jueves, 19 de enero de 2012

Contagio



Título original: Contagion. EE. UU. (2011). Color.
Director: Steven Soderbergh
Guión: Scott Z. Burns
Cinematografía: Steven Soderbergh
Montaje: Stephen Mirrione
Música: Cliff Martinez
Duración: 106 minutos

Intérpretes:

Marion Cotillard como Dra. Leonora Orantes
Matt Damon como Mitch Emhoff
Gwyneth Paltrow como Beth Emhoff
Laurence Fishburne como Dr. Ellis Cheever
Kate Winslet como Dra. Erin Mears
Jude Law como Alan Krumwiede


Soderbergh es un director que siempre busca presentar la película perfecta hasta en sus más mínimos detalles, esto se agradece porque nos ha dejado obras de las que da para hablar horas enteras. Contagio no defrauda en esta línea.

Anteriormente, el director hizo un trabajo exhaustivo en su retrato del Che Guevara, ambientado a la perfección la historia; ahora, Soderbergh nos presenta un thriller que gira en torno a una epidemia que se propaga mundialmente.

La película tiene un montaje excelente que le da una agilidad al relato. Entretiene, mientras esperamos la conclusión de la historia y que se nos revela los secretos de la misma. La música acompaña eficazmente los hechos. La escenografía, maquillaje y vestuario son muy buenos, nos mete de lleno en la historia, hacen que la historia sea veraz y contundente. Ahora bien, el discurso de fondo me quedó debiendo.

Creo que la película se maneja bien en la esfera política, pero flaquea a nivel mundano, a mi parecer cae en clichés cuando nos narra lo que sucede con el público común, con aquellos quienes se ven afectados por la enfermedad, pero no tienen los medios para conseguir una cura o entender lo que está ocurriendo. Por otra parte, el drama político, el juego de poderes y la corrupción es de lo más interesante de la película.

Es una lástima que no se profundizara en los orígenes de la epidemia, se da a entender que fue producto del descuido higiénico del ser humano y su continua expansión en tierras en las que se destruyen los hábitats de distintas especies de flora y fauna.  Muchas de estas famosas enfermedades (la MEV-1, Meningoencephalitis Virus One, es una enfermedad ficticia, aunque inspirada en el virus Nipah) como la gripe aviar, la H1N1, entre otras; son consecuencia de prácticas inescrupulosas de los gobiernos y las grandes farmacéuticas. Ellos crean los virus y los liberan en la población, así controlan el mercado de medicamentos y materiales derivados, haciendo que determinada compañía desarrolle una vacuna y se vuelva multimillonaria. Imaginen que cada gobierno tiene la obligación de controlar la epidemia y, por lo tanto, de comprar la vacuna, que solo es vendida por un único vendedor.

A las farmacéuticas ni a los gobiernos les importa la vida de las miles de personas que mueran solo para levantar el negocio. Además, un virus es tan microscópico que no se puede contener una vez que es liberado; por lo que siempre se sale de control. Desde hace varias décadas se usan armas bioquímicas para la guerra, pero desde hace mucho más los gobiernos experimentan con el ser humano, ejemplo de esto es la creación del LSD (dietilamida de ácido lisérgico) por parte del gobierno de los Estados Unidos como una forma para controlar el sueño de las personas que enviaban a la guerra.

Cuando estalló la supuesta pandemia de la Gripe A (H1N1) me fui a México en plena crisis y lo que vi allá fue las mentiras de los medios de comunicación quienes hicieron ver que la pandemia era un caos, eso afectó mucho el turismo en ese país. Y la verdad es que las condiciones de higienes era muy buenas, no se corría el peligro del que todos hablaban; es obvio que hay que tener precaución de lo que se come y dónde se come, pero la campaña de los gobiernos, farmacéuticas y OMS para comprar suplementos médicos y luego la aparición de la milagrosa vacuna, fue sencillamente una desfachatez.

El papel de los medios de comunicación es representado en la película a través del personaje de Jude Law, quien hace una buena interpretación, pero el guión se queda corto con las implicaciones mediáticas de un brote epidémico; tampoco es mordaz en la crítica, simplemente ilustrativa. En parte, estoy de acuerdo en no comprar las vacunas ni dejarse vacunar, porque es una excusa para gastar dinero público en una cura cuya enfermedad fue creada deliberadamente.

Regresando a la película, lo más significativo son las actuaciones, todas son muy buenas, muy convincentes, es un gran trabajo del director conjuntar un elenco tan galardonado para que compartan los minutos, ya que ninguno es el protagonista de toda la película, cada uno tiene su parte. Matt Damon hace una interpretación fantástica, este tipo de papeles le quedan de maravilla, aunque quien hace de su hija llega a cansar. El guión tampoco explotó de la mejor manera esta historia.

Les recomiendo Blindness (Ceguera, 2008) de Fernando Meirelles. Filme adaptado de la novela de José Saramago si quieren ver una historia en la que se muestra la actitud más sombría de la humanidad ante un evento que no se puede controlar. Soderbergh, en Contagio, cae en ciertos estereotipos y no profundiza el nivel humano de las clases más desfavorecidas, es una lástima, la película me agradó bastante, pero me hizo falta esa parte.

Un punto alto que tiene Contagio es la gran ambientación científica que tiene, si pueden ver el detrás de cámaras se lo recomiendo. Los actores tuvieron un riguroso entrenamiento con profesionales en control de epidemias, para representar eficazmente sus roles. Las instalaciones, equipo y procedimientos científicos son alabados por la comunidad científica. Esto le brinda un plus al filme y le da un mayor aporte a la historia, que junto con las excelentes actuaciones nos mantiene en vilo hasta el final.

Los detalles científicos pueden aburrir a los que esperan ver una película exagerada sobre el fin del mundo; este no es el caso, la intención del director era hacer una visión realista de una epidemia, en ese sentido, lo logró con creces. Es muy valioso conocer el proceso mediante el cual se crea una vacuna, cómo se tiene que estudiar el virus en células antes de hacer cualquier intento de controlarlo y las condiciones de contagio y propagación. La parte de la ciencia que es social, es decir, la psicología y sociología relacionados con el caos, la histeria de masas, el descontrol público y la esfera psíquica (a nivel social); no son representadas de la mejor manera, Matt Damon actúa bien, pero él no puede solventar el guión; este cae en estereotipos, pero bueno, esta parte de la ciencia no es tan fácil de medir.

Como conclusión, es un filme recomendable, muy bien actuado, con una excelente ambientación y cuidado de los detalles; pero no se queden con la fachada, este tipo de pandemias son obra de grupos corporativos y gobiernos que generan dinero con la muerte de miles de personas. 


1 comentario:

  1. Lo que más me agradó de la perspectiva ciéntífica de la película, es que muestra científicos humanos, no santos; aunque no hace denuncia abierta, apenas la insunúa. La denuncia al juego de poder de las empresas farmacéuticas y de los que ostentan al poder, también se da, aunque no de forma confrontativa.

    ResponderEliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.