martes, 22 de mayo de 2012

La edad de oro




Título original: L'Age d'Or. Francia (1930). B/N
Director: Luis Buñuel
Guión: Luis Buñuel y Salvador Dalí
Productor: Vizconde Charles de Noailles
Cinematografía: Albert Duverger
Montaje: Luis Buñuel
Música: Luis Buñuel y Georges van Parys
Duración: 63 minutos

Reparto:

Gaston Modot como el hombre
Lya Lys como la mujer





La edad de oro es una película muy adelantada a su época, todavía para algunos en la actualidad es ofensiva. En 1930, año de su estreno, duró dos semanas en cartelera y luego fue prohibida por 50 años. Más allá de esto Buñuel compartió su genialidad con otros grandes del cine; trabajando cada uno por su lado llegaron a innovar el sétimo arte.

Por cuestión de meses Buñuel se quedó atrás en dos hitos del cine, sin embargo, son muestras de su grandeza. El 2 de enero de 1930, René Clair estrena la primera película sonora de Francia, Bajo los techos de París. La edad de oro sería la segunda.

El otro hito fue la utilización por primera vez en la historia de la técnica de "voz en off". Hitchcock se adelantó con el estreno de Murder! (31 de julio de 1930), mientras que La edad de oro se estrenó el 29 de octubre de 1930. Dos genios, sin hablarse ni conocerse en ese año, uno filmando en Londres y el otro en París, desarrollaron una de las técnicas más trasgresoras en las historia del cine. El nivel de profundidad dramática que se adquirió con el uso de la voz en off cambió la historia del cine, en la actualidad son la mayoría de las películas que la utilizan y todo empezó en ese año....

Si en Un perro andaluz la lucha se centraba en la vista versus la ceguera; en La edad de oro el binomio va a ser atracción versus repulsión. La película nos engatuza con imágenes que nos seducen para luego abofetearnos con otra serie de imágenes repulsivas, Buñuel hace una amalgama alquímica del oro hacia la mierda y viceversa. En este sentido está claro el astuto carácter del aragonés para disimular el título; siguiendo esta lectura podría llamarse La edad de mierda. Y es que Buñuel buscaba ser más controversial de lo que fue con Un perro andaluz, quería despedazar cualquier pilar sobre el que se sostenía la sociedad, La edad de oro es un producto surrealista anárquico. Ataca tanto a la iglesia como al gobierno, critica la moral establecida y la represión de la sexualidad. Al igual que su antecesora, este filme se centra en una historia de amor imposible, llevado a sus extremos, un "amor loco" le llamaría Buñuel.

A pesar de todo esto, el genio de Buñuel nos advierte de cómo va a ser la película. El documental de los escorpiones no es antojadizo, funciona como una advertencia de lo que vamos a observar. Nos indica la forma en que la película va a estar estructurada y nos indica que al igual que el veneno del escorpión, el filme es ponzoñoso sobre todo al final (la sexta articulación de la cola del escorpión).

Un gran acierto que tiene Buñuel es filmar La edad de oro como si se tratase de un documental. Si prestan atención la cámara está rígida, tiene muy poco movimiento y es descriptiva en cuanto a imágenes, esto se nota especialmente cuando muestra tomas aéreas de la ciudad de Roma y el Vaticano. El poco uso de efectos especiales o trucos de fotografía, dan un mayor realismo a lo que estamos viendo; incluso nos parece natural. Hacia el final utiliza otras técnicas y principalmente el uso de la música como elemento de contra punto a la historia. Con una banda sonora que nos recuerda la ópera de Tristán e Isolda de Wagner, además de escuchar la Sinfonía No5 de Beethoven, también podemos apreciar música de Debussy, Mozart y los famosos tambores de Calanda. La película resume varios géneros: documental, ficción, pseudo-historia y melodrama.

Esta película también significa un triunfo personal para Buñuel, porque si bien es cierto, le da crédito a Dalí, en realidad la aportación del pintor fue mínima; Buñuel terminó por descartar casi todas las sugerencias que le había dado. Esto significó el distanciamiento entre ambos de manera definitiva.

Los esqueletos de los arzobispos en las rocas representan la decadencia de la iglesia, lo absurda y anticuada que esta se ha vuelto en la actualidad, pone de manifiesto la diferencia entre las clases sociales, la opulencia de los obispos contra la hambruna de los bandidos. Buñuel se mofa de esto y podemos ver cómo una pareja trata de tener relaciones sexuales en plena fundación de Roma, tras la separación de los amantes se funda la ciudad, no sin antes mostrarnos imágenes que intercalan el deseo (atracción) y el asco (excrementos, servicio sanitario -repulsión-). Se critica los tres poderes: militar, religioso y político, representados por distintos personajes en esa escena de la fundación. Luego, pasamos a la Roma de 1930 con su Vaticano y sus contrastes sociales.

