cruzada personal del director de corregir, al menos en la ficción, hechos trágicos. 

Django es un esclavo que no busca venganza per se, él quiere recuperar a su esposa y vivir libre con ella. No entra al oficio de cazarrecompensas por gusto, sino como un medio para alcanzar su objetivo. Es un antihéroe puesto que su motivación no es altruista, sino egoísta. El otro antihéroe del filme es el Dr. Schultz, un alemán que encuentra en el negocio de cazarrecompensas la forma de subsistir; tiene un peculiar sentido de la moral que lo lleva a asesinar sin sentir remordimiento; sin embargo, se siente culpable por Django y por el esclavo muerto por los perros (D'Artagnan). Tarantino invierte el rol arquetípico de estos personajes. Tenemos al alemán que siente remordimientos de conciencia y culpa por sus acciones, a un esclavo negro que es el epítome del héroe del folclor alemán Siegfried que lucha contra el dragón Fafner (Leonardo Di Caprio como Calvin Candie) en la montaña (la propiedad Candyland) para liberar a su versión criolla de Brunilda (la esposa de Django se llama Broomhilda y habla alemán). Quiero hacer la aclaración que Tarantino se basa en el Ciclo del Anillo de Wagner para recordarnos el mito de Siegfrid. La ópera de Wagner es una variante del poema anónimo El cantar de los Nibelungos, que de hecho consiste sobre la cristianización de los pueblos en el Norte de Europa y tiene otros personajes y un desarrollo muy diferente al de la ópera.

Para completar la re-escritura fantástica; los estadounidenses, representados por los esclavistas y en primer lugar Calvin Candie, son los monstruos / bárbaros de la hisoria quienes cometen atrocidades; acá la burla de Tarantino es extraordinaria cuando ridiculiza a un incipiente grupo de blancos que quieren matar a negros utilizando capuchas blancas...


Para redondear la historia, tenemos una serie de tributos que empiezan desde el título, que hace alusión al filme Django (Sergio Corbucci, 1966) con Franco Nero en el papel principal. Tarantino le da un pequeño papel a Nero en esta nueva versión y el momento en que los Django comparten líneas es un tributo magnífico. También hay referencias a Mandingo (Richard Fleischer, 1975) donde un gran James Mason es el amo esclavista que somete a sus esclavos a luchas terribles. Otra alusión es Hércules sin cadenas (título con que se conoce al filme italiano Ercole e la regina di Lidia, dirigida por Pietro Francisci en 1959); el Dr. Schultz menciona la posibilidad de renombrar al mandingo que quiere comprar como el "Hércules Negro". Las canciones utilizadas en la banda sonora son tributo a muchos westerns, aunque también hay alusiones a Kubrick, el personaje del Dr. Schultz tiene flashbacks violentos al escuchar a Beethoven; y hasta de Kurosawa, la escena de los Reguladores cuando cabalgan por una colina es un homenaje a Los Siete Samuráis.

Si Tarantino es un gran director de actores o los actores se sienten tan a gusto trabajando para él que hacen interpretaciones muy buenas es algo que al final no importa. El hecho es que desde sus primeras películas, ha rescatado del olvido a algunos y les ha ayudado a otros a mostrarse internacionalmente. Christoph Waltz ganó el Oscar con su anterior colaboración con el director; ahora se perfila nuevamente a lograrlo. Creo que sería el único alemán con dos Oscares... eso le sacaría una sonrisa a Tarantino la noche de la ceremonia.


Waltz está inmenso, es un gran actor con una versatilidad única, capaz de hablar diferentes idiomas con gran facilidad y con acento perfecto; además, tiene la capacidad para hacernos reír en la situación más inverosímil o de causarnos angustia y sosiego. Se entiende a la perfección con Tarantino y se relaciona en escena con sus compañeros de manera fluida. Jamie Foxx hace un gran trabajo, es carismático, capaz de transmitir poderosos sentimientos con su mirada y de crear un Django digno de los antihéroes del western.  Leonardo Di Caprio hace una actuación sólida, me recordó con algunos ademanes al papel que hace Brat Pitt en Bastardos sin gloria, curiosamente, la Academia no los quiere a ninguno. Como anécdota, en la escena en la que Calvin Candie golpea la mesa mientras amenaza al Dr. Schultz y a Django, el actor en verdad quebró un vaso y se cortó, siguió actuando para terminar la escena (que fue la que Tarantino usó en el corte final); eso en sí mismo no significa que merecía la nominación, pero sí para que se deje de dudar de su compromiso y de su calidad como actor. Samuel L. Jackson es de esos actores fetiches de Tarantino y acá le dio un pequeño papel con gran peso al final. El resto del elenco está muy bien, con actuaciones sólidas en cada uno de sus roles, exceptuando al pobre Tarantino, que una vez más nos demuestra que lo suyo es dirigir mas no actuar. Se le perdonan esas escenas de más y su efímero protagonismo.


