martes, 29 de mayo de 2012

Martha Marcy May Marlene



Título original: Martha Marcy May Marlene. EE.UU. (2011). Color.
Director: Sean Durkin
Guión: Sean Durkin
Productor: Antonio Campos, Patrick S. Cunningham
Cinematografía: Jody Lee Lipes
Montaje: Zachary Stuart-Pontier
Música: Daniel Bensi y Saunder Jurriaans
Diseño de producción: Chad Keith
Duración: 102 minutos

Reparto:

Elizabeth Olsen como Martha
John Hawkes como Patrick
Sarah Paulson como Lucy
Hugh Dancy como Ted

Premios:

Festival de Cine de Sundance: mejor dirección (película dramática)
Sociedad de críticos de cine de Boston: mejor director
Asociación de críticos de cine de Chicago: Cineasta más promotedor y Actriz más prometedora
Asociación de críticos de cine de Los Ángeles: premio a la nueva generación



Este es el primer largometraje del director Sean Durkin, también es el primer protagónico de Elizabeth Olsen, los dos lo hicieron bastante bien. De ella decir que es la hermana de esas dos taradas (las gemelas Olsen) que hicieron una fortuna primero en la televisión (bebés) y luego con cucherías.

De la película decir que es un thriller pausado, no esperen persecusiones o elementos de miedo como una película de terror. Lo que asusta en esta película es la frialdad con que se suceden los hechos, darse cuenta de que personas así existen en realidad y ver el grado de paranoia que sufre la protagonista, paranoia que se transmite al espectador.

La fotografía de tonalidades grises y las locaciones fueron perfectas para ambientar la historia, el trabajo de maquillaje también es muy bueno y se acopla a la actuación de Olsen. 

La música me gustó a partes. Cuando nos presentan los recuerdos y la vida de Martha en el rancho me pareció asfixiante y eso le venía excelente a la historia, es una música difícil de clasificar, diría que es atmosférica, nos atrapa y está al servicio de la paranoia de la protagonista, sin embargo cuando salimos de ese ambiente y nos encontramos en el presente, la música decae, no acompaña del todo bien las secuencias.

El trabajo de edición es de lo que más se ha criticado de esta película. Debo decir que en mi opinión fue de lo que más me gustó. Zachary Stuart logra una fluidez en la historia que desconcierta al espectador hasta que se entiende el ritmo. El vaivén entre pasado y presente queda claro y esto nos indica el estado de perturbación de la protagonista, el cómo cada sencillo gesto o acción en su regreso a la vida con su hermana es un recordatorio de todo lo que ha vivido en el rancho.

En cuanto a actuación, es destacable el trabajo de Olsen y  de Hawkes. Este último hace una estupenda interpretación, no necesita exagerar movimientos, su voz pausada y firme nos convencen de su autoridad y la amabilidad de gestos nos hace entender el dominio que tiene como líder. Hawkes hizo un papel similar en la cinta independiente Winter's bone (Debra Granik, 2010) y encontramos en tales paralelismos las claves de su actuación.

Mención aparte merece Elizabeth Olsen, con su rostro, mezcla de inocencia y sensualidad, fragilidad y dolor; logra reflejar una serie de emociones que nos cautivan como espectadores. Es todo un descubrimiento como actriz, un rol tan desgastante y difícil que supo interpretar con total naturalidad. También era un papel muy exigente, le demandaba mucho sacrificio que al final hizo con mucha entereza. Es de las mejores actuaciones del año.

En cambio, Paulson (hermana) y Dancy (esposo de la hermana) no me convencieron. Más allá de que sus personajes no entendían el conflicto interno de la protagonista, sus actuaciones me parecieron regulares, bajaron el ritmo a la película. El papel de Paulson era más exigente y queda vacío ese trasfondo familiar entre hermanas, suponemos algún trauma que les llevó a distanciarse en el camino, pero la realización no está fina, pudo ser indecisión del director.

