miércoles, 25 de mayo de 2011

El resultado del amor




Título original: El resultado del amor. Argentina (2007). 94 min. Color
Director: Eliseo Subiela
Guión: Eliseo Subiela
Productor: Martín Mahuvezin, Facundo Valdivieso, Lucía Viera
Cinematografía: Marc Cuixart
Montaje: Marcela Sáenz
Música: Julian Vat

Intérpretes
Sofía Gala
Guillermo Pfening
Romina Ricci
Norma Argentina
Jean Pierre Noher (relator)



Película rescatable de la última filmografía de Eliseo Subiela. A 20 años de la obra maestra Un hombre mirando al sudeste y a 10 años de una de sus películas mejor logradas, Pequeños milagros. En esta ocasión, hace un homenaje a esas dos joyas del mejor Subiela.

El resultado del amor nos introduce a Sofía Castiglione (nombre artístico: Sofía Gala) en el papel de Mabel. Es lo más rescatable, la capacidad que tiene Eliseo para descubrir talento joven. Y es que para ser su primer papel, Sofía nos deleita con una interpretación magnífica, sincera, llena de emotividad y eso que toda la película recae en su actuación. No le tuvo miedo al desafío, y gracias al magnífico trabajo de dirección de actores, Eliseo pudo sacar lo mejor de ella. Vale, que tu primer papel protagónico consista en interpretar a una payasa y una prostituta no es algo fácil. Y aún así, saca la tarea, y nos deja la memoria llena de diálogos y momentos magníficos. Sofía ganó el Cóndor de Plata (Argentina) a mejor actriz revelación y ganó el galardón de mejor actriz en el Festival Internacional de Huelva.

El resto del elenco no desentona, empezando por Martin (interpretado por Guillermo Pfenning), hasta los roles de las familias y amigos respectivos. Guillermo logra brindarnos un personaje fresco, apasionado por la vida, pero que desconoce el amor; dadivoso con los demás, pero que carece de alguien que le dé lo que busca.

El relato está estructurado como un melodrama, con buen humor y un descarado final feliz, que no debe sorprender a nadie puesto que es una película de Subiela. Él mismo dice de su filmografía “que el amor siempre vence a la muerte”. Y está bien, no nos está vendiendo otro producto, es cine para pasarla bien, entretenernos, para meditar sobre cuestiones filosóficas, pero sin que tengamos que tener un título académico. 

Dicho esto, continuamos. Mabel que viene de una villa (precario, favela) con problemas económicos serios, emprende un viaje hacia la ciudad para encontrarse a sí misma, después de un evento que la marcará. Por su parte, Martin es hijo de personas adineradas, es abogado y tiene un futuro promisorio; sin embargo, algo le falta, su esposa no le entiende, y su mejor amigo es su saxofón. Como si se tratase de un Dante moderno, “desciende” no hacia el infierno si no hacia el subterráneo, donde empieza a relacionarse con la cotidianeidad de la clase trabajadora. Así llega el momento en que conoce a Mabel, un par de bromas y listo, hay química, eso no se planea. Y la vida es así, cuando menos se busca algo, es cuando más se encuentran cosas, personas, historias, lugares, etc. Es una metáfora de la vida, con un mensaje simplón, pero efectivo: los dos se aceptan sin importar el pasado, la clase social o la edad.

Subiela nos presenta una fábula ambientada en contextos contemporáneos, en lugares que nos remiten nuestras propias vivencias, y es que un barrio pobre y marginado es igual en Argentina que en México, una historia de amor es efectiva en Chile y en Costa Rica, no hay reparos en mostrarnos la moraleja: con amor….

Tampoco crean que se trate de una película que insulta la razón. Tiene un sentido del humor muy callejero, muy disparatado y surrealista. Hay claves en la música y en los diálogos que enlazan la trama y que hacen que el espectador se quede meditando horas o días después de verla. Que es una película que no pasa desapercibida por el buen espectador, aquél que quiere historias frescas y que te las cuenten de una manera original. Subiela dice que “los cines son el único lugar en el que los adultos llegan para que les digan un cuento”; y él lo hace. Es de esas películas que después de verla nos sentimos felices, caminamos con una sonrisa sin saber porqué; me recuerda las películas de Frank Capra, tal vez no el mejor director, pero sí que comprendía cómo contarnos una historia y hacernos sentir bien.

