miércoles, 30 de mayo de 2012

Nader y Simin, una separación



Título original: Jodái-e Náder az Simin. Irán. (2011). Color.
Director: Asghar Farhadi
Guión: Asghar Farhadi
Productor: Negar Eskandarfar, Asghar Farhadi
Cinematografía: Mahmoud Kalari
Montaje: Hayedeh Safiyari
Música: Sattar Oraki
Diseño de producción: Keyvan Moghaddam
Duración: 123 minutos


Elenco:

Peyman Moadi como Nader
Leila Hatami como Simin
Sareh Bayat como Razieh
Shahab Hosseini Hojjat
Sarina Farhadi como Termeh (la actriz es la hija del director)
Ali-Asghar Shahbazi como el padre de Nader
Kimia Hosseini como Somayeh


Premios:

Entre los más de 60 galardones a nivel mundial destacan:

Festival Internacional de cine de Berlín: Oso de Oro a la mejor película
Festival Internacional de cine de Berlín: Oso de Plata a la mejor actuación masculina
Festival Internacional de cine de Berlín: Oso de Plata a la mejor actuación femenina
Festival Internacional de cine de Berlín: Premio del Jurado Ecuménico
Oscar: Mejor película extranjera
Festival de Cine de Fajr: Premio de la audiencia como mejor película
Festival de Cine de Fajr: Mejor director
Festival de Cine de Fajr: Mejor guión
Festival de Cine de Fajr: Mejor sonido
Festival de Cine de Fajr: Mejor fotografía
Festival de Cine de Fajr: Diploma de honor a mejor actor secundario
Festival de Cine de Fajr: Diploma de honor a mejor actriz secundaria
Celebración del Cine de Irán: Mejor película
Celebración del Cine de Irán: Mejor director
Celebración del Cine de Irán: Mejor guión original
Celebración del Cine de Irán: Mejor actor de reparto
Festival Internacional de Cine de San Sebastian: Premio Otra Mirada
Festival de Cine de la India: Premio al mejor director
Globo de Oro: Mejor película en lengua no inglesa
Premios César: Mejor película extranjera

La única película en la historia de la Berlinale en ganar tres Osos. La primera película iraní en ganar un Oscar (Los niños del cielo de Majid Majidi estuvo nominada, pero no ganó). Además ganó premios en Sudáfrica, Australia, Holanda, Rusia, Japón, Canadá, entre otros países.


Las películas de efectos especiales que se han estrenado en los últimos años lideran las taquillas internacionales y los récords de asistencia histórica a los cines. Pero películas como Nader y Simin, una separación (de ahora en adelante simplemente La separación) deberían verse en cada colegio, universidad y centro de estudios del mundo. Tuve que comprar el bluray para poder ver esta película, es una lástima que a Costa Rica no llegue ni a videos ni al cine.

Debo decir que mientras avanzaba la película me sorprendía cada vez más y era un ejercicio constante olvidar cada recuerdo de mi educación para no entrar en juicios de valor peyorativos. Esta es una de las películas más humanas que he visto, me explico. NO se trata de hablar del humanismo como filosofía, más bien me refiero a que cada personaje, cada historia, cada giro de esta película nos puede pasar a cualquiera, haciendo salvedad de la diferencia cultural que pueda existir.

Aún así, el mayor logro de Farhadi es contarnos una historia perfecta en su guión, que trasciende las fronteras, respeta la sensibilidad religiosa de su país (Irán), nos conmueve y hace reflexionar, nos deja un profundo mensaje sobre la vida y no emite juicios de valor. Es una oda al cine como arte.

La separación evita ser una película política, tampoco es un manifiesto religioso, es ante todo una historia humana, de las razones por las cuales mentimos, rogamos, sufrimos, amamos y nos separamos. Es también una película de carácter social, tiene un mensaje claro sobre las relaciones interpersonales y maritales, las relaciones entre la sociedad civil y el gobierno; las relaciones a lo interno de la familia y, en general, de la sociedad iraní.