Buñuel nos pone varios ejemplos de lo que se ha convertido la sociedad, utiliza un humor negro para criticar las bases sociales. El hombre que patea al ciego, la carreta con los pobres tomando mientras los ricos están de fiesta, el violín que es pateado (censura hacia las artes), los edificios que son derrumbados en domingo (casas de pobres, que son destruidas para dar paso a la "modernidad"); la criada que muere en un incendio, el niño que es muerto por su padre (una de las escenas más violentas). La frivolidad de la alta sociedad, los mallorquines como se les llama en la película, es simbolizada a través de la ridiculización de sus personajes; en el caso del religioso se le muestra fumando y el del aristócrata se le muestra con la cara llena de moscas. Hay una fuerte crítica por el desgano, la desidia y la apatía con que la aristocracia mira a las clases más pobres y desfavorecidas. El protagonista nos causa repulsión, luego se nos muestra que es el delegado de la Asamblea Internacional de Beneficiencia, lo cual es totalmente ridículo y expone la arbitrariedad con que se designan estos puestos, además de mostrar la falta de interés en solventar las desigualdades sociales. Cuando el Ministro del Interior le increpa por lo que ha hecho, el delegado (personaje principal) se ríe y se mofa de lo sucedido. El ministro se suicida en otro ejemplo más de lo podrido del sistema, de lo corrompido de la condición humana.

Buñuel no es que propone que maltratemos a los más necesitados, sino que llama la atención a lo que la sociedad se ha convertido, acusa directamente al gobierno y a la iglesia y los responsabiliza por la apatía social.

Además de la crítica social, el otro gran tema de La edad de oro es el de la represión de la sexualidad y la lucha a través del deseo. Esta lucha se lleva a cabo en dos espacios. El primero es interno, simboliza la lucha entre Eros y Thanatos, el deseo y la prohibicón de este; los amantes pasan buscando durante toda la película la oportunidad de tener relaciones sexuales, se desean, pero siempre hay algo que les impide conjuntarse. El otro espacio es el externo, representa la lucha por el deseo individual contra el orden social y su carga moral.

El deseo sexual es frustrado y reprimido, esto conlleva a la aparición de fuerzas destructivas (las acciones del protagonista ante la insatisfacción del deseo). Es también un manifiesto de Buñuel ante lo que considera una sociedad en plena descomposición.

Hay símbolos muy claros que muestran dicho deseo, por ejemplo cuando el hombre es llevado por dos "agentes", se detiene y ve un cartel en el que aparecen una mano y un queque, este se convertirá en la imagen de una mano moviéndose simulando la masturbación femenina y un montón de pelo, que simboliza el pubis femenino. Más adelante, el protagonista ve un hombre que deambula con un anuncio en sus hombros, este anuncio muestra las piernas de una mujer. El constante fantaseo por la consumación del deseo, nos lleva hasta la chica, se nos revela que es la hija de los aristócratas que hacen la fiesta, pero eso a ella no le importa, la vemos con el dedo vendado, en clara alusión a la prohibición de la masturbación. Ella está aburrida en su casa, insatisfecha. Cuando llega a su cuarto encuentra a una vaca en la cama y ella la saca del cuarto, esta vaca representa el aburrimiento sexual de la protagonista, el castigo al que la aristocracia la ha sometido. La vaca también simboliza la fertilidad, al ser sacada del cuarto indica que la chica quiere tener relaciones sexuales, no quiere ser madre, la maternidad no le interesa. En el primer diálogo de la protagonista usando la técnica de voz en off (es más adelante en la película) ella exclama "Qué alegría haber matado a nuestros hijos". La oración está fuera de contexto en el momento en que la pronuncia, pero es coherente en todo momento con la integridad del relato.

Imagen curiosa del rodaje

A continuación encontramos la secuencia más exquisita de toda la película. Los amantes yuxtapuestos se encuentran en un plano onírico. Buñuel logra cambiar la estructura narrativa tradicional y la enriquece, la llena de posibilidades. Hasta ahora en el cine la narrativa tradicional hacía que los personajes compartieran el espacio - tiempo, pero en Buñuel esto no es así. Los personajes están distanciados, no comparten el mismo espacio, tampoco se muestra que se vayan a encontrar, simplemente comparten un tiempo psicológico en el que sus deseos los conducen. Así, el relato yuxtapuesto encuentra un sentido, una lógica interna, no racional ni aristotélica, sino una lógica circular, sui generis a los personajes (para ver un ejemplo más actualizado de esta lógica les recomiendo Inland Empire de David Lynch, 2006).

