lunes, 16 de enero de 2012

Moneyball





Título original: Moneyball. EE.UU. (2011) Color.
Director: Bennett Miller
Guión: Steven Zaillian y Aaron Sorkin, basados en el libro Moneyball: The Art of Winning an Unfair Game de Michael Lewis
Montaje: Christopher Tellefsen
Cinematografía: Wally Pfister
Música: Mychael Danna
Duración: 133 minutos

Intérpretes:

Brad Pitt como Billy Beane
Jonah Hill como Peter Brand
Philip Seymour Hoffman como Art Howe


En Hollywood, cuando una receta funciona (entiéndase genera dinero) surgen múltiples historias que son muy parecidas al molde; unas logran tener identidad propia, otras no pasan de ser copias mal hechas.

Recientemente Aronofsky hizo El luchador (The wrestler, 2008) en la que Mickey Rourke hizo una extraordinaria interpretación; al año siguiente apareció Loco corazón (Crazy heart, 2009) y le dieron el Oscar a Jeff Bridges. Ambas historia son extremadamente parecidas, un hombre que eligió su trabajo en vez de a su familia; que entrado en años añora recuperar lo perdido, el cuerpo no le da para seguir su vida alocada, etc. Conflicto familiar, soledad, etc.

Luego, tenemos El ganador (The fighter, 2010) Oscar incluido para Melissa Leo y Christian Bale. Basada en hechos reales, es una radiografía familiar en torno a un deporte (boxeo) y sus intrincadas relaciones con la fama y la vida. Ahora nos llega La última pelea (Warrior, 2011) con Tom Hardy pidiendo una nominación al Oscar; drama que igualmente gira en torno a un deporte (artes marciales mixtas) y con su buena dosis de melodrama familiar.

Se preguntarán por qué empecé a hablar de todo esto, bueno, Moneyball sigue una estructura casi exacta a La red social (The Social Network, 2010). Me explico, la forma en que está editada y la utilización de la música recuerda inmediatamente a la obra de Fincher. No me cabe ninguna duda, de que si La red social no hubiese triunfado en taquilla y nominaciones, Moneyball sería muy diferente o no habría existido.

Fincher demostró que se podía contar una historia de una manera específica; así que tenemos a Bennett Miller siguiendo sus pasos. No por esto es un seguidor, es más bien un buen oportunista. 

Antes comenté que mientras unas películas son copias malas otras logran destacar con luz propia. El juego de la fortuna (título en español) es de las segundas. Su estructura está inspirada en La red social, pero se aparta lo suficiente como para ser una película aparte, un biopic (película biográfica). NO es tan buena como La red social, pero no decepciona.

Moneyball no es exactamente una película sobre deportes. Aunque las acciones se suceden en el mundo del béisbol, lo que importa es la vida de un gerente deportivo quien logró cambiar la manera en que se conceptualizaba el deporte, eso sí, ayudado por un joven graduado de Yale. 

La película desnuda el mundo detrás del glamour del béisbol, quienes nos apasionamos por este deporte, solo vemos los batazos y las jugadas a la defensiva, pero ignoramos cómo se administra un equipo. Moneyball nos lo dice, habla claro sobre las suciedades y los salarios inflados porque un jugador se ve guapo o porque tiene una novia bonita. Es interesante cómo este deporte, en origen muy familiar, se convirtió en una máquina de hacer dinero (de ahí el título). Contrario a otros deportes estadounidenses el béisbol no ha podido parar el uso de esteroides, razón por la cual más personas van al estadio, se manejan mayores apuestas y inflan los salarios. Se mercadea con la trampa, se exhibe un juego manchado por las estrategias gerenciales de libre mercado.

La película está muy bien actuada, Brad Pitt hace una de sus mejores interpretaciones, muy convincente en el papel de un exjugador frustrado, gerente revolucionario y padre preocupado. La gran sorpresa fue Jonah Hill, excelente actuación (estuvo nominado a un globo de oro) para alguien que solo había hecho comedias estúpidas. Y, por supuesto, P. Seymour Hoffman solo necesita un par de minutos en escena para darnos calidad, un actor de reparto de lujo el que tiene esta película.

El montaje, la música y la fotografía son buenas, consistentes; siguen una fórmula ganadora y no desaprovecharon. Tampoco nos muestran algo excepcional. No va a ser una película que guste a muchos por el tema que desarrolla; pero si les gusta el béisbol o los deportes en general les animo a ver Moneyball.

No creo que vaya a ganar algún premio importante, pero es una película muy bien estructurada, con un muy buen guión, bien actuada, basada en hechos reales y que entretiene.


2 comentarios:

  1. hola buenas tardes, soy javi, de Madrid (España).
    me encanta el cine, cualquier tipo de cine, veo todo lo que haga, falta y mas, jeje
    la pagina es impresionante y me ha sido muy util.
    tengo una pregunta, mas bien una consulta.
    estoy buscando una pelicula inglesa, parecida a moneyball, que trata de un entrenador de futbol ingles, que a creado una base de datos, de jugadores, tanto para ficharlos, como para estadisticas.
    lo que no se, si es pelicula o documental.
    muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Javi!! Me pusiste en una dificultad, es bastante específica tu pregunta, no sé si te refieres a The Dammed United (Tom Hooper, 2009), puedes ver en enlace en IMDB: http://www.imdb.com/title/tt1226271/?ref_=fn_al_tt_2

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.