Aunque hay una crítica en el fondo, la película fue bien recibida por el pueblo iraní (la tercera mejor taquilla del año) y el gobierno. Farhadi decidió filmarla en Teherán y la única razón por la que el Ministerio de Cultura y Orientación Islámica paralizó 10 días la filmación fue cuando el director hizo declaraciones a favor de sus colegas Bahman Ghobadi y Jafar Panahi (a quienes el gobierno censuró); el primero está exiliado y el último incluso está en la cárcel. Cabe mencionar que el gobierno no financió la película, los fondos fueron de índole privada. Farhadi pidió disculpas para poder terminar la película.

En La separación, el trabajo de cámaras es tremendo, hay mucha filmación en espacio cerrado (apartamentos) pero el filme es fluido, también hay genialidades estéticas como esa toma final en que vemos contrapuestos a los actores. El trabajo de Farhadi es encomiable, nos muestra unos primeros planos magníficos que elevan el dramatismo, a su vez, la cámara sirve para que la película sea intimista, esto hace que el filme sea universal. Hay que destacar que gran parte de la película está filmada con cámara en mano, psicológicamente, el espectador se siente inmerso en la historia, lo experimenta como algo real, es un logro notable de Farhadi.


La fotografía es sobria, con una paleta de colores acorde con los estados emocionales de los personajes y del drama que vemos, sólo el color del pelo de Simin (Leila Hatami) irrumpe en la monotonía cromática, acaso como manifiesto de las intenciones de su personaje y como contrapunto cultural.

La música también está sublime, en ciertos pasajes escuchamos versos del corán recitados, son escenas claves que se convierten en manifiesto de la instrucción moral-religiosa que tienen los personajes. El resto de la banda sonora busca ser intimista, no llamar la atención y seguir la historia de forma pausada. Junto con la música, los decorados y el escenario están planeados meticulosamente, en alguna toma vemos una imagen del Shah en la pared. Nos muestran una vivienda de clase media-alta y otra de clase baja, los contrastes sociales en Teherán.

Las actuaciones son maravillosas, todo el elenco; en el Festival de Berlín los premiaron en conjunto, no por separado, tanto a los hombres como a las mujeres. El trabajo del director con las niñas es digno de mención, una de ellas es su propia hija, pero esto no le quita ningún mérito. El resto del elenco funciona como una amalgama perfecta, se apropiaron de cada personaje y nos dan un resultado de gran poderío histriónico, totalmente verosímil; las gesticulaciones, llantos y diferentes emociones nos son transmitidas con una naturalidad sorprendente. Hay que alabar el trabajo de todos ellos, se dieron por completo a la película y el resultado es inmejorable. 

Una de las claves de La separación, es que por más que tratemos de analizar las razones de cada personaje, llegamos a la conclusión de que todos tienen una parte de razón. No podemos simplemente tomar una posición, cuando nos damos cuenta de las motivaciones de cada uno, entendemos y nos solidarizamos con sus miedos, sus deseos, sus recelos, sus limitaciones; no podemos juzgar a la ligera a estas personas; eso es, el elenco de La separación dejan de ser personajes ficticios para convertirse en personas ante nuestros ojos. El propio Farhadi admite que la película tiene elementos biográficos mezclados con su propia imaginación.

No tengo dudas de que Farhadi ama a su país, pero esto no significa que no le critique ciertos aspectos. Principalmente, el sentimiendo de terror ante la autoridad. Irán ha sido un país muy violentado en sus derechos civiles y humanos, la población ha vivido muchas guerras y la segregación internacional roza los límites de la xenofobia. Farhadi nos sitúa en el Teherán actual, evita las referencias al pasado bélico y se centra en la cotidianeidad de los personajes, en su lucha por sobrevivir y en el amor que sienten entre sí. La pareja protagonista está a punto de separarse, pero esto no quiere decir que no se amen. 

