miércoles, 22 de febrero de 2012

Beginners





Título original: Beginners. EE. UU. (2010). Color.
Dirección: Mike Mills
Guión: Mike Mills
Cinematografía: Kasper Tuxen
Montaje: Olivier Bugge Coutté
Música: Roger Neill, Dave Palmer, Brian Reitzell
Duración: 105 minutos

Elenco:

Ewan McGregor como Oliver Fields
Mélanie Laurent como Anna
Christopher Plummer como Hal Fields
Goran Visnjic como Andy
Cosmo (perrito) como Arthur



Tenemos acá una película fresca en varios sentidos. Una comedia con tintes dramáticos, que nos alegra, nos hace reflexionar y nos hace mirar la vida como unos principiantes.

Padre e hijo se dan la oportunidad de iniciar una nueva etapa en sus vidas, se permiten buscar el amor, el primero sin importar su edad, decide ser auténtico después de muchos años; admitir su homosexualidad y buscarse un compañero. Su hijo, a su vez, logra ir superando el proceso de duelo y encuentra una persona que le haga sonreír y querer compartir sus días.

Esta es una película que nos deja una sonrisa, tal vez alguna que otra lágrima, pero entendemos que la vida tiene esos vaivenes, que en ocasiones nos golpea con una dureza que creemos no nos vamos a poder y seguidamente encontramos a alguien en alguna fiesta, un parque, un bus.... y nos cambia la cara.

Me gustan las comedias que se me hacen creíbles. El cine holywoodense tiende a buscar que el hombre se enamore de la estrella femenina despampanante y siliconada; mientras que las chicas se derritan por el galán de turno, no importa el diseño de personajes, solo que muestren carne y se vean bonitos. Esta receta me asquea y por eso odio ver comedias gringas.

De vez en cuando aparecen algunas propuestas independientes que sorprenden. Tal es el caso de 500 días con ella (500 days of summer, 2009) y En busca del beso a la medianoche (2007).  También los ingleses con su particular estilo han sacado agradables sorpresas: Los piratas del rock (2009).

Beginners es una comedia independiente con un presupuesto de $3.2 millones y ha conseguido recaudar algo más de $14 millones en todo el mundo. Para ahorrar costos y darle un estilo particular, fue filmada con la cámara Red One:


La fotografía de la película es intimista, permitiendo indentificarnos con los personajes, el uso de colores cálidos también funciona muy bien, presten atención al vesturio, realmente un gran acierto. La cámara siempre nos hace partícipes de la historia, nos convierte en protagonistas. Más allá de dos elementos que pueden ser exagerados: todos desearíamos encontrar tan fácil a una pareja (Hal se consigue un super galán, mientras que Oliver se queda con la chica más bonita de la fiesta); y por otro lado, la solvencia económica para un pensionado de un museo, esa casa es muy lujosa y tiene un estilo de vida muy ostentoso.  Aún así, la película entretiene y no se aleja más de la cotidianeidad.

El filme está estructurado en tres partes, pero no se nos cuenta de forma lineal. Hay constantes flashbacks que nos obligan a prestar atención y a ir armando la secuencia como si de un rompecabezas se tratase. Existe un primer momento en el que Hal se declara gay y cambia su estilo de vida, se enferma y muerte. Después está la vida de Oliver, quien sufre con su duelo y trata de rehacer su vida. Finalmente, está la historia de Oliver y Anna.

El elemento narrativo que nos permite entrelazar todas las historias es el perrito. Su utilización como personaje es magistral, no es un adorno, sino que por él pasa el autodescubrimiento de los personajes, su catarsis. Es muy creativo la forma en que le dan "voz" mediante unos subtítulos. Y nos permite tener una perspectiva de lo que sucede. En la vida cuando sufrimos algo no somos capaces de ver más allá, nos sumergimos en nuestros propios pensamientos, Arthur (el Jack Russell terrier), con la simplicidad más clara de un animal devela que la vida no es tan complicada, sino que somos nosotros mismos quienes complicamos todo.

Hay varios aspectos que la dan la atmósfera independiente al film, su poca rigurosidad lógica (escenas con Arthur, por ejemplo); su manifiesto intelectual (vandalismo social con el grafiti) y el diseño de personajes me recordó películas como Eternal Sunshine of the Spotless mind (2004) o Before sunrise (1995) y todas estas nacen a su vez de It happened one night (1934) y Luces de la ciudad (1931). Otro aspecto muy característico de este cine es el uso de la música como elemento distractor, en el caso de Beginners es una música alegre, a ratos circense, pero siempre simple y que nos agrada escuchar.