La música es esencial para el relato, me pareció un trabajo excelente de Julian Vat, cómo mezcló música nostálgica como la de Billie Holiday con cumbias. Es una manera más de reflejar la unión de posiciones diferentes, él (Martín) toca el saxo, gusta de jazz y blues; ella, baila cumbia, y ambos empiezan a adentrarse en el espacio del otro, justo como cualquier pareja lo hace. Mención aparte merece la canción I’m a fool to want you (traducida como Soy un tonto por necesitarte). El registro vocal de Holiday fue uno de los más privilegiados del siglo XX, su canción, Strange Fruit, fue elegida en 1999 por la revista Times, la mejor canción del siglo. La capacidad que tuvo para comunicarnos estados emocionales a través de la personalización de lo cantado hizo de ella una de las figuras más emblemáticas de la música del siglo pasado; no sólo en jazz y blues, sus ritmos preferidos; sino de la música en general. Es una delicia escucharla como parte de la banda sonora de esta película. La mezcla de la música con la fotografía es de muy alta calidad. Mientras escuchamos a Billie Holiday, Subiela nos muestra imágenes de la Costanera, trabajo muy bueno de Marc Cuixart.

Otro artilugio que usa Subiela para estructurar su relato es la utilización de Greguerías. Estas son frases cortas que mezclan el humor con la metáfora y pretenden hacer un choque casual entre la realidad y el pensamiento. Su inventor fue Ramón Gómez de la Serna, escritor español de la Generación del 14 (1914); representante del vanguardismo. Las greguerías por su estructura son un antecesor del surrealismo. La película termina con una greguería fabulosa: “El amor nace del deseo repentino de hacer eterno lo pasajero”.

La filmografía de Subiela está llena de elementos surrealista, es su particular visión de la realidad. Recuerden que el surrealismo es mirar la realidad desde otras perspectivas, inclusive desafiando las leyes de la lógica y de la gravedad. Esto le permite a Eliseo configurar historias poéticas, en las que utiliza la metáfora como forma principal de expresión, ya sea de cómo un personaje se comunica, o para hacer referencias a películas anteriores de su filmografía. Existe acá un metalenguaje, un metasentido; la historia deja de ser simplemente la vida de Mabel y Martín, el director nos introduce a su mundo y nos alecciona en su filosofía, nos muestra otras posibilidades de ser y de actuar.

Subiela es claro en sus influencias cinematográficas, y en El resultado del amor es fácil verlas. La idea de jugar con la muerte es una clara alusión al Sétimo Sello de Ingmar Bergman; no juega al ajedrez, sino que recorre las calles bonaerenses (Martin en un momento de la película dice que su casa-móvil es un vehículo para rajarle –huir- a la muerte). Los matices surrealistas creo que están influenciados por Federico Fellini, especialmente en Amarcord, hay un paralelismo entre los personajes de esa ciudad italiana donde no ocurre nada y a la vez pasa de todo, con las villas miseria que Subiela nos retrata en esta película. La estructura del relato, así como la introducción de un personaje cotidiano (con el cual nos podemos identificar) que empieza a divagar (en su pensamiento o en un espacio físico –por ejemplo la ciudad-) me recuerda el cine francés de la Nouvelle Vague, esencialmente se nota la influencia de Goddard y de Truffaut.

La película fue criticada por la superficialidad con que retrata los conflictos sociales. Me parece que es una crítica sin mucho fundamento, primero porque la película, ya lo dije antes, tiene una descarada intencionalidad feliz, es una fábula con moraleja y todo. Segundo, porque no es una película representativa de Cinema Novo o Realismo Latinoamericano, es una película surrealista con final feliz. En el cine realista se nos presenta la cotidianidad tan dura y cruda como es; en el surrealismo no. En el surrealismo se usa la metáfora. Eliseo habla de situaciones sociales: pobreza, violación, sida, niños enfermos, divorcios, división de clases sociales, etc., pero las distorsiona a través de lo absurdo. No es que no profundice en el drama social, o que no lo critica; sino que su particular visión es volverlo ridículo, cómo si no, es posible imaginarse que un tipo vestido de pajarraco conoce al amor de su vida, que está vestida de payasa, en un auto-lavado…

Si la manera en que aborda el tema del sida no es compromiso social, entonces no sé qué lo sea. Es una de las mejores películas sobre este tema que he visto, desmitifica tanta tonteras que se han creado al respecto, dignifica a las personas que son portadoras del virus y ante todo, da el mensaje de que se puede seguir viviendo con normalidad siempre y cuando se cuide y se tome la medicación. Tampoco cae en el facilismo de una historia lacrimógena.