Cabe señalar que esta es la primera película en la que el director no trabaja con Sally Menke (falleció en el 2010), la editora de todas sus películas anteriores. La edición fue buena, no se sintió forzada y permitió la fluidez propia de las películas de Tarantino. Salvo dos escenas cuyos cortes me parecieron muy abruptos y que no calzaron del todo bien con la música, el trabajo de Fred Raskin fue muy digno.


Django Unchained es una película entretenida, violenta, no es apta para chicos, está muy bien estructurada, tiene planos maravillosos y el uso de la música es perfecto. A Tarantino le gusta divertirse mientras hace las películas y no busca ser un director preciso o riguroso con los hechos históricos, él crea un universo donde sus personajes se desarrollan, por eso no hay que tomarse en serio ciertos anacronismos que la película tiene, por ejemplo, escuchamos Para Elisa de Beethoven aunque la obra no se dio a conocer hasta 1865, o vemos el uso de dinamita cuando se inventó en 1867, también se narra la historia base de la ópera de Wagner El anillo de los Nibelungos, cuyo ciclo completo se estrenó hasta 1869; e incluso errores lingüísticos, se usa la palabra "motherfucker", cuya primera utilización el Diccionario de Oxford la sitúa en 1918; entre otros. Recordemos que la acción de la película sucede en 1858. Al final nada de eso importa, porque Django Unchained es una excelente película, muy bien actuada, entretenida y que te hace querer verla varias veces.




Curiosidades



El papel de Django iba a ser para Will Smith quien no quiso asumir el rol. Otros actores que fueron considerados fueron: Idris Elba, Chris Tucker, Terrence Howard, Tyrese Gibson.

Kevin Costner y Kurt Russell fueron considerados, pero al final no los contrataron y los personajes a quienes iban a representar fueron eliminados del guión.

Django Unchained es la sexta colaboración entre Samuel L. Jackson y Quentin Tarantino.

Lady Gaga fue considerada para el papel de Lara Lee Candie.

Christoph  Waltz se dislocó un hueso de la pelvis durante el rodaje al caerse de un caballo durante uno de los ensayos. Por eso en las escenas iniciales su personaje aparece sentado en una carreta-vagón.

Tarantino tuvo que convencer a Leonardo Di Caprio para que llevara al extremo su actuación como un esclavista y aficionado a las peleas de mandingos.

El traje de valet que usa Django se inspiró en la pintura "The blue boy", que también influenció el filme de F. W. Murnau "The boy in blue" (1919), creador de la técnica "cámara desencadenada" (unchained en inglés).

The blue boy de Thomas Gainsborrough

Los hombres con capuchas blancas liderados por Big Daddy son los "Reguladores", antecesores del Ku Klux Klan formado en 1865.

El apellido del Dr. Schultz es una referencia a la tumba de Paula Schultz donde fue enterrada La Novia en Kill Bill vol 2.

Aunque puede parecer difícil de creer (no imposible) que en Estados Unidos se conociera Los tres mosqueteros; lo cierto es que el libro se publicó en 1844 y los hechos en Django transcurren en 1858. El escritor de la novela, Alexandre Dumas, fue hijo del marqués Alexandre Antoine Davy y de la esclava afrocaribeña Marie Cessette. Nació en la colonia francesa Saint-Domingue, actual Haití.





Avance de la película subtitulado:


Avance de la película Django 1966:


Entrevista con Tarantino y parte de elenco:



Rueda de prensa con el director y el elenco:



Entrevista con el actor Christoph Waltz:



Avance de la película Mandingo (1975):



Una selección de los 10 mejores Spaguetti Westerns:



Documental de TVE "Sin piedad" sobre el Spaguetti Western (9 partes):













22 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena crítica Yoshua y bastante interesantes las curiosidades mencionadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Steve. Tenemos que hacer una maratón de Tarantino!!!

      Eliminar
  3. ¡Excepcional crítica! qué bárbaro vivecinescrupulos... cuánta valiosa interpretación, desearía que la leyeran los que opinan que la película es un cascarón relleno de sangre y esclavitud. En cuanto a las curiosidades, magníficas, gracias por incluirlas en la crítica... me dejaste callada con el dato de que Dumas era mulato, no lo sabía y creí que la mención de ello en la película era con el afán de sacar de quicio a Candie...

    ResponderEliminar
  4. Buenísima esta entrada. Buenísimo su trabajo y su escritura no se queda atrás. Yoshua: saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por sus palabras Don William. Con respecto a la escritura, trato de ser cuidadoso y expresarme bien. No soy filólogo como usted, pero antes de estudiar psicología, estuve en Filología Clásica y uno aprende; además de la pasión por la lectura que es la mejor enseñanza.

