viernes, 20 de julio de 2012

La celebración




Título original: Dogme # 1 - Festen. Dinamarca (1998) Color.
Director: Thomas Vinterberg
Guión: Thomas Vinterberg y Mogens Rukov
Cinematografía: Anthony Dod Mantle
Montaje: Valdís Oskarsdóttir
Música: Lars Bo Jensen

Elenco:

Ulrich Thomsen como Christian
Henning Moritzen como Helge
Thomas Bo Larsen como Michael
Paprika Steen como Helene
Trine Dyrholm como Pia
Thomas Vinterberg hace un cameo como el chofer de un taxi


Premios:

Festival Internacional de Cannes: premio de Jurado
Premios Europeos de Cine: Descubrimiento del año (Thomas Vinterberg)
Asociación de críticos de Los Ángeles: Mejor película extranjera
Círculo de Críticos de Cine de Nueva York: Mejor película extranjera
Festival Internacional de Sao Paulo: Mención Honorífica del Jurado Internacional


Con esta película el movimiento Dogma cobra vida. Lo que empezó como críticas contra el sistema hollywoodense terminó convirtiéndose en el movimiento más revolucionario del cine desde La Nueva Ola francesa.

Vinterberg elabora un relato visceral sin contemplaciones, en el que critica duramente los estándares bajo los cuales se fundan las bases del sistema familiar. Es parte de un movimiento fundacional en el que se reevalúan los cimientos de la cultura nórdica, estos cineastas influenciarán a los países vecinos y se extenderán al resto de Europa, iniciando una serie de revisiones sobre la moral, las costumbres y las mentiras sobre las que gira la noción moderna del viejo continente.

En La celebración, Vinterberg desmitifica la sociedad danesa a través de una familia de clase alta. Como si se tratase de un juego de ajedrez, el ataque al "rey" configura la idea central del relato, elaborado magistralmente por el propio Vinterberg.  Quien realiza tal arremetida es su propio hijo, quien no cesará en exponer el secreto que ha marcado no solo su vida sino la de su recién fallecida (suicidio) hermana.

Conforme vamos conociendo a los personajes, estos se nos vuelven obscenos y grotescos, es un gran trabajo de cámaras y una estupenda labor actoral, principalmente la de Bo Larsen (Michael), ese hermano menor que es tan prepotente. El resto de los hijos del gran patriarco quien celebra su 60° aniversario, no son mucho mejores.

Helene es una mujer aventurera, se ha distanciado de su familia, ha estudiado y rompe con la línea tradicional al salir con un hombre de raza negra. Christian es un hombre enigmático, quien no puede mantener relaciones de pareja duraderas, vive en Francia y está ausente de la vida familiar. Linda, por su parte, se ha suicidado en la bañera de una de las habitaciones del hotel en donde están realizando la celebración del patriarca.

Todos los personajes están muy bien actuados, son verosímiles y logran brindar una profundidad dramática que es bien reflejada por los ángulos de la cámara. El movimiento dogma indica que se tiene que filmar con cámara en mano, esto brinda una serie de facilidades y permite la exploración creativa por parte del director, el resultado es una obra inquietante en todo sentido. Llena de momentos en el que la película se experimenta como si fuésemos protagonistas, brindando una intensidad psicológica en el espectador que conduce hacia el aborrecimientos de ciertos personajes y ciertos hechos (que vamos a ir conociendo conforme el filme avanza).

La película denuncia el racismo, cinismo, decadencia y diferencia social de una clase social vetusta, que recurre a órdenes arcaicas (referencias a la masonería) para legitimar un poder ficticio (en cuanto son víctimas de sus mentiras y secretos) y cruelmente real (su solvencia económica se los permite). Hay una clara distinción de clases sociales que al igual que la tensión del grupo familiar irá creciendo y podremos ir observando alianzas entre los diferentes personajes.

Michael es el contrapeso de Christian, si el segundo es el hijo exitoso, dueño de un restaurante en Francia, el primero fracasó en convertirse en chef. Sin embargo, Michael (como el resto) desconoce los traumas que Christian guarda en su interior. Mientras Michael tiene 3 hijos y una esposa; Christian es un solterón.

Ningún personaje es idealizado, existe un machismo cínico y una crítica al patriarcado por sus formas de interacción social. Michael rápidamente es el personaje que nos causa repulsión, pero este lugar terminará ocupándolo Helge. El alcohol está presente como un elemento catalizador e inhibitorio, una muestra más de la decadencia de este grupo familiar, nadie termina sobrio, todos buscan en la botella un escape.

El filme irá elevando la tensión conforme la cena transcurre, entre amenazas, acusaciones y secretos develados, veremos la indiferencia de una clase social que se escandaliza por ciertos hechos, pero que no busca como solventarlos o incluso, prevenirlos. La catarsis final de Christian contrasta con la caída en desgracia de su padre.


El movimiento Dogma tiene sus reglas muy claras, estas son:

1. No se puede crear un set. Se tiene que filmar en la locación escogida y no se pueden agregar elementos.

2. No se permite hacer mezcla de sonido (postproducción) por lo tanto no hay una banda sonora como tal. Si una canción se escucha es porque tiene que estar integrada al momento lógico de la trama.

3. Se tiene que filmar con cámara en mano. Para poder realizar esto, Vinterberg en ocasiones le daba la cámara a actores que no salían en el cuadro, así pudo filmar las escenas de la cena debido a que la mesa era muy larga y no le era posible desplazarse.

4. No se puede usar iluminación especial. Existe el rumor de que Vinterberg quebrantó esta regla al cubrir una ventana con una manta para filmar una escena.

5. Tampoco se permiten los efectos ópticos de ningún tipo.

6. No se puede filmar un desarrollo superficial de la trama (por ejemplo persecusiones, crímenes, uso de armas)

7. Se tiene que rodar en el aquí y el ahora.

8. No se permiten películas de género (terror, ciencia ficción, etc.)

9. El formato establecido es el de 35 mm. Aunque a veces hay excepciones y permiten usar una cámara diferente para que sea más fácil la filmación, y a la hora de hacer el montaje final se traslada al formato de 35 mm.

10. El director no debe aparecer en los títulos de crédito.


La película fue muy bien recibida a nivel internacional, por lo que ha sido adaptada al teatro en varias ocasiones, se ha representado en Londres, Melbourne, México (con Diego Luna), Perú, entre otros lugares. Curiosamente en Broadway no llegó a las 40 presentaciones. Les dejo con el avance de la película:



Un pequeño video que explica el movimiento Dogma 95 (año en el que se instaura):


Un video entretenido sobre cómo sería hacer una película Dogma:

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.