En dicha escena, tenemos además dos elementos que unen a los personajes. En el caso de ella, seguimos escuchando la campanilla de la vaca, aún cuando lo que vemos es al hombre siendo escoltado. Del lado de él, tenemos a un perro que ladra, el cual seguimos escuchando cuando regresamos a la habitación de ella. El perro y la vaca son manifestaciones inconscientes del Superyo, elemento represor del deseo (Ello). Sin embargo, el deseo vence, el superyo está encerrado; en el caso del perro está detrás de una barras de metal, puede ladrar pero no afecta la resolución del personaje masculino quien se rie del perro; en el caso de la vaca, esta es expulsada de la habitación. La victoria del deseo se consuma con la brisa que acaricia el rostro de la mujer, esta se arrecuesta satisfecha en el espejo, que por cierto no la refleja a ella, sino que nos muestra un cielo con nubes (sí refleja el resto de objetos). El espejo es un elemento simbólico hacia el mundo de lo onírico.

El destino de los amantes nos es revelado en el jardín de los aristócratas. Acá dos nuevos elementos los separan, el poder civil representado por la llamada del ministro y la vejez representado por el conductor de la orquesta. Otra simbólica escena nos muestra la posibilidad de que la pareja consume el acto sexual, él le separa las piernas en una alusión sexual clara, ella chupa los dedos de una estatua, en clara referencia al sexo oral. Buñuel transgrede todas las formas y cánones, el trabajo simbólico es rico y de profundo análisis.

Tras el abandono de la mujer. El protagonista se deshace de una serie de objetos, tira por la ventana un árbol en llamas, un arzobispo, un arado, el cetro del arzobispo, una jirafa (que cae en el mar), lo último de lo que se desprende son unas plumas que previamente había sacado de una almohada.

El árbol representa la destrucción de la naturaleza, la jirafa del mundo animal, además de ser un símbolo fálico. El anticlericalismo está presente en la figura del arzobispo. El arado es otro símbolo fálico igual que el cetro. Y tanto falo nos indica un deseo reprimido. Según Chevalier y Gheerbrant uno de los posibles significados de las plumas es el de símbolos de poder: "Las plumas que coronan los palios de los soberanos y del papa, en las cuatro esquinas y prolongando los pilares, significan esta suprema autoridad de origen celeste, etendida a las cuatro esquinas del reino o de la tierra; esta autoridad significa un deber de justicia" (Chevalier y Gheerbrant. 1999. Diccionario de los símbolos. Barcelona: Editorail Herder). Ahora bien, el resto es especular o reinterpretar los significados. En mi opinión, Buñuel quiere atacar la escencia de lo divino, las plumas caídas sería la idea de un dios caído, como en las siguientes secuencia veremos, Jesús es criticado duramente. La idea de una pérdida de lo divino no sería nueva, además puede significar lo liviano y banal de las pretensiones del protagonista, sus deseo sexual no tiene peso en la historia y su historia de amor está condenada al fracaso, tal como Buñuel ya lo había hecho en Un perro andaluz. Los deseos de los protagonistas mueren debido a la represión que hace la religión del deseo. La solución para Buñuel es librarse de lo religioso, sus dioses y sus autoproclamados corresponsales humanos. Ya nos había advertido de la ambigüedad de los hechos cuando nos muestra la ciudad de Roma: "anteriormente el centro del mundo pagano y ahora la cabeza del mundo cristiano".

Hasta acá Buñuel ha criticado lo absurdo de la iglesia y sus representantes, ha atacado la corrupción de las costumbres y tradiciones en todas las convenciones sociales; también nos mostró la violencia en diferentes contextos; sin embargo, falta el final ponzoñoso del que nos advertía al inicio.

Tras un incesante sonido de los tambores de Calanda que elevan el tono de la película y nos preparan para el clímax, la pantalla nos indica que en un castillo se han encerrado cuatro ateos para deleitarse de sus más depravados instintos. Han pasado 120 días haciendo orgías con 8 adolescentes (que inferimos que son vírgenes) y 4 mujeres "versadas en las artes literarias" (prostitutas). Cuando se nos advierte que el más pervertido de todos va a salir... a quien vemos es a un sujeto que aparenta ser Jesús. Teniendo esto en cuenta, las doce mujeres que torturaron y obligaron a practicar orgías representarían a los doce apóstoles. 


En un análisis más riguroso, Buñuel nos indica la otra identidad de este individuo. Cuando nos habla de 120 días nos da la clave. Se trata del Marqués de Sade (Buñuel se inspira en su libro Las 120 jornadas de Sodoma), a quien Buñuel admiraba al igual que otros surrealistas. La esposa del Vizconde de Noallies, Marie-Laure de Noallies (productores de la película) era descendiente directa del Marqués de Sade.  Si Buñuel sigue la filosofía de Sade, tenemos un mayor campo de debate. Sade fue mejor filósofo que Buñuel y dejó de manera más clara sus ideas; pero Buñuel fue un mejor artista y la forma en la que nos revela su pensamiento es de mayor grado estético. Se podrá debatir la filosofía de Buñuel, máxime por el tono anárquico que la marcaba, pero no se puede poner a duda el carácter de arte que alcanzó.