      Eliminar
    2. Este texto no aporta nada innovador, junta todos los cliches y conocimientos más superficiales sobre Tarantino. De más que sobra en empalagoso y aburrido. Una total decepción.

      Julián

      Eliminar
    3. Saludos Julián, gracias por visitar el blog y comentar. Tarantino es un cineasta que se repite a sí mismo, brinda tributos a películas que le marcaron e incluso se autoplagia. Si no te gustó el artículo, ni modo. Nuevamente, gracias por visitar el blog.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Con tanto entusiasmo por esta película sería difícil tratar de hacer notar que la película no es realmente tan maravillosa :-) En todo caso, voy a compartir mis impresiones.

    Efectivamente, Tarantino ha destacado, entre otros aspectos, por sus acertadas bandas sonoras. En esta, empezamos con una excelente secuencia de créditos y una gran canción. Sin embargo, hay dos dos fallos terribles, y no por anacronismo, que puedo entenderlo, sino porque se pasa de ridículo. Los dos temas de hip hop, pero sobre todo la pésima elección de "I`ve got a name", de Croce, para el momento en que Django deja su traje azul y se cambia de ropa y sale junto con Shultz.

    Luego, también puedo entender que uno disfrute con los excesos (estéticos, no me refiero a que si hay mucha violencia o no la hay, aspecto irrelevante), que uno se emocione con ciertos giros, con los guiños, con los elementos que rayan en lo "kitsch" o en lo "camp", pero uno también reconoce que ahí se apela meramente a esa parte de placer más directo y superficial. Yo lo decía respecto a "Les Mis", por ejemplo. Lloré, me encantó, la disfruté, canté, pero reconozco que se debe más a un asunto muy personal que a las virtudes sólidas y concretas de la obra. Con Tarantino pasa igual. Uno puede disfrutar todo su despliegue, pero más como un fetiche, y debe reconocerle sus carencias. Por eso no logro entender cómo, a pesar de aspectos que vos mismo señalás, decís que no importan y que la película es excelente.

    La secuencia de los supremacistas blancos es genial, hilarante. Digna de SNL. El equivalente de la digresión sobre “Like a Virgin” en “Reservoir Dogs” o el “masaje de pies” en “Pulp Fiction”. Lastimosamente, no tiene nada que ver con la película. Es decir, si eliminamos esa escena no pasa absolutamente nada. Incluso sospecho que hay un error de edición, porque está ubicada luego de que los hemos visto cabalgar y llegar a la carreta. Hay un corte abrupto, como si alguien hubiera dicho: “Esto es muy bueno, vamos a meterlo.”

    Tarantino hace ejercicios de estilo más que películas. Al final se queda uno con la pirotecnia y nada más. Sus ágiles guiones han perdido el carácter de ironía y se han reducido más a chistes. En todo caso, detrás de su máscara transgresora lo que siempre ha habido es un conservador. Recurre a la violencia como única alternativa y es una violencia hiperreal que llega digerida al público, como mero espectáculo sin ningún tipo de aporte crítico. La figura del héroe es la misma de las historias clásicas (por algo las referencias a la mitología germana) y el regocijo final no trae ninguna reivindicación histórica o de otro tipo. Más bien lo que se apunta es precisamente a que su objetivo es entretener, no aleccionar ni filosofar ni adentrarse en cuestiones profundas. Tarantino navega las aguas seguras y cómodas del cinismo propio de las sociedades del capitalismo tardío, a las cuales les encanta y sirve este tipo de productos porque funcionan perfectamente para distraer y nada más.