Lo único que le reclamo a la película es que abusó con la voz en off (Jean Pierre Noher), creo que el relato pierde frescura porque en todo momento la voz en off nos está diciendo lo que ya vemos. Me parece que es algo que Subiela copia de Woody Allen. No es mi predilección las películas filmadas de esta manera. Los gringos desde hace varios años vienen haciendo sus películas así, como si el espectador no fuese capaz de entender la acción con solo mirarla, no, te la tienen que contar como si fueses bruto. Me pareció que Subiela abusó de este recurso, le quitó vitalidad al relato. La otra parte que no me gustó de la película fue su inicio. Se siente como si estuviésemos viendo una película mexicana y no una argentina. No estoy desprestigiando el cine mexicano, sino que la utilización recurrente de la virgen y temas católicos es más propio de la filmografía mexicana que de la argentina. Esto probablemente se deba a que Subiela en los últimos años ha estado más en contacto con su religiosidad; en lo personal creo que ha afectado su filmografía.

13 comentarios:

  1. Será cierto eso que dices de las películas mexicanas? Soy mexican y no reparaba en ello a menos que se hable de cine de antaño.

    Teresa
    México

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teresa gracias por escribir. Vieras que es muy común en el cine mexicano la mención a la virgen, principalmente, no solo con el cine clásico mexicano, el contemporáneo también lo hace. Tal vez, la diferencia sería que antes la figura de la virgen era más venerada o tenía un papel más sacro; ahora puede ser utilizada de manera cínica o crítica, por ejemplo en El infierno de Luis Estrada.

      Eliminar
    2. Luis Buñuel si fue muy crítico contra la iglesia católica y su etapa mexicana dio muchas obras maestras que lo atestiguan. Puedes ver también el caso de Batalla en el cielo de Carlos Reygadas, incluso la escena final es en el templo moderno de la virgen de Guadalupe en el DF. Es común a México y Centroamérica el culto a la virgen, incluso es más importante ese culto que al de "dios" propiamente. En el Caribe, se da más los casos de sincretismo religioso, mientras que en Argentina, Chile, Uruguay no es tan frecuente la manifestación de un culto religioso en el cine; a lo mucho se dan personajes que son judíos. Otro caso sería Brasil, el país con más católicos de América.

      Eliminar
  2. Hola de nuevo, ciertamente ese era el punto, hoy día la veneración queda un poco de lado. Ejemplificando un poco con la escena misma de la película arriba mencionada durante la boda de Mabel y Martín (el hombre armado) justo iba escribir que apenas ayer noche mire parte de la película (la capte ya empezada)al verla me acorde de El lado Oscuro del Corazón, y ya entiendo porque! Tengo por ahí en VHS Pequeños Milagros que me había gustado mucho. Dejo saludos.
    Teresa
    México

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá puedas ver Pequeños Milagros, es una película más sencilla, pero me agradó,pertenece a la mejor época de Subiela. Puedes encontrarme en facebook como vivecinescrupulos blogspot, o puedes seguir el blog como suscriptora. Hace poco vi otro filme mexicano La vida precoz y breve de Sabina Rivas. Y ayer Amat Escalante ganó el premio a mejor director en Cannes por Heli.

      Eliminar
    2. Ojalá puedas ver Pequeños Milagros, es una película más sencilla, pero me agradó,pertenece a la mejor época de Subiela. Puedes encontrarme en facebook como vivecinescrupulos blogspot, o puedes seguir el blog como suscriptora. Hace poco vi otro filme mexicano La vida precoz y breve de Sabina Rivas. Y ayer Amat Escalante ganó el premio a mejor director en Cannes por Heli.

      Eliminar
  3. Y definitivamente te recomiendo que veas Hombre mirando al sudeste (Eliseo Subiela, 1986) es su mejor película.

    ResponderEliminar
  4. Hermosa película donde el amor es tan fuerte pero tan fuerte ...Que es la vida misma.

    ResponderEliminar
  5. Como se llama el libro q lee Martín a Mabel cuando están en la casa rodante...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola "anónimo/a", el libro se titula "Greguerías" de Ramón Gómez de la Serna

      Eliminar
  6. ¿Cómo titula la canción que hace llorar a Mabel? Si alguien sabe, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos Carolina, la canción se titula "I'm a fool to want you", es de 1951, compuesta por Frank Sinatra, Jack Wolf y Joel Herron. La versión que aparece en la película es interpretada por Billie Holiday.

      Eliminar

Por favor indicar nombre y país de residencia cuando dejen un comentario. Los anónimos se borrarán. Si te gusta lo que leíste suscríbete al blog.