domingo, 16 de diciembre de 2012

Joven y alocada




Título original: Joven y alocada. Chile (2012). Color
Directora: Marialy Rivas
Guión: Marialy Rivas, Pedro Peirano, Sebastián Sepúlveda y Camila Gutiérrez
Cinematografía: Sergio Armstrong
Edición: Andrea Chignoli y Sebastián Sepúlveda
Diseño de producción: Polin Garbizu

Duración: 96 minutos

Elenco:

Alicia Rodríguez como Daniela Ramírez
Aline Küppenheim como Teresa
María Gracia Omegna como Antonia
Felipe Pinto como Tomás
Alejandro Goic como Raimundo Ramírez
Ingrid Isensee como Isabel
Javiera Mena como ella misma

Premios:

Festival de Cine de Sundance: premio al mejor guión original
Festival Internacional de Cine de San Sebastián: premio Sebastiane a la mejor película de tema homosexual
Festival Latinoamericano de Huelva: Colón de Plata a Mejor Actriz
Premios Goya: preseleccionada a mejor película Iberoamericana


Joven y alocada es una película fresca dentro del cine latinoamericano, su directora logra crear un filme bastante entretenido a través de un lenguaje bastante actual.  El guión definitivamente es lo mejor de la película, logra plasmar la mentalidad juvenil a través de las formas de comunicación empleadas por los adolescentes: las redes sociales. Cabe señalar que la película se inspira en las vivencias de una mujer involucrada en la producción de la misma (Camila Gutiérrez, coguionista), de ahí se empezó a crear el guión mezclando anécdotas con ficción.


La película es muy creativa, tiene un ritmo bastante bueno gracias a un montaje preciso, ágil y que mantiene un diálogo implícito con el espectador. La protagonista escribe en su blog (Joven y alocada, de ahí el título del filme) y constantemente vemos la interacción de esta con otros internautas, así, líneas, signos y símbolos propios del lenguaje informático se aparecen en la pantalla y nosotros como espectadores nos convertimos en una especie de seguidores anónimos de dicho blog.  

El tono voyeurista y polémico del filme se nutre de una fotografía que recuerda el arte pop de la década de los ochenta, a la vez de aluciones a Andy Warhol. Por un lado están los ambientes "serios", conservadores, la vida familiar estricta y en contraste tenemos las manifestaciones de la imaginación de la protagonista, llenas de coloridos montajes que se valen de mezclar imágenes religiosas con fotografías de desnudos, una especie de arte moderno que busca concienciar sobre la sexualidad y su represión.

Al salir de la sala de exhibición (la película la presencié en la Universidad de Guadalajara como parte de un cineforo dedicado al cine chileno) escuché a algunas personas comentar sobre la sexualidad de Daniela, la protagonista. Parecía que el consenso indicaba que la joven estaba confundía sexualmente y hablaban de la relevancia de este tema en la sociedad actual.  Creo que es un error hacer una crítica desde esa posición. Según como experimenté la película, la protagonista lo tiene claro: es bisexual, disfruta tanto del pino como del queso, el "problema" es que se enamoró de los dos y no quiere elegir (¿Y hay que elegir? ¿No se puede disfrutar de los dos?).  El meollo del asunto reside en su posición ante la vida, no en su sexualidad. Criada en el seno de una familia super conservadora de Santiago (Chile), bajo la educación evangélica estricta (su tío es pastor de una inglesia), Daniela ha sido engañada, manipulada y sometida a una estricta moral. Conforme ha ido creciendo, sus experiencias sexuales le han permitido tener otra visión de los hechos y se cuestiona cada vez más la veracidad de la religión a la que ha sido sometida.

Criar a una persona con base en valores religiosos tan conservadores es algo preocupante, porque se le niegan derechos, se limita la capacidad crítica y se miente con respecto a cuestiones fundamentales, sean de índole científica (acá incluyo el tema de la sexualidad) o afectiva (el cómo se reacciona ante las cosas y lo que se hace).  Daniela vive ese conflicto de tal manera que se ha distanciado de su familia, por cuestiones de edad tiene que seguir viviendo en la misma casa, mantiene una relación particularmente tensa con su madre y busca en sus amistades o parejas esporádicas las claves para entender su posición, además de los chats en el blog, que surge ante el problema de no encontrar respuestas, el resto de internautas compartirán con ella impresiones y de esa forma ella va resolviendo los problemas y las dudas que se le presentan. Algo totalmente típico de la etapa de desarrollo en la que vive, prefiere educarse a través del consejo de los pares que de las instrucciones familiares o de cualquier otra institución (educativa, religiosa, etc.); máxime cuando en la familia la comunicación es mínima, el padre el filme lo presenta totalmente ausente y su madre la agrede de diferentes maneras, su tía es la única que la acepta, pero está enferma y pronta a morir.