    Y sí, yo lo disfruto, yo me río, paso el rato, y reconozco que en sus trabajos hay elementos de genio, pero no puedo obviar que se queda en la epidermis, es algo pasajero, como tantos otros productos de entretenimiento. Y es una lástima, porque si en lugar de dárselas de listo y ser autoindulgente con cuanta broma se le ocurra fuera más riguroso, más pulido, con más garra, tendríamos ahí sí obras maestras. Tiene sus atributos, sus momentos de brillo, pero no es P.T. Anderson ni David Lynch.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Gustavo Solórzano-Alfaro por ser tan extenso en sus comentarios. Voy a tratar de explicarme, con respecto a lo que dije que no importa, me refería a los anacronismos puesto que Tarantino no se fija en esos detalles. Estoy de acuerdo en que el cine de él es palomitero, es uno lleno de excesos y con sus particulares recurrencias. Django Unchained tampoco es mi película preferida de Tarantino, de quien prefiero Jackie Brown, Reservoir Dogs y Pulp Fiction (en ese orden). Por otra parte, como cinéfilos tenemos debilidades por ciertos géneros o simplemente es una cuestión de gustos, ahí entran mis apreciaciones sobre Tarantino, es un cine que me divierte montones y no me canso de verlo; en contraste con otro cine que tampoco genera un estado de introspección o reflexión profunda. Comparto totalmente lo que dices con la edición de la escena de los Reguladores, es descuidada (olvidé mencionarlo en el artículo puntualmente); con la música no me desagradó, aunque no disfruto el hip hop, fue una ocurrencia que no me disgustó. No comparto con que recurre a la violencia como única alternativa; es decir, la violencia siempre está presente en sus filmes, pero lo veo más como parte de la epidermis de sus personajes y por lo tanto de la sociedad. En mi caso, las películas de Tarantino no solo las disfruto en el momento, muchos años después sigo recordando ciertas escenas o diálogos y me dan ganas de volverlas a ver; no me pasa igual con otros filmes de corte similar. Lo de comparar directores está bien por un lado, P. T. Anderson y D Lynch me encantan, pero hacen otro tipo de cine, por ejemplo muchos odian a Lynch por los excesos que él tiene en sus películas, a mí me encantan y disfruto con su narrativa surrealista. Al final uno tiene muchos directores o películas que gustan por diferentes motivos y responde también a lo que queremos ver y las expectativas que tenemos. Nuevamente, te agradezco que hayas escrito y también que hayas dejado tu comentario en el blog.

      Eliminar
  7. Mis disculpas. Lo corregí y lo volví a poner, pero no pude borrar el primero.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo, gracias por pasarte por el blog y comentar!!

      Eliminar
  8. Ahora entiendo mejor ese entusiasmo, es que no me quedaba del todo claro. Es como lo que te decía, cuando uno disfruta los juegos, el ingenio o simplemente aquello que llena sus fantasías (como yo con "Superman"). Digo, porque a pesar de ese amor que uno puede sentir, en el fondo sabe que hay una serie de problemas estéticos.

    Ahora, me llama mucho la atención que tu favorita sea "Jackie Brown", que tanto a los fans como amí que no lo soy les parece la peor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, sale a relucir el lado "fan" que uno pueda tener. Es claro que Django Unchained tiene errores; pero me agrada la idea de ir al cine y disfrutar de la película, reírme, pasarla bien. Digamos que no todos los días está uno para ver a Bergman o Antonioni jajaja. Jackie Brown me fascina el concepto, me gustó mucho la actuación de Robert Forster y Pam Grier; la historia entretenida y curiosamente es la más "formal" de Tarantino, la menos violenta también

      Eliminar
  9. Se me cortó. Contame sobre eso. Yo la única que no he visto es "Death Proof".

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Death Proof no la terminé de ver, me pareció un experimento fallido

      Eliminar
  10. A mi me parece que es una gran película, a pesar de tratarse de una película que refleja un tema fuerte como lo es la esclavitud, me gusto la actuación de Leonardo DiCaprio, aunque maneja muchas escenas cargadas de sangre, de disparos y de pelas que deja cierta moraleja sobre estos temas polémicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Daniela, gracias por pasarte por el blog. Di Caprio muy bien, desde hace rato viene demostrando que es un buen actor. El tema de la violencia explícita siempre está presente en Tarantino, lo suyo es una exaltación de la violencia a través de la estética y la belleza con que filmas esas escenas.

      Eliminar
  11. Muchísimas gracias.

    La constatación de que "nunca llueve a gusto de todos" es precisamente la diferencia en la interpretación de tu artículo, según cada lector.

    No puedo estar más en desacuerdo con quien opina que has realizado una apglutinación de lo conocido sobre QT. Realmente tu explicación sobre los orígenes, influencias y homenajes son muy valiosas..

    Hay un acto de ... "lectura íntima" en el visionado de una película que, quien de verdad ame este mundillo, debe respetar por subjetivo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Baldo Martorell. En efecto, cuando se escribe o comenta de cine, como de cualquier obra artística, hay que tener claro que se hace de forma subjetiva. Su comentario sobre esta entrada me hizo releerla de nuevo y pensarla en comparación con The Hateful Eight, la más reciente película de Tarantino, que me decepcionó. Con una gran fotografía y música, pero con un guion que se repetía mucho y tardaba en entrar a la acción, al desarrollo, por momentos con diálogos muy divertidos e ingeniosos, y en otros, decaía la intensidad.

      Eliminar
  12. Muchísimas gracias.

    La constatación de que "nunca llueve a gusto de todos" es precisamente la diferencia en la interpretación de tu artículo, según cada lector.

    No puedo estar más en desacuerdo con quien opina que has realizado una apglutinación de lo conocido sobre QT. Realmente tu explicación sobre los orígenes, influencias y homenajes son muy valiosas..

    Hay un acto de ... "lectura íntima" en el visionado de una película que, quien de verdad ame este mundillo, debe respetar por subjetivo...

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.