La historia tiene un muy buen guión que sentimos muy cercano por una razón, está inspirado en hechos reales. La trama se basa en las experiencias del director y guionista Mike Mills, cuyo padre se declaró homosexual después del fallecimiento de su esposa y murió cinco años después.

Hay otros temas que se desarrollan como la soledad y los traumas familiares. La idea de una historia universal de la tristeza me encantó, fue hilarante, me suena a título de un libro de Borges. Y la forma en la que representan a una pareja que se conoce y acepta a raíz de la confianza mutua, en la que se cuentan vivencias familiares que los marcaron es muy creíble, además se apoyan y se ayudan mutuamente, le dan a sus vidas un aspecto lúdico que les inyecta alegría.


Esto no se podría haber hecho sin buenos actores. El elenco destaca sobremanera. Plummer hace una actuación magistral y tiene muy bien merecido todos los premios que ha recibido. Ewan McGregor tiene una característica que muy pocos alcanzan, es capaz de convencernos que es un drogadicto consumido, un Jedi, un galán millonario, pero también tiene la suficiente sutileza facial para hacernos creer que es un simple hombre afligido con su vida y desesperado por ser querido por alguien. Esta película no habría sido la misma sin él y hay que reconocerlo.

Los otros dos actores que están fantásticos son Goran Visnjic (Andy) y Mélanie Laurent (Anna). Goran hace una gran interpretación, muy creíble, nunca lo había visto en un rol semejante y me pareció todo un acierto. Por su lado Laurent puede ser una gran estrella en pocos años, tiene un gran carisma y se ve hermosa en pantalla; pudo ser la contraparte de McGregor en todo momento, sin ser una gran diva, se muestra en todo su esplendor. Es realmente emocionante ver una historia en la que la pareja se siente real, con problemas y miedos reales. Lo recrean de tal manera que no vemos actores, sino que se trata de dos personas que arrastran muchos asuntos dolorosos de sus respectivas familias, que tienen miedo de estar juntos y que tampoco soportan el vacío y la soledad en sus vidas. Los hoteles no son divertidos, no son un escape; el florero de mamá siempre va a estar ahí con todos los recuerdos, entonces qué hacer con la vida, entre "leones y jirafas" podemos ver desperdiciada nuestra existencia, hay que saltar al vacío y dejarnos caer, solo así se puede sobrevivir en el mundo; de lo contrario no vamos a pasar de una caricatura de la historia universal de la tristeza...



De Cosmo (Arthur) que puedo decir, deberían hacer una categoría para premiar la mejor interpretación de un animal, sería bastante entretenido, Uggie (El artista) tiene un buen rival.

Les recomiendo esta película, la van a pasar muy bien. Si no temen ver algo que busca romper con los esquemas sociales y se adentra en la soledad y los miedos más básicos de cualquier pareja, definitivamente no se la pueden perder.

Avance de la película:


Entrevista al director:


Entrevista a Ewan McGregor:



Entrevista a Mélanie Laurent:


Entrevista a Christopher Plummer:


2 comentarios:

  1. Buena película. Y como suele pasar, casi nadie le da pelota. Como decís, fresca; delicada y sutil agrego, y sin moralina.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es una buena película, pero para mi es mas un drama liviano que una comedia. También debo confesar de que se hizo algo larga y siento que el guión no ato muy bien todos los cabos y le falto desarrollar mas los personajes, especialmente porque apesar de que la película presenta un conflicto latente entre Oliver y sus padres, lo que a su vez le genera un problema a la mantener relaciones de pareja, este conflicto no se explora de la mejor manera. De hecho Oliver acepta muy bien la homosexualidad de su padre, apesar de que su relación no fue buena. Tambien el romance entre Oliver y Ana, apesar de que empieza de buena forma (la escena de la fiesta para mi es lo mejor de la película), luego se alarga y la verdad uno no siente bien como se cruza con la historia de Hal, el padre de Oliver.
    No es una mala película, pero yo no la recomendaria como comedia romantica, crea falsas expectativas.

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.