El miedo que sienten todos los personajes por la autoridad judicial (juez) y la autoridad religiosa (Corán) es palpable. Podemos caer en el error de juzgar a la distancia, de comparar el proceso judicial de Irán con el de nuestros respectivos países, creo que eso sería un error. La historia en Occidente no puede presumir de igualdad de derechos e inexistencia de injusticias. En el caso de La separación, la falta de recursos hace que los personajes mientan para poder sobrevivir al sistema, sin embargo y dentro de su cultura y fe, no se puede mentir ante la divinidad y esto conlleva a un nuevo argumento moral. Entre tales luchas ideológicas que tienen los personajes consigo mismos y entre ellos, tenemos un guión estructurado de manera ejemplar, ejecutado por actuaciones excelsas que nos muestran la condición humana al desnudo, desde las relaciones parentales y sentimentales hasta las comunitarias y sociales.


La película expone un gran número de temáticas sin que esto lleve a la confusión, el enredo o la falta de ritmo; al contrario, es tan fluida y confusa como la propia vida de cada uno de nosotros. Sí quiero llamar la atención al papel que juegan las niñas en la película. En un mundo adultocéntrico como en el que vivimos, es frecuente que no prestemos atención al mundo propio de los infantes. En el filme, ambas niñas sufren por las decisiones de sus padres, incluso estos las incluyen en las discusiones y las manipulan para su beneficio. Hay circunstancias específicas que se viven en cualquier país, en las que si bien una niña asiste a la escuela y tiene el derecho a estudiar, otra tiene que acompañar a su madre al trabajo o labora por su cuenta para subsistir. Corresponde a cada adulto evitar que los niños trabajen de esta manera para poder comer y vivir cada día, deberíamos ser más reflexivos y eliminar estas prácticas, permitirles a los niños disfrutar su infancia y que desarrollen sus capacidades. Sin que esto suene a una utopía, aún más importante, es evitar que los niños entren en discusiones que no les competen; en el subsistema parental (la familia como un todo sería el sistema completo), los niños no tienen por qué estar involucrados, no tienen que ser chantajeados por los padres, ni tienen que tomar decisiones. En un divorcio o separación, quienes se separan son los cónyuges, los niños siguen teniendo a los padres y no se les puede obligar a tomar decisiones que no les pertenecen, que los agobian y les causa un sentimiento de culpabilidad. Hay una escena en las que las niñas se ven mutuamente, cada una desde su inocencia (más allá de la diferencia de edad) que tiene una intencionalidad dramática magnífica.


Otro tema de enorme relevancia es el de la situación de los adultos mayores a lo interno de la familia y en la sociedad. Hay un personaje en la película, que si bien practicamente no habla, es escencial para el desarrollo de la trama. Es alguien que sufre y que también tiene derechos y sentimientos, me pareció que la forma en que trataron este personaje es bastante real, en Occidente se suele desprestigiar al adulto mayor y verlos como un estorbo, algo que debemos cambiar cuanto antes.

También tenemos la situación sentimental de las dos parejas, el desempleo, la jurisprudencia estricta y las costumbres socioculturales de Irán. De estas últimas, está por ejemplo el que una mujer no puede solicitar empleo sin la autorización de su esposo (o padre, o hermano o figura masculina a la que pertenezca). Por otro lado, la película critica la manera en que se resuelven los conflictos legales en Irán, desde un divorcio hasta causas penales.

En resumen, Nader y Simin, una separación es cine maravilloso en todo su concepto, recomendable para todas las audiencias y un cine necesario para las aulas, para ampliar la visión de mundo de profesores y alumnos, para conocer de otra cultura y para solidarizarnos con el drama humano sin importar el color de la piel, las creencias, el género, la edad, la posición socioeconómica, etc.


Les dejo con el avance de la película:


Ahora un detrás de cámara, aunque está en persa, podemos apreciar el proceso creativo y el casting:


 La actriz Leïla Hatami habla sobre lo que significa hacer cine en Irán:


  Asghar Farhadi habla sobre su carrera:


 Una entrevista bastante completa al director:


 Las actrices Sareh Bayat y Sarina Farhadi en la conferencia de prensa de la Berlinale:

1 comentario:

  1. Magistral obra, intimista y UNIVERSAL a la vez. Excelentes comentarios, por ellos la vi y no me defraudó

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.