La falta de sentido común por parte de los padres (especialmente de la madre) hace que Daniela, en determinado momento, sufra en castigo estúpido y que atenta contra sus derechos; la madre prefiere que su hija trabaje en un canal de televisión de corte evangélico a que termine de estudiar. Todo porque la religión está primero. De igual manera, el colegio privado donde estudia la expulsa por haber tenido relaciones sexuales, pero no muestran que expulsen al varón con quien tuvo esas relaciones.

Ya trabajando en el canal, hay una escena que particularmente llamativa. Daniela tiene que entrevistar a un pastor evangélico que afirma haber tenido el "llamado" de su dios, por lo que le dio a elegir a su novia y esta (sensatamente) lo dejó. El pastor afirma que de esa manera eliminó a su yo y se entregó a dios. La protagonista aprovecha esto para entrevistarlo de manera agresiva sobre lo que significa eliminar el yo, lo arrincona con cuestionamientos filosóficos ante los cuales el pastor no tiene respuestas, por lo que, enfadado, llama al canal y pide que castiguen la insolencia de la joven.

Miles de situaciones como esta se dan a diario, los encargados de las iglesias suelen engañar y tergiversar planteamientos filosóficos y buscan aprovecharse de las personas para extraerles dinero y darles mensajes amenazadores para tenerlos controlados. Un pueblo tonto es fácil de manipular y no existe pueblo más tonto que el que basa su moral y legislación en cuentos sobrenaturales. Cada uno tiene la libertad de creer en lo que quiera, mas eso no significa que se manipule o es estableza una moral -basada en una religión- que limite los derechos individuales, de igual manera, un país no puede tener una posición religiosa, porque atenta contra la libertad de su pueblo, es menester un Estado laico, que se gobierne por leyes ajenas a cualquier doctrina religiosa.

Como resulta lógico, la restricción sin explicaciones coherentes, el miedo y la desinformación no van a facilitar respuestas, por lo que Daniela se ve envuelta en situaciones que la llevan a estar cada vez más confundida. Entre todo esto, se enamora de una chica y un chico. Estas escenas están muy bien logradas, están filmadas con gran sensibilidad y la música acompaña estupendamente cada secuencia. Destacan las canciones de las chilenas Javiera Mena (que hace un pequeño cameo) y Francisca Valenzuela.


Un gran acierto de la directora es contarnos la película desde el punto de vista de Daniela, interpretada estupendamente por Alicia Rodríguez (su segundo protagónico en un largometraje). El reto que tenía era bien difícil, no solo porque la credibilidad de la película radicaba en ella, sino también por las escenas sexuales que tenía que hacer. Convence en su rol y eso es importante, al momento del rodaje tenía 19 años e interpretaba a una joven de 17, por lo que hay un mayor realismo que otras producciones (principalmente gringas) que buscan a actores ya entrados en años para papeles de adolescentes.

La sociedad machista-patriarcal tiene pavor ante la imagen de los genitales, el cine no escapa de esto, si en una película se muestran los senos de una mujer, la censura advierte que no es recomendable para menores (varía un poco de acuerdo a cada país, pero en líneas generales es bastante estándar); si se muestran unas nalgas de mujer la censura lo califica todavía como apta para adolescentes, pero si se muestran las nalgas de un hombre inmediatamente es solo para mayores de edad; ya ni qué decir de una vagina o un pene. Este miedo a la genitalidad y a la expresión de la sexualidad conlleva serios problemas de salud. Miles de mujeres no saben lo que es tener un orgasmo, mientras que miles de hombres inventan historias para justificar su "hombría" cuando en realidad son eyaculadores precoces. Las consecuencias las tenemos en la cantidad de embarazos de adolescentes, personas con enfermedades de transmisión sexual; femicidios y una constante negación del cuerpo (principalmente del femenino), una sexualidad reducida al acto coital. Este modelo conlleva un serio gasto en materia de salud, por lo que un gobierno invierte mucho dinero en atender las consecuencias de la falta de educación sexual, mientras que destina muy poco a la prevención primaria: la educación.


Las actuaciones del resto del elenco son regulares, Felipe Pinto (Tomás) mejora conforme avanza la película. En general, los papeles representados por los jóvenes resultan más convincentes. El trabajo de la madre (Aline Küppenheim) parece forzado por momentos. El guión de la película decae hacia el final (sea porque la historia está inspirada en hechos verdaderos o porque se trata de algo ficticio), el final es ambiguo, la incertidumbre de Daniela la hace divagar y tener más preguntas que al principio, por ese lado está bien; sin embargo, alcanzado este momento carece de una mayor decisión de la protagonista en cuanto al tema religioso, la ambigüedad con respecto al tema, no se sabe si hace una ruptura o si sigue bajo el dogmatismo evangélico, perjudica el desenlace. Daniela no tiene ningún problema en cuanto a su identidad sexual, ella lo disfruta, tiene el derecho de experimentar y descubrir lo que le agrada y no tiene que rendirle cuentas a nadie al respecto; se siente dolida por perder a sus parejas, no por haberse enamorado de pino y queso. La manipulación ideológica que ha recibido por culpa de la crianza restrictiva es la que no la deja avanzar, la que le crea culpas y perjudica su proceso de maduración (madurasaund). Es una lástima porque la película pudo ser en este sentido más arriesgada y romper definitivamente con una estructura totalitarista. Aún así, la película es recomendable. Los jóvenes la van a disfrutar especialmente y se puede aprovechar esto para trabajar y analizar el filme con respecto a temas como la educación sexual, la afectividad y la expresión de sentimientos.

