martes, 17 de enero de 2012

La verdad oculta



Título original: The Whistleblower. Alemania - Canadá. (2010) Color.
Directora: Larysa Kondracki
Guión: Larysa Kondracki y Eilis Kirwan
Cinematografía: Kieran McGuigan
Montaje: Julian Clarke
Música: Mychael Danna
Duración: 112 minutos

Intérpretes:

Rachel Weisz  como Kathryn Bolkovac
Alexandru Potocean como Viko
Vanessa Redgrave como Madeleine Rees
Monica Bellucci como Laura Leviani
David Strathairn como Peter Ward
Roxana Condurache como Raya


Película impactante en su temática, es de ese cine que se conoce como de denuncia. Altamente recomendable para círculos académicos y personas que buscan historias verdaderas que revelen las estrategias sucias de los gobiernos o grupos poderosos, en este caso de las Naciones Unidas.

El peso de la película recae sobre Rachel Weisz, quien en 2005 rechazó el papel por estar embarazada. Su actuación es maravillosa, convincente, sin exageraciones. Nos convence de que la historia es real y de las limitaciones que sufre producto de los abusos de poder.

La película denuncia hechos ocurridos en Bosnia, después de la guerra civil; en donde militares de la ONU fueron enviados para proteger y mantener el orden. Los militares serán militares donde quieran que estén y las bajezas de la raza humana se notan en la menor oportunidad que se tenga para pisotear los derechos de los demás. Así, aquellos llamados a proteger a los civiles se encargaron de montar una red de esclavitud, prostitución y trata de mujeres a gran escala, en la que se beneficiaban altos mandos de la ONU, militares y policía local.

La policía Kathryn Bolkovac arriesgó su vida para denunciar estos hechos, ella fue directora de Asuntos de Género para la división de la ONU en Bosnia. Ella trató de salvar la vida de varias mujeres y sólo encontró trabas burocráticas que buscaban ocultar los sucesos.

Y es que cuando contratos de millardos son pactados, difícilmente se hacen por buena voluntad. Este es el caso de la compañía privada DynCorp (en la película bajo el título falso de Democra Corp) cuyo contrato con Estados Unidos estaba en peligro si se conocía la verdad. En la actualidad los dos siguen teniendo sendos negocios.

La película en términos de fotografía y edición es justa, no es una obra maestra, pero permite apreciar bien la trama. El guión está bueno, tiene carencias de ritmo; pero están solventadas por la buena actuación del elenco. Vanessa Redgrave da una sólida actuación en los pocos minutos en que la vemos.

Hay películas que hay que ver por su factura técnica, excelso guión, buena dirección, además de otros aspectos estéticos; mientras que hay otros filmes en que su valía consiste en lo narrado, en las imágenes que observamos. La verdad oculta pertenece al segundo grupo. Es cine para generar conciencia sobre una perversión de la humanidad: la esclavitud y la trata de personas, en este caso mujeres (muchas menores de edad) que fueron vendidas inclusive por sus propios familiares.

Es cine para no ser indiferente ante estas realidades y reconocer el negocio sucio de la guerra, de las relaciones que tienen los gobiernos (no sólo el de Estados Unidos) con empresas privadas y los dividendos que obtienen a costa de la vida humana, de la dignidad y de la moral.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.