Como si fuese un proceso normal y hasta necesario, vemos a esta figura del Duque de Blangis (alias Jesús, alias Marqués de Sade) terminar de asesinar a la última de las sobrevivientes, sin cambiar la pasividad de sus movimientos. Mientras escuchamos un paso doble, Buñuel nos regala la última imagen, una cruz enterrada en la nieve con los cabellos de las mujeres-víctimas, o acaso serán las barbas de Jesús?

Este final con un objeto enterrado nos remite directamente al final de Un perro andaluz. Es idéntico. En ambas ocasiones hay algo enterrado, en el cortometraje es la idea del amor que queda ciego y olvidado; en La edad de oro es una propuesta: enterrar a la iglesia y lo que significa puesto que son una maquinaria de tortura (principalmente hacia las mujeres, por eso la interpretación de que son los cabellos de las mujeres asesinadas).


La lógica cruel que tiene La edad de oro le valió la ovación del grupo surrealista, pero tras dos semanas de exhibición un grupo de derechistas parisinos ingresó a un cine en el que se estaba transmitiendo la película, arrojó pintura a la pantalla, empezaron a golpear a los asistentes y destruyeron las pinturas de diferentes surrealistas que estaban exhibiéndose. La película fue retirada de cartelera, fue prohibida por 50 años, se reestrenó en Francia en 1981. El Vizconde de Noallies y su esposa casi son excomulgados por financiar la película y significó una pausa para Luis Buñuel. Esto no le afectaría tanto, después de todo logró su cometido, escandalizar a la sociedad y hacer una crítica tajante al sistema moral. Con la llegada de Franco al poder en España, Buñuel abandonaría su país natal. Sólo había podido hacer una película en España, fue el documental Las Hurdes (Tierra sin pan de 1933).


Les dejo la secuencia de los amantes en la que se intercalan los sonidos:


Un extracto del excelente documental A propósito de Buñuel (2000) en que escuchamos al mismo Buñuel relatar partes de su vida. Entre los que participan está el Maestro mexicano Carlos Fuentes:


Documental de los escorpiones, filmado originalmente en 1912 y que Buñuel toma prestado para su película La edad de oro (1930).


6 comentarios:

  1. Siempre me ha gustado el cine, soy un amante desde chico. Hoy en dia me gusta ver películas antiguas que recuerdan épocas pasadas. De las Peliculas en cartelera que hay en estos momentos, no hay ninguna que cumpla mis expectativas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por escribir David. De qué país sos? Concuerdo con vos, muchas veces prefiero ver cine clásico a las películas que se estrenan en la actualidad. De las recientes que te puedo recomendar están: Shame, We need to talk about Kevin, A separation. Escarbando en la web también se encuentran buenas películas. En la página principal hay un enlace para ir a la página de Días de Cine, es un programa español que te recomiendo ver, dan muy buenas reseñas. Saludos!!!!!!

      Eliminar
  2. Oye Yoshua me encanta tu blog mira yo apenas comienzo con el mio de críticas y claro es cine de arte;que mejor que una expresión audiovisual que te deje una retroalimentación el cine fue hecho para cultivar a la mente no para llevarla a perder el tiempo en un cine palomero que ya sabes que pasara, Soy de mexico y pienso que el estudiar cine me ayudara a poder ayudar ami gente que necesita educación pero antes debo cultivarme completamente y eso hago estudiare cine y vaya tus análisis son d elas películas son realmente cautivadores y me gusta por que se nota la investigación que le has puesto gracias por compartirlo de antemano gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Rafael, disculpa por tardar en contestar, pero precisamente en esos días estaba de visita en tu país. México me gusta mucho, antes había ido al DF y ahora estaba en Guadalajara. Allá fui a la Feria del Libro y asistí a varios cineforos, pronto subiré la información al blog. Me parece excelente tu proyecto de estudio y las razones, ánimo, el cine da para mucho, te deseo lo mejor. Muchas gracias por tus comentarios, me dan ánimos para seguir escribiendo. Puedes encontrarme en el Cara-de-libro (Facebook) como Vivecinescrupulos Blogspot. Ahí también comento sobre películas.

      Eliminar
  3. Estupendo análisis de la película. Enhorabuena por el blog, es muy completo y hablas de temas muy interesantes sobre los que es difícil encontrar información. Saludos desde España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos David, gracias por el comentario. Una alegría saber que el blog sirve a otros cinéfilos. Un abrazo hasta España

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.