El personaje de Martha está dividido, fragmentado por sus experiencias. Escapando de un hogar en el que han muerto sus padres, entra a una especie de culto. Acá es bautizada por el líder, Patrick (John Hawkes) como Marcy May, es parte del proceso de iniciación que tiene que llevar, perder las costumbres viejas, "limpiarse de las impurezas" le indican el resto de mujeres del culto. También es Marlene cuando contesta el teléfono en el rancho (así todas las mujeres contestan como Marlene y los hombres como Michael). Su identidad queda dividida según el momento, se pierde a sí misma sin que esto quiera decir que tenga síntomas de despersonalización o que manifieste un estado psicótico; la paranoia de la protagonista es ambigua y es más un recurso cinematográfico para dotar a la historia de un giro que una manifestación sintomática que se pueda analizar.

Otro acierto que tiene la película es mostrarnos dos mundos completamente opuestos entre sí, pero en los que cohabita la protagonista. El grado en que la adoctrinó el culto hace que su estadía con su hermana y su cuñado sea extraña, no diría que desagradable, sino que no entiende el lujo, la individualidad, el pudor, las reglas y costumbres morales. Esto es reflejado muy bien en la película, el grado de extrañeza y ese sentimiento de que no pertenece a ese lugar, pero tampoco quiere regresar al culto, es actuado de manera convincente por Elizabeth Olsen.

Me gustó mucho cómo retrata la vida dentro de estos cultos, la forma en la que se nos muestra aquello de lo que se tienen que desprender como miembros del mismo y, por consiguiente, de las nuevas constumbres que tendrán que adquirir. Particularmente agradezco que evitaran el tema religioso, al hacerlo le brinda un dinamismo a la película, si no se hubiese caído en fórmulas ya repetidas en el cine. En cuanto a la realidad, tenemos que estar conscientes de que grupos así existen, son ideologías extremas que buscan manipular a personas psicológica y emocionalmente inestables. El culto tiene la misma función que una droga, te abstrae de la realidad dolorosa que la persona experimenta y te la sustituye por otra más idílica en apariencia. En el proceso se pierde la individualidad, se corre el riesgo de ser manipulado a tal extremo que se pierde la autonomía del propio cuerpo (como sucede en la película). Estos cultos no sirven a un bien colectivo, son resultado de la mente torcida de un líder carismático, casi siempre con una personalidad narcisista con rasgos antisociales, no es casualidad que el personaje de Patrick tenga una semejanza con Charlie Manson. En Costa Rica no existe una legislación que condene y castigue la manipulación psicoemocional de las personas. En Europa hacia mediados de la década de los noventas varios países tuvieron que intervenir por considerarlo un asunto de salud pública, cuán largo estamos en Latinoamérica de esto. En su lugar vemos a cada egocéntrico tener masas de aduladores y fieles con el único propósito de enriquecerse. En el caso concreto de Costa Rica, tenemos grupos de pseudomasones; también está la secta de Nueva Acrópolis con su falso mensaje de diversidad cultural; además de agrupaciones que se consideran a sí mismas como religiosas y que van desde los que viven a la usanza del siglo XIX hasta aquellos que creen que la marihuana es espiritual.

En fin, no es la típica película que nos cuenta todo de manera lineal, el espectador tendrá que ir armando la historia, discirniendo entre pasado y presente, llenando algunos vacíos que están a propósito con nuestra imaginación. Tendremos el reto de inquirir si la protagonista tiene alucinaciones paranoides o si en verdad están tras ella, ese final está muy bien hecho, siembra la duda, termina cuando debía hacerlo, una gran Opera Prima del director Sean Durkin.


Acá tienen el avance de la película (en inglés):


En este otro enlace está el avance en español, para quienes lo prefieran:


Unas palabras de la protagonista Elizabeth Olsen:




El director Sean Durkin, con los productores de la película hablan sobre el Making of:



Entrevistas al director:



El elenco completo más el director hablan sobre la película:


2 comentarios:

  1. Fue la sorpresa más grande del año pasado. Impresionante realidad junto a belleza visual.

    De las mejores. Cine tarea para todo cinéfilo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una muy buena propuesta. Concuerdo Sergio. Lo que más atrae creo yo, es saber que cultos así existen, que no son mera fantasía

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.