Ahora bien, hay críticas de esta película que la condenan por el tema y la forma en la que lo representan, hablan de que no contiene valores y otro poco de chorradas que es mejor no repetir. Sí les puedo decir que hay que tener una mente abierta para poder apreciar el filme, se trata de una realidad y está contada desde la perspectiva adolescente. Me parece una aproximación bastante aceptable y repito recomendable. Tampoco se puede ser mojigato o puritano, no sirve de nada. Lo mejor es apreciar la película y reflexionar sobre lo visto. La directora indica que se trata sobre "la reinvindicación de la sexualidad femenina".


El filme fue muy bien recibido en la Berlinale, en la sección Generación 14plus tuvo gran aceptación (el jurado de esta sección son jóvenes entre 14 y 17 años); lo mismo en el Festival de Cine de San Sebastián y en el Festival de Sundance. Curiosamente, en Chile, un sector de la crítica no fue muy entusiasta con el estreno de la película, el afiche de la misma fue censurado porque mostraba a dos mujeres "muy cerca". Me recordó cuando acá, en Costa Rica, censuraron el afiche de una película de Denys Arcand por mostrar de manera caricaturizada un pene y uno senos.


Avance oficial (no censurado) de la película:


Entrevistas con la realizadora Marialy Rivas:






Entrevista a la actriz Alicia Rodríguez:


Entrevista a Camila Gutiérrez, en quien se basa la película:



El amanecer, canción de Javiera Mena, parte de la banda sonora del filme:

6 comentarios:

  1. Solo he visto el trailer pero me resulta un tanto contradictorio que la chica disfrute de su sexualidad sin problemas, q le guste tanto el pino como el queso,q su bisexualidad sea algo asumido y q en contrapartida digas q hasta el final de la peli no se llega a un quiebre con el dogmatismo religioso, no es acaso una ruptura de hecho?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Wanda gracias por escribir. Hacia el final de la película pasa algo con respecto al tema religioso (una decisión de la protagonista); no escribí lo que sucede para no arruinarle la sorpresa a quienes no hayan visto el filme. Pero precisamente entre ese hecho y el último diálogo es que me quedan dudas sobre si hay o no un verdadero quiebre con el dogmatismo religioso. En una de las entrevistas que puse al final, se menciona las creencias de la mujer en quien la película está inspirada. De dónde escribes? Estoy en facebook como Vivecinescrupulos Blogspot. Chau

      Eliminar
  2. Esta película es totalmente sincera; me agradó muchísimo el que se presente desde la óptica de los jóvenes, con el uso de la técnología por parte de ellos, que recurren al "consejo" de sus iguales, aunque no se conozcan en "la vida real", es decir, a los chicos les interesa la opinión de sus pares. Por otro parte, soy de las que opina que la joven pasa por una etapa de búsqueda de identidad sexual y el hecho de que el final sea confuso, que deja dudas acerca de su decisión con respecto a la religión, va de la mano con lo sexual; de ninguna manera estoy diciendo que se tiene que decidir por "pino" o por "queso", puede que se decida por los dos y hasta por otras variables.
    Me gustaría que esta película llegara a Costa Rica, que está a años luz de un cine con tanta sinceridad. Hace unos días la Corte Internacional de Derechos Humanos falló a favor de los que acusaron al país por impedirles la fertilización in vitro y ahora el veredicto (después de 12 años de lucha) obliga a que el país por medio de la CCSS brinde dicho servicio; imagináte la "quema de brujas" que tendría que enfrentar una película tan sincera en sus propuestas, y más si se mete la iglesia, que nos tiene casi en el oscurantismo. Damara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver.... ella está buscando experiencias sexuales, pero el meollo del asunto no está en su sexualidad, sino en su posición existencial, su esquema moral y de vida está muy ligado a la religión debido al tipo de crianza; y al empezar a separarse de este empieza a divagar. El final confuso me parece que se refiere a ella ante el mundo, no a su sexualidad que me parece que lo tiene más claro.

      Eliminar
  3. cuaL esS lA diferiencia entre tener sexo o ser evangelitas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Alexis Solis, tener sexo es un acto de interacción coital entre dos o más personas. Ser evangelista es tener una ideología religiosa. Para lo que preguntaste eso es lo que te puedo responder, si quieres ser más específico por favor explica o formula la pregunta con más detalle para poder responderte. Gracias por el comentario

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.