sábado, 8 de diciembre de 2012

Un reino bajo la luna



Título original: Moonrise Kingdom. EE.UU. (2012) Color
Director: Wes Anderson
Guión: Wes Anderson y Roman Coppola
Cinematografía: Robert D. Yeoman
Edición: Andrew Weisblum
Música: Alexandre Desplat
Diseño de producción: Adam Stockhausen
Duración: 94 minutos

Elenco:

Jared Gilman como Sam Shakusky
Kara Hayward como Suzy Bishop
Bruce Willis como Capitán Sharp
Edward Norton como Líder Scout Randy Ward
Bill Murray como Walt Bishop
Frances McDormand como Laura Bishop
Tilda Swinton como la mujer de servicios sociales
Jason Schwartzman como el primo Ben
Harvey Keitel como Comandante Pierce
Bob Balaban como el narrador



He aquí una de las mejores películas del 2012. Wes Anderson no decepciona con esta película que hace gala de su gran talento como realizador. Anderson coescribe el guión, demostrando que es de los pocos directores que se atreven a hacer algo original, salirse de los estándares harto conocidos de Hollywood e imprimir su sello personal a un cine autor bastante particular.


El humor de Wes Anderson es característico en toda su filmografía, mientras que para algunos su excentricidad resulta negativa para el desarrollo de sus filmes, en mi opinión, es lo que más me agrada y respeto del director. Su interés en crear atmósferas que te atrapan mientras te cuenta una historia que es muy entretenida. El imaginario de Anderson hace posible que cada filme cobre vida y esté lleno de matices, emociones y recuerdos inolvidables. Rogert Ebert indica sobre Anderson "que es el único director americano, en quien puede pensar, cuyos trabajos reflejan el concepco japonés mono no aware, el cual describe un anhelo triste sobre la transitoriedad de las cosas".

En Moonrise Kingdom, Anderson nos narra con su característico humor la historia y con un estilo fantástico nos transporta a una paradisíaca isla en los años sesenta, en la que se desarrolla una fuga amorosa entre dos jóvenes (de doce años) quienes se sienten marginados por sus familias y compañeros (en general todo el entorno social).

Destaca su estupenda dirección de actores, principalmente con Gilman (Sam) y Hayward (Suzy) quienes debutaron con este filme. Anderson siempre crea un entorno de camaradería con los actores, brindando oportunidad recurrentemente a varios conocidos. Moonrise Kingdom fue la sexta colaboración con Bill Murray y la cuarta con Schwartzman. La complicidad entre actores y director (y el resto de equipo de producción) se refleja en sus obras, permeando con un sutil humor sus películas. 

Destaca el gran trabajo de Adam Stockhausen quien encontró las localidades que cobraron vida tras la cámara de Anderson, recreando un maravilloso pueblo con una atmósfera envolvente al que indudablemente tenemos ganas de conocer. El uso de cámara métodica con abundantes travellings nos conducen no sólo por la vida de los personajes sino que también recorremos minuciosamente el paisaje total.

Dos aspectos escenciales para que esta película cobrara vida son la iluminación y la fotografía. Son majestuosas y recrean a la perfección una época determinada (años sesenta), la utilización de una paleta de colores primarios con un predominio de tonalidades amarillas, verdes y rojizas, y un aspecto de "envejecimiento" o "antigüedad" le dan al filme una credibilidad estupenda. Además, Anderson utiliza ciertos encuadres propios de la época. Por ejemplo, cuando parte de una toma lejana para hacer un acercamiento rápido a los rostros de los personajes, me recordaron anuncios televisivos de los sesenta y setentas.


El trabajo de vestuario también resalta, logrando dotarles de una personalidad a cada actor. Los sets están meticulosamente elaborados, llenos de detalles que crean verosimilitud al filme y a más de uno le darán nostalgia.


Los encuadres fueron muy bien estudiados y permiten explotar al máximo las locaciones, principalmente en la bahía donde Sam y Suzy escapan; toda esa secuencia de enamoramiento juvenil me pareció una genialidad. Además, esta parte de la película refleja metafóricamente el tránsito de los personajes de la infancia/inocencia hacia una madurez incierta. Y es que esta película es de las más románticas que he visto, se trata de un amor sincero e inocente entre dos adolescentes que se buscan incesantemente para acompañarse en su soledad, un tema maravilloso que está narrado desde la originalidad creativa y no desde el morbo ni las convenciones actuales. Tal vez por eso la película funciona mejor con la ambientación sesentera. Otro aspecto por destacar es la habilidad de Anderson de contarnos la historia desde la perspectiva de los jóvenes y no desde la de los adultos, quienes se nos muestran acabados, deteriorados, llenos de incertidumbres (magistral el diálogo del Líder Scout Ward -Edward Norton- cuando no sabe definir su profesión principal, duda entre profesor de matemáticas y líder scout); de igual manera el resto del elenco actúa de forma sólida. Un Bruce Willis que retoma el género de la comedia con una actuación muy interesante. Mención aparte merecen Frances McDormand y Bill Murray (el matrimonio Bishop), tremendos actores los dos, de ese tipo que los certámenes no premian ni la crítica los alaba como se debe; su perfil bajo en cuanto a la luz pública les afecta en cuanto a la opinión, sin embargo, sus dotes histriónicas son inobjetables. 

Otra actriz que está en estado de gracia es Tilda Swinton, hace una pequeña aparición, pero resulta impresionante. Me recordó mucho al papel de Louise Fletcher como la enfermera Ratched en One flew over the cuckoo's nest (Milos Forman, 1975).


Podemos decir que el elenco de este filme es coral, hay dos protagonistas definidos y la historia gira alrededor de ellos; del resto del elenco conocemos ciertos aspectos de sus vidas, pero no se profundiza. De igua manera, la música de la película es coral. Destaca especialmente el trabajo de Benjamin Britten, conocido compositor que se ha destacado por su trabajo con voces de niños. Anderson afirma sobre la música "es el color de la película en algún aspecto". Indica además, la influencia de Noyed's Fludde (que escuchamos en la banda sonora) sobre su propia vida y la de su hermano.

El trabajo de Desplat con el resto de arreglos musicales no desentona y nos brinda una de las mejores bandas sonoras de los últimos años. Sumamente agradable y bien ejecutada en cada escena, con temas principales que acompañan lo narrado permitiendo exaltar la acción cuando es necesario.


Datos curiosos



Las locaciones donde filmaron fueron: Bahía de Narragansett (Rhode Island), la isla Conanicut (Jamestown); la isla Prudence; Fort Wetherill; la reserva Yawgoog, el faro de la Isla de Conanicut, Parque Estatal Lincoln Woods; Parque Estatal Arcadia, el parque Ballard de Newport; Bosque de Long Pond, entre otros.

Moonrise Kingdom inauguró el festival 65 de Cannes.

Fue filmada en 16mm.

Kara Hayward y Jared Gilman nunca habían usado una máquina de escribir. La actriz Frances McDormand les enseñó a usarla.

Kara Hayward adoptó al gatito que aparecía con ella en la película. Mientras que Jared Gilman se dejó la mochila que usó durante el rodaje.

Wes Anderson indicó que el libro que encuentra Suzy refiriéndose a la crianza de un niño problemático se basó en un episodio de su propia vida.

El coguionista Roman Coppola tuvo la idea de que Laura Bishop llamara a sus hijos por un megafono, tal como su madre lo hacía. Roman es el hijo de Francis Ford Coppola y Eleanor Coppola.

Los libros que Suzy lee son creación de Anderson (quien también escribió los pasajes que Suzy lee), así como las portadas de los mismos.

Cuando Suzy lee "Dissapearance of the Sixth Grade" hay un momento que se detiene y Sam le dice que prosiga. Ese momento es el minuto 46:59 de la película y marca la mitad de la misma. Cuando Suzy empieza a leer el siguiente capítulo indica que la película va a cambiar a su segunda mitad y, por lo tanto, que la trama también va a dar un giro.

Wes Anderson suele usar temas comunes en sus películas, en este caso está presente el tema del divorcio o problemas de pareja (los Bishop); la ausencia de algún progenitor (Sam); referencias a la tira cómica Peanuts (creada por Chales M. Schulz), en Moonrise Kingdom el perro se llama Snoopy. Por cierto, el perro fallece como en otras películas de Anderson.

El tema básico de la película se basa en el filme Melody (Warris Hussein, 1971).

La escena en la que los scouts persiguen el rastro de Sam y Suzy es un tributo a la serie de televisión de la BBC Dad's Army (1968-1977).

Sam escapa de la tienda de acampar dejando un afiche que cubre el hueco de salida, justo como Andy lo hace en The Shawshank Redemption (Frank Darabont, 1994).


La escena en la que Sam pinta a Suzy es una irónica referencia a Titanic (James Cameron, 1997), donde Jack pinta a Rose. La pose de Suzy es idéntica a la de Rose.

La escena en la iglesia cuando los scouts usan máscaras de animales y observan desde el balcón, hace referencia a Eyes Wide Shut (Stanley Kubrick, 1999).


Acá pueden ver el avance subtitulado:


Conferencia de prensa (completa) de Moonrise Kingdom en Cannes 2012:


Entrevista con el director y el elenco de Moonrise Kingdom:


Bill Murray nos lleva a un detrás de cámara de Moonrise Kingdom:

3 comentarios:

  1. Agradable película. Desde mi punto de vista, los niños-jóvenes se comportan más como adultos y los adultos como niños-jóvenes. Me gustó la actuación de Norton (el niño eterno)y la escena en que salva al "jefe scouts" y al sentirse reinvindicado se siente un gigante que se brinca el campamento entero de una zancada (visualmente hermosa). Tiene asuntos importantes que sólo toma brevemente (personaje de Tilda y lo que representa), etc. Me parece que muestra una añoranza por una época pasada, con problemas totalmente vigentes hoy.

    ResponderEliminar
  2. Un cuento de niños magníficamente plasmado, con una estética visual increíble y una música que acompaña perfectamente. Las escenas de la convivencia y el descubrimiento de la sexualidad narrado desde la ingenuidad de los niños y con muy buenos diálogos; y la escena de la boda también me resultaron muy cómicas.
    Los pantalones de Bill Murray, el vestidito de Suzy, la máquina de escribir, el tocadiscos...todo encantadoramente vintage.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el estilo vintage es maravilloso, el uso del color, la música, en verdad que uno la pasa super bien con esta película.

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.